BALANCE

Trump con logros y fracasos a un año de causar impacto

Genera empleos, no pudo iniciar muro fronterizo, y enfrenta desafío nuclear.

Donald Trump por Arotxa
Donald Trump por Arotxa

El 8 de noviembre de 2016, Donald Trump, empresario de 71 años, fue protagonista de un acontecimiento de impacto mundial: demostró que casi todos los pronósticos estaban equivocados y se convirtió en el 45° presidente de Estados Unidos. Desarrolló una estrategia de campaña y un discurso popular que le permitió lograr 304 votos en el Colegio Electoral contra 227 de Hillary Rodham Clinton, la candidata del Partido Dmeócrata a la que casi todos daban como ganadora. El triunfo de Trump abrió un tiempo diferente y de incógnitas porque al no tener trayectoria política, sus enfoques difieren de todo lo que hicieron sus antecesores. Desde que triunfó, ha tenido logros y fracasos.

El rescate de empleos es una prioridad nacional.

Durante la campaña electoral prometió "traer de vuelta los empleos a Estados Unidos" porque no puede admitirse que las empresas se lleven las líneas de producción a México y países de Asia. Reconoció que, en parte, eso obedece a la gran carga impositiva que recae sobre el sector privado. Lo primero que hizo fue llamar por teléfono a los jerarcas de Carrier y United Technologies y logró que 1.100 empleos no fueran transferidos a México. El jueves pasado, recibió en la Casa Blanca al propietario de Bradcom Limited, empresa que da trabajo a 7.500 personas y decidió volver a instalar su sede central en Estados Unidos. La había trasladado a Singapur. Trump prometió desatar el crecimiento económico —el ritmo actual es del 3% anual. El desempleo descendió al 4,1%, la menor tasa en 17 años.

Seguridad fronteriza sigue con obstáculos.

Otra gran promesa fue dar seguridad a las fronteras de Estados Unidos, mediante el freno al ingreso de extranjeros por vía ilegal, sobre todo de terroristas, y el combate al tráfico de drogas. Ha señalado de manera clara que quiere inmigrantes legales que compartan los valores que definen a Occidente. El 27 de enero, firmó un decreto que vetó el ingreso a Estados Unidos, por 90 días, de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana que fueron identificados por el presidente Obama como fuentes de terrorismo, y por 120 días de todos los refugiados. Se produjo una situación caótica en los aeropuertos, en parte, debido al desconcierto de los agentes del servicio de inmigración. Numerosos viajeros fueron detenidos. Se sucedieron protestas en todo el país. La American Civil Liberties Unión afirmó que la medida busca discriminar a los musulmanes. Trump argumentó que es contra el terrorismo. El decreto fue bloqueado por la Justicia, al igual que una segunda versión emitida en marzo. Una tercera versión, que agregó a ciudadanos de Corea del Norte y funcionarios del gobierno de Venezuela, también fue bloqueada por la Justicia. Trump quiere un proceso de verificación rigurosa de quienes solicitan residir en Estados Unidos.

Por ahora, solo seis prototipos del muro.

Una clave de su política de fronteras seguras es la construcción de un muro a lo largo de 3.200 kilómetros de la frontera con México. Ya hay más de 1.100 kilómetros de frontera separados por una valla. Trump proclamó que México pagaría por el muro, pero el presidente Enrique Peña Nieto reaccionó con firmeza, como era previsible, y rechazó la pretensión. El muro todavía no fue construido, y tampoco tiene la anuencia del Congreso, pero ya cuenta con ocho prototipos que son exhibidos en la ciudad de San Diego, California. Tienen nueve metros de alto —la valla existente oscila entre los 3 y 4,5 metros— dos permiten ver los movimientos hacia el otro lado de la frontera y otro está equipado con unos elementos parecidos a picos de metal para evitar ser escalados. Las estructuras combinan el metal con el concreto. Trump prometió elegir el modelo que será construido.

El sueño interrumpido de miles de jóvenes.

El presidente anunció, en septiembre, el fin del programa ejecutivo de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), aprobado en 2012 por Obama para proteger de la deportación a 800.000 jóvenes indocumentados que entraron al país como niños, llevados por sus padres. Son conocidos como "soñadores". Son jóvenes que estudian y trabajan, y se sienten estadounidenses. Trump dio al Congreso hasta el 5 de marzo de 2018 para encontrar una solución legislativa. Los demócratas quieren aprobar una ley para protegerlos e incluirla en un plan de gastos que el Congreso debe aprobar en diciembre para mantener financiado al gobierno. El presidente descarta esa fórmula.

El peligro de una guerra nuclear.

Obama le dijo a Trump que el mayor peligro que tendría en política exterior es la amenaza nuclear del régimen comunista de Corea del Norte. La realidad lo confirma. Kim Jong-un hace frecuentes pruebas nucleares y amenaza con misiles intercontinentales a Estados Unidos. Trump pidió a su par de China, Xi Jinping que intercediera para convencer a Kim de que deponga de su actitud, porque es capaz de generar una catástrofe. Hasta ahora, nada cambió. Trump, que llama a Kim "El Hombre Cohete", advierte que puede aplastar a Corea del Norte si esta ataca.

Revuelo al retirarse de varios acuerdos.

Trump prometió y cumple: se retiró del Acuerdo Trans Pacífico y del pacto de París contra el cambio climático y abrió negociaciones para cambiar el Nafta (el acuerdo comercial de su país con Canadá y México). Las reacciones en el mundo han sido de dura crítica. Fuentes: THE NEW YORK TIMES, AFP Y EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)