ELECCIÓN PRESIDENCIAL EN EE.UU.

Trump domina, pero Hillary pierde terreno

El 1° de febrero empiezan a elegir los candidatos a Presidente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Si bien Trump tiene clara ventaja, surgen matices que sorprenden.Foto: AFP.

El proceso electoral de mayor repercusión mundial —nada menos que para elegir al Presidente de la superpotencia— se pondrá en marcha el 1° de febrero en el Estado de Iowa con dos figuras que aparecen, hasta el momento como favoritas: el magnate Donald Trump en el Partido Republicano y la ex senadora y Secretaria de Estado, Hillary Rodham Clinton en el Partido Demócrata, aunque en el caso de ésta la diferencia que le lleva a su principal rival se acorta.

El camino hasta acceder a la candidatura presidencial de los dos partidos históricos de Estados Unidos es largo y está poblado de desafíos —después de Iowa, el siguiente paso decisivo será en Nueva Hampshire— para conquistar el número suficiente de delegados que ratificarán a los postulantes en las convenciones partidarias a mediados de año.

El gran objetivo son las elecciones nacionales del 8 de noviembre. Antes de llegar a esa meta, los aspirantes al cargo de máxima importancia en el mundo deberán superar las pruebas exigentes en las primarias que se realizan en cada estado.

En realidad, la batalla en los dos partidos comenzó el año pasado, cuando un alto número de republicanos y tres demócratas se anotaron para luchar por la candidatura para suceder al presidente Barack Obama en la Casa Blanca y sin demora la campaña cobró intensidad.

Sorpresa.

En lo previo, muchos creían que Jeb Bush, ex gobernador del Estado de Florida y miembro de una familia que ya dio dos presidentes a Estados Unidos, sería el favorito en el ámbito del Partido Republicano. Sin embargo, no fue así, debido a que desde el comienzo irrumpió en escena Donald Trump. Desde hace seis meses, la política de Estados Unidos gira en torno del magnate, quien ha generado un fenómeno nuevo con su discurso frontal, sin eufemismos, de ataque directo a la inmigración ilegal —un tema que está entre las preocupaciones prioritarias de los ciudadanos estadounidenses— y ha marcado el ritmo de la campaña.

Trump empezó con solo 4% de apoyo en las encuestas de intención de voto, pero tras afirmar que la inmigración mexicana está compuesta en su mayoría por gente que delinque, viola y lleva drogas a Estados Unidos, saltó a un 15% de apoyo. Propuso levantar un muro a lo largo de la frontera Sur del país para frenar la ola de inmigrantes que afecta la economía y la sociedad. "Un muro en la frontera nos ahorraría muchísimo dinero. Tenemos que levantarlo", proclamó.

En su serie de planteos no dio respiro. A continuación propuso quitarle la ciudadanía a los hijos de inmigrantes ilegales nacidos en Estados Unidos, lo que entra en colisión con la Constitución. Se burló en público —haciendo una imitación— de la condición física de Serge Kovaleski, un periodista de The New York Times, que no avaló su tesis sobre las supuestas celebraciones musulmanas en Nueva Jersey después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas y el Pentágono y esgrimió como prueba un artículo escrito por Kovaleski, que entonces trabajaba en The Washington Post.

Hace pocas semanas volvió a apuntar contra los musulmanes, a raíz del atentado a balazos cometido por un matrimonio formado por un estadoundiense y una paquistaní, en el que fueron asesinadas 14 personas en San Bernardino (California). Trump planteó la prohibición transitoria al ingreso de musulmanes a Estados Unidos.

"Hasta que no podamos determinar y comprender este problema y la amenaza que representa, nuestro país no puede seguir siendo víctima de ataques horribles de personas que solo creen en la yihad y que no tienen ningún sentido ni respeto por lo que significa la vida humana", afirmó en un comunicado que después ratificó a través de su cuenta de Twitter. Según el magnate, que tiene inversiones en varios países incluido Uruguay, los musulmanes que aspiren a entrar a Estados Unidos deberán permanecer en sus países hasta que las autoridades estadounidenses "puedan averiguar lo que realmente está pasando".

Lidera.

Sus planteos han suscitado polémica, no solo en Estados Unidos, sino también en el resto del mundo. Pero, en definitiva, entre los votanttes del Partido Republicano, que son los que elegirán al candidato, Trump conquistó amplia preferencia. Todas las encuestas nacionales lo sitúan en el liderazgo. El sitio RealClear Politics, que hace un seguimiento de la evolución de los sondeos de intención de voto, sitúa a Trump liderando con 38%, seguido del senador Ted Cruz con 20%, el senador Marco Rubio con 11%, el neurocirujano Ben Carson con 9%, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, Jeb Bush y el senador Rand Paul, los tres con solo 3%.

Sin embargo, en el primer desafío, que son los caucus o asambleas de Iowa, Trump no es el favorito, aunque sí lo es en casi todas las primarias de los otros 49 estados. En Iowa, con un sistema único en el país —se congregan ciudadanos republicanos en 1.682 asambleas para elegir los delegados a las 99 convenciones de distritos, en un proceso que luego deriva en la Convención Estatal— el promedio de las encuestas sitúa a Trump y Cruz empatados con 27%, a Rubio con 11,3%, Carson con 9% y Bush y Christie con 4%.

Más allá de lo dinámica y cambiante que es la política, Trump se mantiene hasta ahora como el favorito en filas del Partido Republicano, quebrando los pronósticos de los expertos en ciencias políticas, que estimaron que su candidatura se desinflaría. (Fuentes: El País de España, EFE, AFP y The New York Times).

El ascenso de Ted Cruz y la ciudadanía cuestionada

Donald Trump ha marcado el ritmo y los temas de la campaña electoral para las elecciones primarias del Partido Republicano. Siempre ha estado en la ofensiva, obligando a sus rivales a responder, más que a proponer. Ante el ascenso del senador Ted Cruz, que lo iguala en Iowa, según las últimas encuestas, Trump puso en duda la nacionalidad del legislador, que nació en Canadá de madre estadounidense. Cruz tuvo que dejar todos los temas de lado y salir a explicar por qué tiene la ciudadanía de Estados Unidos. En el debate realizado el jueves pasado, Trump insistió con el tema. Cruz indicó que Trump, cuya madre nació en Escocia, se descalifica a sí mismo. El magnate replicó, sin vacilar: "Pero yo nací aquí. Gran diferencia".

Sanders asciende y reduce la ventaja de 20 a siete puntos

En el Partido Demócrata la lucha electoral es entre tres: Hillary Rodham Clinton, el veterano senador por Vermont, Bernie Sanders y el ex gobernador de Maryland, Martin OMalley. La ex senadora actuaba hasta ahora segura de que sería la triunfadora y ya se preparaba para enfrentar al rival republicano.

Hasta hace un mes, tenía 20 puntos de ventaja sobre Sanders a nivel nacional, pero a medida que se acerca el primer desafío en Iowa, la diferencia se reduce, de acuerdo con lo que surge de la última encuesta realizada por The New York Times y la cadena de televisión CBS. A lo largo de Estados Unidos, 48% de los votantes demócratas apoya a Hillary, mientras 41% da su voto a Sanders. Otras dos encuestas también muestran que se endurece la competencia. Un sondeo de Quinnipiac University señala el ascenso de Sanders en Iowa, mientras que una encuesta de Monmouth University da al senador ventaja de dos dígitos en Nueva Hampshire.

Ahora, Hillary cambió y confronta a Sanders con más fuerza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)