ESTADOS UNIDOS

Trump firmó atenuada versión de su polémico decreto migratorio

El nuevo decreto cierra las fronteras a emigrantes y refugiados de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, aunque con relación al decreto que había emitido en enero remueve a Irak de esa lista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: Reuters.

El presidente estadounidense Donald Trump firmó este lunes un nuevo decreto que bloquea temporariamente el ingreso a Estados Unidos a emigrantes y refugiados de seis países de mayoría musulmana, en una versión levemente atenuada de una orden anterior que fue anulada por la justicia.

El nuevo decreto -firmado por el presidente lejos de las cámaras de televisión- cierra las fronteras a emigrantes y refugiados de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, aunque con relación al decreto que había emitido en enero remueve a Irak de esa lista.

Al presentar la nueva orden ejecutiva, el Secretario de Estado, Rex Tillerson, expresó que se trata de una "medida vital" para la seguridad nacional estadounidense.

Es una "solemne responsabilidad del presidente proteger a los estadounidenses", dijo Tillerson.

Por su parte, el secretario de Justicia y Fiscal General, Jeff Sessions, dijo que el nuevo decreto "proporcionará una necesaria pausa para que podamos revisar el actual escrutinio de las personas que vienen desde países que nos preocupan".

A su vez, el secretario de Seguridad Interior, John Kelly, destacó que la medida "hará que este país sea más seguro y además atenderá viejas preocupaciones sobre la seguridad de nuestro sistema de migración".
El decreto que el presidente republicano había firmado en enero cerraba temporariamente las fronteras a todos los refugiados y ciudadanos de esos siete países.

La nueva versión del decreto explicita que los portadores de visas válidas y permisos de residencia podrán ingresar a Estados Unidos, aclarando una provisión que en enero había provocado un verdadero caos en diversos aeropuertos del país.

Reacción inmediata

En el caso de Irak, el país quedó fuera del bloqueo automático pero un ciudadano iraquí que presente un pedido de visa pasará por una investigación exhaustiva para determinar si no proviene de un territorio controlado por el grupo radical Estado Islámico.

Como ya había ocurrido en enero, las reacciones al decreto migratorio surgieron de inmediato.

El Comité Nacional del Partido Demócrata afirmó en una nota oficial que "la obsesión de Trump con la discriminación religiosa es asquerosa".

Este nuevo "bloqueo a los musulmanes es tan inconstitucional como el anterior, y no hará que nuestro país sea más seguro", afirmó la dirección del partido opositor.

El senador Bernie Sanders, exaspirante presidencial por ese partido, manifestó en una nota que es "necesario llamar a las cosas por lo que son. Este bloqueo es una tentativa racista y anti islámica para dividirnos".
El también senador Tim Kaine, excandidato a vicepresidente, señaló que mantener "el estereotipo de que refugiados que huyen de desastres humanitarios son sospechosos, es cruel".

El fiscal general del estado de Washington, Bob Ferguson, quien había logrado la cancelación de los efectos del decreto original de Trump, dijo este lunes a la prensa que su equipo analizaba "cuidadosamente" la nueva orden ejecutiva.

Al emitir un nuevo decreto y cancelar el decreto anterior, Trump "dejó claro que el bloqueo original era indefendible legalmente, constitucionalmente y moralmente", apuntó Ferguson.

"Nos veremos en la corte"

En tanto, la influyente organización Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) apuntó que Trump "admitió que su bloqueo a los musulmanes era indefendible pero lo reemplazó con una versión más suavizada que contiene los mismos errores".

Para la entidad, "la única forma de arreglar un bloqueo a musulmanes es NO tener un bloqueo a musulmanes. Pero el presidente sigue comprometido con la discriminación religiosa, y esperamos que haya desaprobación por parte de las cortes y de los estadounidenses".

Por su parte, Marielena Hincapié, directora del Centro Nacional de Derecho para Migración, señaló que "nuestro mensaje al gobierno de Trump es éste: Nos veremos en la corte".

Para Arturo Rodríguez, presidente de la Unión de Trabajadores Campesinos, el nuevo decreto de Trump no pasa de "un llamado dramático a la ignorancia más irracional, el prejuicio y la difusión del miedo".

El anuncio del nuevo decreto ayuda al gobierno a desviar la atención del más reciente escándalo político que estalló el sábado, cuando Trump acusó a su antecesor, Barack Obama, de ordenar la intervención de los teléfonos de sus oficinas en Nueva York durante la campaña electoral.

Las fechas clave

La promulgación

El 27 de enero Donald Trump firma ante las cámaras de televisión el decreto "Protección de la nación contra la entrada de terroristas extranjeros a Estados Unidos".

Este decreto bloquea la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana durante tres meses (Irán, Irak, Siria, Sudán, Libia, Somalia, Yemen) y de todos los refugiados durante cuatro meses.

Confusión en los aeropuertos

La entrada en vigor del decreto, el 27 de enero por la noche, siembra la confusión en los aeropuertos donde se impide embarcar a centenares de pasajeros rumbo a Estados Unidos o son retenidos por los servicios estadounidenses de inmigración. Manifestaciones de apoyo, sobre todo en el aeropuerto JFK de Nueva York, movilizan a miles de personas.

Primer recurso ante la justicia

El 28 de enero varias asociaciones estadounidenses de defensa de los derechos cívicos, entre ellas la poderosa Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), denuncian el decreto ante la justicia y consiguen que una jueza federal de Nueva York impida la expulsión de las personas detenidas en virtud de este decreto.

Suspensión por un juez federal

El 3 de febrero James Robart, un juez federal de Seattle (Estado de Washington) emite una orden temporal que bloquea la aplicación del decreto en todo el territorio estadounidense.
Los ciudadanos de los siete países afectados y los refugiados con visado en regla pueden entrar en Estados Unidos de nuevo.


Rechazo del recurso del gobierno

El 5 de febrero el tribunal de apelaciones federal de San Francisco rechaza la demanda de la administración Trump y rechaza establecer inmediatamente la aplicación del decreto migratorio.


Audiencia del tribunal de apelaciones


El 7 de febrero el tribunal de apelaciones federal de San Francisco examina el recurso del presidente Trump contra la suspensión de su decreto. Los abogados de la administración Trump estiman que el texto contra la inmigración es un "ejercicio legal de la autoridad del presidente".

Suspensión mantenida


El 9 de febrero el tribunal de apelaciones de San Francisco mantiene la suspensión del decreto de inmigración que debería de ser presentado, según todo pronóstico, ante el Tribunal Supremo. "Nos vemos en la Corte. La seguridad de nuestra nación está en juego", reaccionó inmediatamente Donald Trump en Twitter.

Nueva versión

El 6 de marzo Doanld Trump firma una nueva versión de su decreto, que recién entrará en vigor el 16 de marzo. Esta vez Irak no forma parte de los países objeto de una prohibición temporaria de ingreso a Estados Unidos. Quedan seis: Sudán, Siria, Irán, Libia, Somalia y Yemen. Algunos aspectos de la aplicación precedente del decreto que habían suscitado confusión, como el estatus de los poseedores de la célebre tarjeta verde o los que tienen doble nacionalidad, quedan aclarados en la nueva versión, permitiéndoles la entrada al país. (AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)