CORTE SUPREMA

Trump elige juez para la Corte y abre batalla con los demócratas

El candidato se llama Neil Gorsuch; necesita obtener ocho votos fuera de los republicanos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Protestas contra Trump. Foto: AFP

Donald Trump anunció anoche que el juez Neil Gorsuch, de 49 años, es su candidato a completar la integración de la Corte Suprema de Justicia, llenando la vacante del fallecido Antonin Scalia. El anuncio es el puntapié de una batalla legislativa en el Senado con el Partido Demócrata, que todavía tiene la sangre en el ojo por el bloqueo que los republicanos hicieron al candidato del ex presidente Barack Obama cuando murió Scalia, hace más de un año.

Gorsuch necesita al menos ocho votos demócratas para su confirmación. Y Trump no perdió tiempo de pedirlos anoche: "Mi única esperanza es que los demócratas y los republicanos puedan unirse, por una vez, por el bien del país", dijo.

Gorsuch, al igual que Scalia, es conservador, lo que dejaría a los progresistas en minoría en la Corte de nueve miembros.

Trump anunció la designación de Gorsuch al día siguiente de despedir a la fiscal general Sally Yates por desacatar su decreto que vetó el ingreso a Estados Unidos de ciudadanos de siete países musulmanes, y dos días antes de lo previsto, presumiblemente para desviar la atención de la crisis política desatada por esa medidas.

En una nota oficial de tono inusualmente agresivo, la Casa Blanca afirmó que Yates "traicionó el departamento de Justicia al negarse a aplicar una directiva legal diseñada para proteger a los ciudadanos de Estados Unidos".

El nuevo secretario interino de Justicia, Dana Boente, prometió defender el polémico decreto antimigratorio de Trump. Boente sustituyó a Yates en forma interina mientras se aguarda la anuencia del Senado para que Jeff Sessions, designado por Trump, asuma el cargo.

Trump también cesó al jefe interino de Migraciones y Aduanas, Daniel Ragsdale, designado por Barack Obama.

Poder Judicial.

La Corte Suprema es la que en última instancia interpreta la Constitución y debe tomar decisiones sobre temas muy sensibles, como el aborto, el matrimonio homosexual y la posesión de armas. Sus miembros, que ocupan el cargo de por vida, son nombrados por el presidente y tienen que ser confirmados por el Senado.

La institución virará a la derecha con la elección de Trump, para satisfacción de los ciudadanos más religiosos, los defensores de la posesión de armas, los partidarios de la pena de muerte y una parte del empresariado.

Temiendo los efectos que puede provocar una Corte Suprema conservadora, el gobernador del estado de Nueva York propuso el lunes inscribir el derecho al aborto en la Constitución regional para garantizarlo "de una vez por todas".

Los demócratas han prometido dar la batalla en Washington. Su líder en el Senado, Chuck Schumer, ha garantizado que se opondrán por todos los medios a la designación de (...). Los republicanos tienen 52 escaños en el Senado, pero necesitan al menos 60 votos para respaldar al magistrado propuesto.

El frente interno.

Pero no solo con los demócratas tiene problemas Trump. Enfrenta una creciente resistencia que ya se extiende a sus propios aliados del partido Republicano en el Congreso.

Este lunes, el senador republicano Cory Gardner, integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores, dijo que el texto del decreto antiinmigrantes debía ser "arreglado", y añadió que los legisladores no tuvieron acceso al documento antes de recibir la firma del mandatario. El propio presidente de esa comisión, el también republicano Bob Corker, admitió que desconocía el tenor del decreto. "Tengo esperanza de que (los funcionarios de la Casa Blanca) tomarán acciones en los próximos días para tratar de limpiar un poco todo esto", dijo Corker, en una estocada dirigida directamente al equipo más próximo de Trump.

Otro senador republicano, Lamar Alexander, emitió una nota en que expresó su preocupación porque la mecánica prevista en el decreto se presta a confusión sobre un "test de religión". "Aunque no es explícitamente un test de religión, se aproxima mucho y eso es inconsistente con el carácter estadounidense", dijo.

El respetado sitio web The Hill, especializado en temas del Congreso, afirmó ayer martes que ya asciende a 39 el número de legisladores republicanos que expresaron críticas al decreto sobre inmigrantes y refugiados.

