JUGADA ARRIESGADA

Trump confirma su plan de trasladar a Jerusalén la embajada de EE.UU.

Falta definir cuándo aplicará la medida; alertan por violencia.

La histórica ciudad es disputada por judíos y palestinos como capital de sus estados, Foto: AFP
Jerusalén: la histórica ciudad es disputada por judíos y palestinos como capital de sus respectivos estados. Foto: AFP

Donald Trump hará el anuncio hoy miércoles. Pero el adelanto que les hizo ayer martes a los líderes de la región ya elevó al máximo la tensión entre Israel y sus vecinos árabes, en medio de temores de una nueva escalada de violencia.

El presidente de Estados Unidos les confirmó que planea trasladar la embajada de su país de Tel Aviv a Jerusalén, y reconocer a esta ciudad como la capital de Israel. Lo que no les dijo fue cuándo lo haría.

Trump habló con cinco líderes de la región para comunicarles su decisión: el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu; el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás; el rey Abdalá II de Jordania; el presidente de Egipto, Abdelfatah Al Sisi; y el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz.

La oficina de Netanyahu no hizo comentarios, pero un ministro israelí de alto rango dio la bienvenida a la decisión de Trump y prometió que Israel estaría preparado para cualquier estallido de violencia.

El estatuto de Jerusalén es un asunto clave en el conflicto palestino-israelí, y ambas partes reivindican la ciudad como su capital. Aunque Israel considera a Jerusalén su capital, la soberanía del país sobre Jerusalén Este no está reconocida por gran parte de la comunidad internacional. Los palestinos quieren establecer en Jerusalén Este, ocupada por Israel desde la Guerra de los Seis Días (1967), la capital de su futuro Estado, y han dado mucha importancia a esa cuestión en las negociaciones de paz de las últimas décadas.

Las advertencias se multiplicaron ayer. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien señaló a Trump que el estatuto de Jerusalén es una "línea roja para los musulmanes", amenazó con cortar los lazos diplomáticos de Turquía con Israel.

Trump ha dicho que quiere relanzar las congeladas conversaciones de paz entre Israel y los palestinos en busca de un "acuerdo definitivo", pero su reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel podría destruir tal esfuerzo.

"Ya no aceptaremos la mediación de Trump. Será el final del papel desempeñado por los estadounidenses en ese proceso", dijo Nabil Chaath, un alto consejero del presidente palestino, Mahmud Abás.

El propio Abás, que ayer también habló del tema con el papa Francisco, advirtió a Trump de las "peligrosas consecuencias de tal decisión sobre el proceso de paz, la seguridad y la estabilidad en la región y en el mundo", dijo la Autoridad Palestina en un comunicado.

Para el grupo palestino Hamas, la modificación del estatuto de Jerusalén traspasa "todas las líneas rojas" y abre las puertas a "una peligrosa escalada" de violencia.

Todas las embajadas extranjeras en Israel están localizadas en Tel Aviv, con representaciones consulares en Jerusalén.

Según el diario The New York Times, Trump hará hoy un reconocimiento formal de Jerusalén como capital de Israel y confirmará sus planes de trasladar allí de la embajada, pero pospondrá la aplicación otros seis meses. No está claro qué pretende Trump con esa medida, que pone en riesgo las gestiones de su yerno y asesor, Jared Kushner, para un acuerdo de paz israelo-palestino.

De acuerdo con The New York Times, Trump ha argumentado en sus contactos con sus homólogos en la región que resolver el tema de la embajada estadounidense puede acelerar el proceso de paz, porque quitaría de la mesa un asunto espinoso sobre el que el presidente estadounidense debe pronunciarse cada seis meses, con base en la ley de 1995.

Pero eso ignora el hecho de que el futuro de Jerusalén es "el tema más sensible y volátil en las negociaciones" de paz, según Aaron David Miller, un analista que asesoró al gobierno de Bill Clinton en el proceso de paz de los años 90.

Según opinó Miller en la página web de la cadena CNN, la decisión sobre Jerusalén se debe a "una combinación de la frustración de Trump respecto a tener que postergar de nuevo (la aplicación de la ley) y sobre la falta de cumplimiento de su promesa electoral, y de su deseo obstinado de hacer algo que sus predecesores no hayan hecho nunca".

Las posiciones

ISRAEL. El plan de la ONU de 1947 preveía la partición de Palestina en tres: un Estado judío, un Estado árabe y Jerusalén como un corpus separatum bajo un régimen internacional especial. Este plan fue aceptado por los dirigentes sionistas, pero rechazado por los árabes. Tras la salida de los británicos y la primera guerra árabe-israelí, se crea el Estado de Israel en 1948, que hace de Jerusalén Oeste su capital. Jerusalén Este queda bajo el control de Jordania. Israel se anexiona Jerusalén Este durante la guerra de los Seis Días en 1967. Una ley fundamental aprueba en 1980 el estatus de Jerusalén como capital "eterna e indivisible" de Israel.

PALESTINOS. La Autoridad Palestina reivindica Jerusalén Este como la capital de un futuro Estado palestino. El Hamas, que no reconoce Israel, habla simplemente de Jerusalén como la capital de una futura Palestina.

EE.UU. En 1995, el Congreso adoptó el Jerusalem Embassy Act que pide a Estados Unidos trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, "capital del Estado de Israel". Pero una cláusula permite a los presidentes aplazar su aplicación durante seis meses en virtud de "intereses de seguridad nacional". Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama accionaron sistemáticamente esa cláusula.

FRENTE AMPLIO

Socialista pide que Uruguay se pronuncie

En el Frente Amplio hay inquietud por la posibilidad de que Estados Unidos reconozca a Jerusalén como capital de Israel y traslade su embajada, hoy en Tel Aviv, a esa ciudad. El diputado socialista Roberto Chiazzaro reconoció a El País la preocupación por la medida anunciada por el gobierno de Donald Trump. "Hay que pedir información al Ministerio de Relaciones Exteriores porque si se llega a concretar, la posición que tiene Uruguay con respecto a esto implica un cese de una Palestina con fronteras seguras y se inclinaría la balanza para el lado de Israel", señaló. Para Chiazzaro, tomar una decisión como la que se anuncia hará Trump, "alimentaría la violencia en Oriente Medio". "Parece mentira que después de haber derrotado a ISIS, Israel siga en conjunto con Estados Unidos desestabilizando la región, cuando lo que se necesita es paz", concluyó.

El 23 de noviembre pasado, con motivo del 70 aniversario de la aprobación en la ONU de la resolución 181 que estableció la partición de Palestina que dio lugar a la creación del Estado de Israel, el canciller Rodolfo Nin Novoa habló de la situación en Medio Oriente en una conferencia en la Universidad ORT. "Uruguay aspira a que se logre un arreglo justo y duradero basado en el respeto al derecho internacional a través de medios pacíficos, rechaza el uso o amenaza de las fuerzas, por lo cual condena los actos de naturaleza terrorista y de violencia en la región. Como lo viene haciendo desde 1947, Uruguay brinda su firme apoyo a la solución de dos estados independientes y al derecho de Israel y Palestina a vivir en paz, dentro de fronteras seguras y reconocidas, en un ámbito de cooperación renovado y libre de cualquier amenaza", finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)