ESTADOS UNIDOS

Trump ahora dice que el muro con México será "solar"

El presidente prepara un nuevo proyecto sobre inmigrantes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump en Iowa, volviendo al discurso en tono de campaña. Foto: AFP

Donald Trump sorprendió ayer con dos declaraciones: ahora su proyectado muro en la frontera con México será de paneles solares, y que no tiene grabaciones de sus conversaciones con el ex director del FBI, Jame Comey.

Trump volvió a entrar en su tono de campaña, el que más disfruta, durante un mitin de más de una hora en Iowa, uno de los estados clave que ganó en las elecciones de noviembre.

El mandatario, quien este mes ha dado discursos similares en estados como Ohio, Wisconsin y Florida, insistió en su promesa electoral estrella, la de construir un muro en la frontera con México, y le insertó un toque nuevo. "Estamos pensando en construir el muro como un muro solar, algo que cree energía y se autofinancie. De esta forma México tendrá que pagar mucho menos dinero. Tiene sentido, ¿no?", preguntó Trump.

La posibilidad de colocar paneles solares en el muro ya circulaba en Washington, dado que el mandatario habló de ella en un encuentro privado con un grupo de legisladores republicanos el 6 de junio.

El mandatario aseguró que esa idea tan "imaginativa" es suya, a pesar de que muchos medios estadounidenses la atribuyen a una de las decenas de propuestas presentadas dentro del proceso de licitación pública para construir el muro.

El efecto inmediato de este anuncio de Trump fue que las acciones de las compañías solares se dispararon.

El gobierno de Trump proyecta que el muro en su frontera sur cubra alrededor de la mitad de los más de 3.000 kilómetros de territorio limítrofe con México, algo que según el Departamento de Seguridad Nacional costaría más de 20.000 millones de dólares.

México ha rechazado rotundamente la posibilidad de costear el muro, y Trump aún no tiene el visto bueno del Congreso.

Inmigrantes.

Trump hizo también una confusa propuesta al asegurar que "muy pronto" promoverá un proyecto de ley para que los inmigrantes legales en EE.UU. "deban poder mantenerse económicamente por sí mismos" y no puedan "usar el sistema de prestaciones sociales durante un periodo de al menos cinco años".

No está claro si un proyecto de ley así cambiaría algo, dado que el Congreso ya aprobó en 1996 una ley que establece que un inmigrante "no puede beneficiarse de ningún beneficio público concedido por el gobierno federal", como los cupones para alimentos, durante los primeros cinco años desde su entrada en el país.

En paralelo, la Justicia de EE.UU. tomó ayer una decisión que puede tener repercusión en la política migratoria. La Corte Suprema, en una votación unánime de 9-0, decretó que un ciudadano naturalizado estadounidense solo puede perder dicha nacionalidad si se descubre que, en el momento en que ingresó al país, ocultó información que hubiese conducido a los funcionarios de inmigración a negarle la entrada.

Esta decisión fue tomada a raíz de un caso de una pareja serbobosnia que en el momento de ingresar al país ocultó información sobre el pasado del marido.

Grabaciones.

Trump reveló ayer jueves en Twitter que no tiene en su poder grabaciones de las conversaciones con el exdirector del FBI James Comey, a quien despidió el mes pasado en medio de la investigación en torno a la presunta intervención de Rusia en las elecciones del 2016.

Legisladores que investigan el caso habían consultado a la Casa Blanca si Trump contaba con grabaciones de esas conversaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)