VIDEO

Trump ilusiona a Macri y tranquiliza a sus vecinos

Prometió destrabar comercio con Argentina; el TLCAN sigue renegociado.

Donald Trump cumple mañana sábado sus primeros 100 días en el gobierno, durante los cuales vio cómo algunas de sus promesas electorales más fuertes que pretendía implementar en este tiempo todavía están pendientes. Los jueces le frenaron la prohibición al ingreso de musulmanes a Estados Unidos, el Congreso le bloqueó la eliminación del Obamacare, postergó el financiamiento de su proyectado muro en la frontera con México, y ahora renuncia a salirse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En este contexto Trump recibió ayer jueves en la Casa Blanca al presidente argentino, Mauricio Macri. La agenda de la reunión, más allá de recomponer las relaciones entre los países que se habían deteriorado durante la década kirchnerista, fue claramente comercial. Trump habló con Macri sobre inversiones, seguridad, combate al crimen organizado e intercambio comercial, especialmente limones.

"Nos conocemos hace muchos, muchos años. Hace 25 años. (...) Conozco a Mauricio muy bien, es una gran persona y es un gran líder", dijo Trump. Macri retribuyó que su visita tenía por objetivo "profundizar la relación bilateral". y "construir relaciones más fuertes y a largo plazo".

Entre los resultados concretos de la visita, los dos presidentes decidieron lanzar un grupo bilateral de trabajo sobre cuestiones cibernéticas, el cual protegerá los intereses de seguridad y económicos de los dos países. También se comprometieron a profundizar la cooperación en materia de combate al tráfico de drogas, lavado de dinero y financiación de actividades terroristas y corrupción. Para ello, instituyeron un mecanismo bilateral de diálogo sobre financiamiento ilícito.

Limones.

Parte de la agenda que Macri llevó a la Casa Blanca estaba concentrada en el comercio bilateral, en particular dificultades implementadas por el gobierno estadounidense a la importación de cítricos de Argentina, especialmente limones.

En marzo del año pasado, Macri había recibido en Buenos Aires al entonces presidente Barack Obama, quien prometió una importante cantidad de inversiones estadounidenses. Pero el volumen de inversiones nunca alcanzó lo esperado por Argentina, y la situación se complicó cuando Trump bloqueó la importación de limones argentinos. "Sé todo sobre los limones. Lo crean o no, es un negocio muy grande. Vamos a considerarlo seriamente", dijo Trump en el Salón Oval. Y añadió que le contará a Macri detalles "sobre Corea del Norte y él me hablará de los limones".

Más allá de las bromas sobre los limones, los dos presidentes acordaron instruir a sus equipos a diseñar un plan rápido para resolver las dificultades al intercambio comercial. Las exportaciones argentinas a Estados Unidos alcanzaron 6.928 millones de dólares en 2016, al tiempo que el flujo comercial estadounidense hacia Argentina ascendió a 17.326 millones de dólares.

El miércoles, el presidente argentino estuvo en el estado de Texas (sur), donde mantuvo encuentros con inversionistas, especialmente del sector de petróleo y energía.

Macri busca inversores en el yacimiento de Vaca Muerta, en el sur argentino, donde se detectó el equivalente a más de 740 millones de barriles de petróleo y unos 180 millones de gas.

Trump y Macri con sus respectivas esposas, Melania y Juliana. Foto: AFP
Trump y Macri con sus respectivas esposas, Melania y Juliana. Foto: AFP

TLC del Norte.

La noche antes de recibir a Macri en la Casa Blanca, Trump habló por teléfono con sus pares de Canadá y México. Allí moderó su amenaza de romper con el TLCAN. Trump dijo que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, lo llamaron para renegociar y no derogar el TLCAN.

"Me llamaron y me dijeron: en vez de terminar el TLCAN ¿podría por favor renegociarlo?", contó Trump ayer jueves en la Casa Blanca. Recordó que en la campaña prometió renegociar o romper el tratado y añadió: "En vez de terminar con el TLCAN, que causaría un gran shock al sistema, lo renegociaremos".

Políticos, diplomáticos y grupos de presión se movieron entre bambalinas para inclinar la balanza a favor de mantener el TLCAN.

El TLCAN está vigente desde 1994 pero fue en 2008 cuando cayeron todos los derechos aduaneros al comercio entre los socios; salvo para casi todos los lácteos y la madera canadiense para construcción.

Ayer jueves, Trump afirmó que el TLCAN ha sido "horrible" para Estados Unidos, pero muy bueno para sus dos vecinos, Canadá y México.

Entrega de documentos sobre la dictadura.

Donald Trump entregó a Mauricio Macri un nuevo volumen de documentos desclasificados por el Departamento de Estado sobre la dictadura argentina (1976-1983). El nuevo volumen consta de 550 páginas con información generada durante la administración del presidente Jimmy Carter (1977-1981) en las que se muestra la preocupación por las violaciones de derechos humanos por parte de la dictadura de Jorge Videla (1976-1981).

MACRI REITERÓ QUE EN VENEZUELA NO HAY UNA DEMOCRACIA.

"El populismo ya no era una solución".

Además de su reunión en la Casa Blanca con Donald Trump, el presidente argentino tuvo ayer oportunidad de estar con algunos de los think tank que hay en Washington. Mauricio Macri expuso en una conferencia organizada por el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales, el Brookings Institute y el Inter-American Dialogue.

"Macri es un rock star ahora en Washington. Nunca hubo tanta gente para una charla así", detalló el presentador ante unas 600 personas que participan del evento.

El presidente se manifestó "optimista" ante los próximos comicios legislativos de octubre en Argentina, y dijo que "la voluntad de cambio sigue siendo muy alta" entre los ciudadanos y que por eso creía que su espacio político va a ganar esas elecciones.

Macri dijo que "Venezuela no es una democracia", ante un auditorio colmado donde el presidente respondió íntegramente en inglés todas las preguntas.

"La mayoría de la gente comprendió que estar aislados del mundo tantos años no ayudó. Que el populismo no era el camino. Hoy tenemos un 30% de pobreza", afirmó en referencia a cómo dejaron Argentina los gobiernos kirchneristas. Macri dijo que Argentina comenzó "un nuevo proceso", y agregó que los cambios son "graduales" porque él no es "un mago".

"Necesitábamos un cambio, el populismo ya no era una solución", sostuvo. En base a LA NACIÓN, GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)