GIRA EN ARABIA

Trump refuerza su discurso contra el terrorismo islámico

Primera escala de su gira en Arabia; hoy lunes llega a Israel.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump: ayer domingo en Riad, capital de Arabia Saudita. Foto: Reuters

El presidente Donald Trump instó ayer domingo a los países musulmanes a luchar con determinación contra "el extremismo islamista", y calificó la lucha contra el terrorismo de batalla entre "el bien y el mal", durante su visita a Riad.

En un discurso muy esperado, Trump llamó a aislar a Irán, al que acusó de alimentar "los incendios de los conflictos sectarios y del terrorismo", para gozo de las monarquías sunitas del Golfo, entre ellas Arabia Saudí, que temen la influencia de su gran rival chiita.

El mandatario afirmó ser portador de un mensaje de "amistad, esperanza y amor", en unas declaraciones que contrastaron mucho con la retórica de su campaña electoral, en la que llegó a afirmar que el islam odiaba a Estados Unidos.

Ante los representantes de unos 50 países musulmanes, Trump insistió en la necesidad de que los países del Golfo y Oriente Medio desempeñen un papel más activo en la lucha antiterrorista, asegurando que llegó la hora de "afrontar verdaderamente la crisis del extremismo islamista".

La expresión es notablemente diferente del "terrorismo islámico radical", que usaba Trump habitualmente durante su campaña electoral, y que provocaba recelo en el mundo musulmán.

"El bien y el mal".

Para Trump, la lucha contra el extremismo islamista no es una "batalla entre religiones", sino "una batalla entre criminales bárbaros que intentan aniquilar la vida humana y gente decente de todas las religiones que intenta protegerla. Es una batalla entre el bien y el mal", dijo el presidente.

"Los líderes religiosos deben decirlo con gran claridad: la barbarie no aportará ninguna gloria (...) Si eligen la vía del terrorismo, su vida estará vacía, su vida será breve", agregó.

Trump exhortó, asimismo, a los países musulmanes a no ser un "santuario de los terroristas" y a "expulsarlos" de sus comunidades y sus lugares de culto.

Tras evocar los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos y todas las víctimas del terrorismo en Europa, África y Asia, Trump dijo que el 95% de los afectados por el extremismo son musulmanes.

Fiel a la política seguida desde que llegó al poder, evitó hablar de los derechos humanos ante un grupo de mandatarios que suelen ser objeto de críticas por parte de las organizaciones internacionales.

"No estamos aquí para dar lecciones, no estamos aquí para decir a los demás cómo vivir (...) Estamos aquí para ofrecer una alianza basada en nuestros intereses comunes y en nuestros valores comunes", dijo.

"Aislar a Irán".

Respecto a Irán, con el que Estados Unidos lleva décadas enemistado, Trump denunció a un país responsable, según él, de la "inestabilidad en la región".

"Hasta que el régimen iraní se muestre dispuesto a ser un socio a favor de la paz, todas las naciones (...) deben trabajar juntas para aislarlo", declaró. Unos minutos antes, su anfitrión, el rey Salmán del reino sunita de Arabia Saudí, había calificado a Irán de "punta de lanza del terrorismo mundial".

Teherán "apoya a los grupos y los movimientos terroristas como (el chiita libanés) Hezbolá, los hutíes (rebeldes chiitas de Yemen), Dáesh (acrónimo árabe del ISIS, sunita), Al Qaida (sunita) y otros", añadió Salmán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)