Las últimas encuestas los dan así para New Hampshire

Trump y Sanders como favoritos para mañana

Hillary Clinton se juega mañana en las primarias de New Hampshire una parte importante de sus chances en la carrera presidencial de Estados Unidos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump se tiene fe aún más allá de los resultados de este martes. Foto: AFP

Lo mismo ocurre por otra parte en el campo republicano, donde para muchos candidatos el voto en el estado de la "east coast" podría ser el capítulo final en el camino hacia la nominación. Los favoritos para imponerse son Bernie Sanders en el campo demócrata y Donald Trump en el republicano, frente a quien Marco Rubio parece estar ganando terreno: a diferencia de lo ocurrido en Iowa, en New Hamshire podría superar al senador ultraconservador Ted Cruz.

El problema para Rubio es que en el último debate televisivo entre los candidatos republicanos antes de la cita en estas primarias no logró brillar y, según los analistas, para el senador de origen cubano fue incluso el peor debate en directo hecho hasta ahora.

Trump, dio en cambio, la sensación de salir indemne del encuentro, que regaló de todos modos pocas emociones.

No hay duda alguna que quien está en la cuerda floja es Hillary. Tanto es así que vuelven a circular los rumores de una posible candidatura como independiente del exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, aunque también podría probar suerte al estilo "last minute" el secretario de Estado, John Kerry, o el vicepresidente Joe Biden.

Los sondeos en New Hampshire siguen dando claramente ganador al "socialista" Bernie Sanders, quien de hecho logró "enganchar" a Hillary también a nivel nacional.

Evidentemente la estrategia de Sanders -quien puso el eje de sus críticas en los millonarios pagos cobrados por Hillary para participar en eventos y dar discursos- está dando resultado. Las cifras son impresionantes: desde que dejó la secretaría de Estado en 2013, Hillary cobró 21,6 millones de dólares por sus intervenciones o presencia en actos, dinero pagado sobre todo por grandes grupos o bancos.

Estos y otros datos son música para los oídos de Sanders, quien no se cansa de pregonar una "revolución política" impulsada desde abajo.

De esta manera Hillary tiene una imagen de la cual no logra alejarse y que daña por otra parte la gran experiencia que ha alcanzado en estos años, sobre todo en temas referidos a la política exterior y la seguridad.

Tras la victoria por un estrechísimo margen en Iowa, Hillary apunta ahora a limitar los daños en New Hampshire, para luego cobrar fuerza en Carolina del Sur y sucesivamente en los estados del sur del país en los que los Clinton no tienen problemas. Sanders tiene a su vez la esperanza de ganar con comodidad en New Hampshire e imponerse así como el claro "frontrunner" entre los postulantes demócratas.

Favorito.

"No paran de llamarme de la campaña de Trump preguntándome a quién voy a votar. Y no es ni una persona, ¡Es un robot!", se quejó Deane Haskell, un vecino de New Hampshire que vive bajo el bombardeo propagandístico de una cita electoral que se ha convertido en una batalla a vida o muerte.

"Dije que a Trump para que se callasen, pero me han seguido llamando. Así que ya he votado por Trump como unas cinco veces", explicó entre risas Haskell, quien regenta junto a su mujer un pequeño motel en la localidad de Franconia, en el montañoso norte de New Hampshire.

La insistencia de la campaña del magnate inmobiliario Donald Trump por tratar de ganarse el voto de Haskell para alcanzar una nominación a la Presidencia de EE.UU. no es injustificada, pues el millonario, como la mayoría de sus rivales republicanos, afronta en este pequeño estado de menos de un millón y medio de habitantes una contienda crucial para su futuro en la carrera electoral.

Rubio perdió pie por primera vez en debate

El aspirante republicano a la Casa Blanca, Marco Rubio, enfrentó dificultades el sábado pasado en un debate con sus rivales, lo que podría complicar su intento de convertirse en el máximo oponente de Donald Trump en New Hampshire, al tiempo que dio esperanzas a tres rivales que necesitan obtener un resultado contundente.

Al ser criticado por el gobernador de New Jersey, Chris Christie, por su nivel de experiencia al ser su primera legislatura como senador por Florida, Rubio recurrió una y otra vez a declaraciones preparadas y pareció incómodamente agitado por vez primera tras siete debates previos sin fisuras.

"Marco, el problema es que cuando eres presidente de Estados Unidos, cuando eres gobernador de un estado, el discurso memorizado de 30 segundos en el que hablas de lo grande que es Estados Unidos no resuelve al final los problemas de las personas", dijo Christie durante un acalorado intercambio.

Aunque Rubio se recuperó más tarde en el debate, el momento que eligió para flaquear fue terrible, tres días antes de que los republicanos de New Hampshire elijan a sus favoritos en el segundo proceso de primarias del país. Trump tampoco tuvo su mejor día. Pareció confundido en un pulso con Jeb Bush sobre el uso de las expropiaciones en interés de proyectos públicos y de la industria privada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)