Descartó acercarse a Rusia pero Alemania se mantiene en alerta

Tsipras tranquiliza a Europa y negocia la deuda

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, descartó ayer pedir ayuda financiera a Rusia y dijo que su Gobierno buscaría negociar un nuevo acuerdo de deuda con sus socios europeos, aunque había pocas señales de un cambio de postura en Alemania.

Tsipras y su ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, realizan una gira por capitales europeas esta semana en una apuesta diplomática para sustituir el acuerdo de rescate de Grecia pactado con la denominada "troika", compuesta por la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Tras una agitada primera semana en la que su Gobierno de izquierda dejó en claro que pretende cumplir las promesas de campaña de terminar con las duras medidas de austeridad impuestas en el acuerdo actual de rescate, ahora el énfasis está puesto en indicar que aún es posible llegar a un acuerdo.

"Estamos en negociaciones importantes con nuestros socios en Europa y con quienes nos entregaron el crédito. Tenemos obligaciones para con ellos", dijo Tsipras, en declaraciones en Nicosia en su primer viaje al extranjero como primer ministro. "Ahora mismo, no tenemos otra idea sobre la mesa", añadió tras ser consultado si Grecia estaba abierta a la ayuda de Rusia, que ha sugerido que estaría dispuesto a escuchar una potencial solicitud de asistencia financiera de Atenas.

Los comentarios sobre Rusia podrían dar seguridad a los socios de la UE, impactados la semana pasada cuando el Gobierno de Tsipras inicialmente pareció rechazar el consenso del bloque sobre las sanciones económicas contra Moscú. Grecia finalmente ofreció su respaldo el jueves para extender las actuales sanciones contra Rusia por otros seis meses.

Grecia, incapaz de financiarse en el mercado y bajo presión para prolongar el actual programa de asistencia cuando venza el 28 de febrero, está buscando un consenso temporal que le dé espacio para proponer un nuevo acuerdo sobre la deuda.

De momento se ha encontrado con una dura respuesta de los socios europeos, sobre todo de Alemania. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, dijo a Reuters que Berlín no aceptaría cambios unilaterales al programa de deuda de Grecia.

Ministro británico por acuerdo


El ministro de Finanzas británico George Osborne instó a Grecia y a la Eurozona a que resuelvan los desacuerdos, tras reunirse con su par griego Yanis Varoufakis. "Está claro que el enfrentamiento entre Grecia y la Eurozona es el mayor riesgo para la economía mundial, y es una amenaza creciente para nuestra economía", dijo. "Es también importante que la Eurozona tenga un plan mejor para el crecimiento y el empleo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)