ESTADOS UNIDOS

Trump perseguirá por tráfico de personas a inmigrantes que ingresen a sus hijos

En caso de que los menores hayan entrado al país sin autorización, sus progenitores, sean legales o no, serán denunciados por tráfico de personas o deportados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Inmigrantes, mujeres y activistas LGTB protestaron contra Trump en Massachusetts. Foto: AFP.

El gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, planea considerar a casi todos los inmigrantes ilegales como sujetos a la deportación, aunque dejará las protecciones vigentes para los inmigrantes conocidos como "dreamers", quienes llegaron al país como niños, según guías oficiales divulgadas el martes.

Trump instruyó a su administración para que endurezca las leyes de inmigración más agresivamente, así como que disponga de toda la fuerza federal que sea capaz de encontrar, arrestar y deportar a inmigrantes ilegales, sin importar si cometieron o no crímenes de gravedad.

Documentos hechos públicos por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) y publicados por The New York Times revelan la extensión de las ambiciones del presidente: hacer públicos los crímenes cometidos por inmigrantes indocumentados, quitarles a algunos inmigrantes el derecho a su privacidad, enlistar a policías como parte de las fuerzas que persiguen inmigrantes, construir nuevos lugares de detención para ilegales, desalentar los pedidos de asilo y acelerar las deportaciones.

Las nuevas políticas también establecen que los inmigrantes que ingresen a sus hijos a Estados Unidos sin autorización, como ocurre con los niños centroamericanos por ejemplo, serán deportados o acusados penalmente de tráfico de personas.

La guía del Departamento de Seguridad Nacional  para agentes de inmigración es parte de un plan más amplio sobre seguridad fronteriza e inmigración en decretos que Trump firmó el 25 de enero.

El expresidente Barack Obama emitió un decreto en 2012 que protegía a 750.000 inmigrantes que habían sido llevados a Estados Unidos de forma ilegal por sus padres. Trump ha dicho que el tema es "muy difícil" para él.

El presidente republicano prometió durante su campaña tomar medidas más duras contra los 11 millones de inmigrantes ilegales estimados en Estados Unidos, aprovechando el temor por crímenes violentos, además de afirmar que construirá un muro en la frontera con México para frenar el ingreso de potenciales terroristas al país.

Funcionarios del DHS, hablando en una conferencia telefónica con periodistas, dijeron que pese a que cualquier inmigrante ilegal puede ser deportado, la agencia priorizará a aquellos que están clasificados como una posible amenaza.

Esto incluye a recién llegados, a aquellos condenados por un crimen y personas acusadas pero no condenadas. Algunos detalles de las guías figuraban en un borrador visto el sábado.

Muchas de las instrucciones no serán implementadas de inmediato porque dependen del Congreso, un período de debate público o negociaciones con otros países, dijeron los funcionarios. Autoridades de inmigración de México rechazaron de inmediato parte de las nuevas reglas.

Además, el programa no tiene el apoyo de muchos estados y las "ciudades santuario", que se han negado a permitir que sus agentes ayuden a detener a los indocumentados.

En las guías también se pide la contratación de 10.000 agentes más de Aduanas e Inmigración y 5.000 más de Aduanas y Protección Fronteriza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)