Más allá del Congreso, la situación vivida el lunes en el Departamento de Justicia con el cese de la fiscal Yates es apenas una muestra de la resistencia al decreto presidencial.

Los fiscales generales de 16 Estados —incluyendo los de California y Nueva York— emitieron una nota oficial donde cuestionaron la constitucionalidad del bloqueo a inmigrantes y refugiados provenientes de siete países musulmanes.

Además, ayer 900 funcionarios del Departamento de Estado firmaron un memorando de disensión interno que critica el decreto de Trump. El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo el lunes que estaba al tanto del memorando y advirtió a los diplomáticos de carrera que ellos deben "cumplir el programa o irse". AGENCIAS

Amenaza.

El jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo ayer que Donald Trump, se había sumado a Rusia, China y al extremismo islámico como una amenaza para Europa. En una carta a los líderes europeos antes de la cumbre que presidirá en Malta. Dijo que la UE debe usar en su beneficio el cambio de política comercial de Estados Unidos.

PERFIL DE SALLY YATES.

La fiscal cesada por desafiar.

Sally Yates (Atlanta, 1956) fue nombrada fiscal general en 2015 y así se convirtió en la número dos del Departamento de Justicia del gobierno de Barack Obama. La carta que escribió este lunes a los abogados del Estado para que no defendieran el decreto de Donald Trump que suspende el ingreso durante 120 días a los inmigrantes de siete países de mayoría musulmana, le ha costado el despido inmediato. Trump puso fin así a 27 años de servicio de la fiscal. En 1989, Yates fue nombrada número dos de la Fiscalía del Estado de Georgia. Seis años después fue la encargada de dirigir la acusación contra Eric Rudolph, el extremista cristiano que mató a una persona y dejó más de cien heridos en el atentado de los Juegos Olímpicos de Atlanta. En los últimos 20 años, según la web oficial del Departamento de Justicia, se ha dedicado con éxito a "un largo número de casos, incluidos numerosos fraudes llevados a cabo por políticos y ejecutivos". En 2010 Obama la nombró fiscal general del distrito de Georgia. Yates fue la primera mujer en recibir este cargo. Casada y madre de dos hijos, Yates formaba parte del círculo de asesores más cercanos al ex fiscal general Eric Holder y su nombramiento obtuvo el apoyo casi unánime del Senado. El único voto en contra fue el de Jeff Sessions, ahora escogido por Trump para ser fiscal general a la espera de la confirmación del Senado. Yates se encargó de supervisar una iniciativa de la Casa Blanca que conmutó las penas de más de mil condenados por delitos no violentos. En uno de sus últimos discursos, en Harvard hace tres semanas, recordaba que "cada uno tiene un papel que jugar para diseñar el futuro". EL PAÍS DE MADRID

DEMORA RATIFICACIÓN DE LOS SECRETARIOS DEL TESORO Y SALUD.

Boicot de demócratas a dos nominados al gabinete.

Senadores demócratas boicotearon ayer martes una votación en una comisión sobre dos de los nominados para el gabinete de Donald Trump: Steve Mnuchin como secretario del Tesoro y Tom Price para el departamento de Salud y Servicios Humanos.

Al menos un demócrata debe estar presente para que pueda votarse en una comisión. Los demócratas dijeron que el aplazamiento se debe a que quieren más información sobre las operaciones con acciones de Price en una compañía médica australiana, así como por reportes sobre prácticas del antiguo banco de Mnuchin, OneWest, que al parecer contradijeron en ambos casos sus declaraciones ante los senadores, según informes de varios medios de comunicación.

El republicano Orrin Hatch, presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, calificó de "sorprendente" y "ofensivo" el boicot demócrata. "Van a votar que no, lo han dejado muy claro. Deberían dejar de hacer poses y de actuar como idiotas. ¿Qué pasa con el otro partido? ¿Están tan amargados con Donald Trump?", dijo a sus correligionarios en la comisión.

El senador Ron Wyden, el demócrata de más alto rango en la comisión, dijo a los periodistas que su partido no está listo para evaluar a ninguno de los nominados. "Dejamos claro que necesitamos información adicional para realizar estos juicios", señaló. REUTERS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)