EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

Trump en el G20, primer "cara a cara" con Putin

Expertos no esperan grandes avances, más allá del deshielo en la relación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Lo vamos a hacer muy bien", le gritó Trump a los periodistas al salir de la Casa Blanca. Foto: AFP

La cumbre del G20 que se celebrará mañana viernes y el sábado en Hamburgo, Alemania, será de alta tensión. Los numerosos desacuerdos con el presidente Donald Trump y la crisis con Corea del Norte dominan la agenda. Pero el plato principal será un encuentro al margen de la cumbre: el que mantendrán en la noche del viernes los presidentes Trump y Vladimir Putin, el primer cara a cara entre el estadounidense y el ruso.

La crisis nuclear con Corea del Norte se coló a última hora en la agenda, por el lanzamiento el martes de un misil intercontinental capaz de llegar a Alaska. Estados Unidos, Japón y Corea del Sur tendrán una minicumbre sobre la cuestión hoy jueves en Hamburgo.

"Espero que podremos superar algunos problemas, aunque no sé cuál será el resultado final", admitió ayer miércoles la canciller alemana Angela Merkel, tras entrevistarse con el presidente chino Xi Jinping.

Trump partió ayer de Washington rumbo a Polonia, escala previa a la cumbre del G20. Melania Trump le acompaña en este su segundo viaje internacional desde su llegada a la Presidencia el 20 de enero. Al salir de la Casa Blanca y ser preguntado por los periodistas sobre la situación con Corea del Norte, Trump respondió escuetamente: "Lo vamos a hacer muy bien". Antes, en un tuit, había cargado contra China porque el comercio entre ese país y Corea del Norte "creció casi un 40%" en el primer trimestre del año.

Desde la llegada de Trump a la Presidencia, Estados Unidos va a contracorriente de muchas de las posiciones de consenso hasta ahora en el G20, como demuestra su defensa del proteccionismo o su firmeza en cuestiones migratorias. El martes Trump habló por teléfono con Merkel y prometió ayudar "a convertir esta cumbre en un éxito", según la Casa Blanca. Sin embargo sólo parece haber una clara sintonía en la cuestión de la lucha contra el terrorismo mientras en otras, como el clima, el desacuerdo es flagrante.

"El peligro es que la cumbre termine con una polarización entre Estados Unidos y el resto del mundo", advirtieron analistas de la consultora Oxford Economics.

En el ámbito comercial, Estados Unidos ha lanzado amenazas de sanciones aduaneras contra China, en particular en el acero, y contra Alemania, en el sector del automóvil, denunciando exportaciones que considera excesivas. Washington también apuesta por reducir la ayuda pública al desarrollo y dejarla en manos de instituciones privadas.

La cumbre también estará marcada por conflictos como la guerra en Siria o las tensiones en el Golfo o el mar de China.

Trump-Putin.

Fue uno de los estribillos de Trump en la campaña electoral: "Vamos a tener una estupenda relación con Putin y con Rusia". Ahora, ante las denuncias de que Moscú lo ayudó a llegar a la Casa Blanca, Trump sostendrá finalmente un encuentro con Putin al margen de la cumbre del G20.

El principal desafío para Trump será cómo mejorar los lazos con Putin sin parecer suave con un hombre al que las agencias de inteligencia estadounidenses acusan de haber supervisado un enorme esfuerzo para influenciar los resultados de las elecciones de Estados Unidos de 2016.

"Trump debe ser cortés, pero también firme y no mostrarse demasiado amigable", dijo Michael OHanlon, un experto en asuntos rusos de la Brookings Institution.

La sorpresiva victoria de Trump en las elecciones de noviembre avizoró una mejora en los lazos entre Moscú y Washington. Pero esas relaciones, que se habían congelado durante el gobierno de Barack Obama, bajaron aún más su temperatura. Y el apoyo de Rusia al régimen sirio de Bashar al Asad ha generado mucha tensión. Moscú enfureció cuando Estados Unidos lanzó un ataque con misiles de crucero contra las fuerzas sirias en abril, en represalia por lo que Washington consideró un ataque con armas químicas por parte del régimen de Asad contra civiles.

Moscú canceló las conversaciones entre diplomáticos rusos y estadounidenses que se habían fijado para el mes pasado ante la decisión de Washington de endurecer las sanciones impuestas por la ocupación rusa de Crimea y su injerencia en Ucrania. Y la investigación del FBI acerca de la injerencia rusa en las elecciones en Estados Unidos ha complicado aún más las cosas.

Yuri Ushakov, alto asesor de Putin, dijo que la reunión sería crucial para la estabilidad internacional y que era de interés de ambas partes "romper el presente impasse en las relaciones bilaterales".

Trump y Putin podrían entrar en terreno común cuando aborden el combate contra el yihadista Estado Islámico, cuyos últimos bastiones —Mosul en Irak y Raqa en Siria— parecen estar a punto de colapsar.

Para OHanlon, lo mejor que se podría esperar es un leve deshielo en las relaciones. "No puedo imaginar ningún tema en el que realmente puedan lograr un gran avance, dado lo envenenados que se encuentran los vínculos" bilaterales, dijo. "Por lo tanto espero que por lo menos puedan empezar a desarrollar una relación personal que tal vez permita que en la próxima conversación puedan adentrarse en el conflicto sirio, porque no hay mucho tiempo que perder", indicó.

Tres latinos en la cumbre de Hamburgo.

Los tres países latinoamericanos del G20 (Argentina, Brasil y México) llegan a la cumbre en momentos complejos. El presidente mexicano Enrique Peña Nieto se reunirá con Donald Trump para abordar, entre otros temas, la delicada renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan) o la cuestión migratoria, muro fronterizo mediante. Por su parte Brasil está inmerso en una crisis política con su presidente, Michel Temer, acosado por escándalos de corrupción. Temer había anunciado que no asistiría al G20 de Hamburgo, pero el lunes cambió de opinión y confirmó su presencia. El presidente de Argentina, Mauricio Macri, cuyo país asumirá la presidencia del G20 el año que viene, también estará en Hamburgo y es de los tres latinoamericanos el que llega más aliviado. Macri se reunirá con la británica Theresa May y el francés Emmanuel Macron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)