ESTADOS UNIDOS

Trump y Clinton empatados al encarar el primer debate

Los expertos pronostican que los candidatos harán un show televisivo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gigantografías de los candidatos se ven en un vehículo de la CNN. Foto: AFP

Los candidatos a la Casa Blanca, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, apuran las últimas horas antes del decisivo primer debate presidencial de hoy en la Universidad de Hofstra, que se espera sea el más visto de la historia, con más de 100 millones de telespectadores.

El debate comenzará a las 21.00 del lunes hora del este de Estados Unidos (a las 22.00 de Uruguay).

La expectativa se encuentra alimentada por el polarizado clima electoral tras una campaña agresiva que no se ha caracterizado especialmente por su limpieza y la reñida contienda.

La exsecretaria de Estado tiene a su favor la experiencia política y conoce al dedillo los temas, pero carece de lo que los seguidores del magnate y estrella de televisión ven como su autenticidad bruta.

Ambos se atacan mutuamente desde hace un año pero nunca se han encontrado cara a cara en un debate. Sin duda ahí radica el atractivo principal de este show televisado.

Será también histórico: ninguna mujer ha participado en un debate presidencial.

Pese a que mayoría de los electores ya ha tomado su decisión de cara a los comicios del 8 de noviembre, los debates pueden sin embargo tener un impacto en los indecisos, que un sondeo de NBC ubica en 9%, y los candidatos analizan estrategias para seducirlos.

Clinton y Trump están empatados en las intenciones de voto, reveló ayer una nuerva encuesta de The Washington Post/ABC.

La candidata demócrata y su rival republicano cosechan 46% de las adhesiones entre los votantes registrados.

Cerebral.

"Normalmente no miramos los debates televisados para ver cuál de los dos candidatos es el más inteligente y quién expone la mayor cantidad de cifras y conocimientos", dijo Mitchell McKinney, profesor de comunicación política de la Universidad de Misuri.

McKinney, especialista en debates políticos en EE.UU., indicó que los televidentes prefieren los candidatos que logran comunicar su visión en pocas frases simples, coherentes y memorables.

Por eso Clinton, con su conocimiento detallado de los temas, deberá evitar caer en la trampa de dar respuestas demasiado detalladas y técnicas.

"Debes generar una conexión más emocional con los votantes para esperar ganar", dijo el consultor comunicacional Carmine Gallo.

Obama resumió así su consejo a su exsecretaria de Estado: "sé tú misma y explica lo que te motiva".

Pero ese ha sido el eterno problema para Hillary Clinton, la menos querida de los candidatos demócratas a la Casa Blanca en años, según revelaron encuestas.

Clinton reconoce que carece del carisma de su esposo, Bill Clinton, o de Barack Obama; más de la mitad de los estadounidenses afirma que desconfían de ella.

En su primer asalto a la presidencia en 2008, Clinton se presentó como una dama de hierro. Esta vez asume su rol de pionera en derechos de la mujer y remarca su imagen de abuela con el objetivo de aparecer más simpática.

Pero será difícil disolver en 90 minutos una imagen forjada en la opinión pública por más de un cuarto de siglo.

Su fortaleza podría estar en su capacidad de lanzar efectivos contraataques verbales.

"¿Cuáles serán esos dos o tres mensajes que ella querrá que la gente comparta en Twitter y las redes sociales?", se preguntó Gallo. "Escuchen la o las frases que repetirán varias veces durante el debate", dijo.

Visceral.

"Donald Trump crea un vínculo con sus electores en un nivel profundamente emocional, y eso puede ser muy difícil de equiparar, porque la emoción con frecuencia es más fuerte que los datos", sostuvo el experto.

En ese terreno, el millonario populista y expresentador de un exitoso programa de telerrealidad tiene una clara ventaja. Ningún candidato, a excepción del senador demócrata Bernie Sanders, ha sabido electrizar como él a las multitudes en esta campaña.

Pero en los 12 debates de las primarias republicanas, Trump no siempre dominó la partida.

En los últimos debates, cuando solo quedaban unos pocos adversarios, con frecuencia acudió a tácticas disruptivas, cortando intervenciones de los candidatos con comentarios mordaces y apodos ofensivos. Pero a diferencia de esos debates, esta vez "Trump tendrá la mitad de los 90 minutos y no podrá llenar el tiempo con bromas, fanfarronerías o ataques", señaló McKinney.

Trump amaga con invitar a examante de Bill Clinton

El aspirante republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, amagó con invitar al debate del lunes con Hillary Clinton a Gennifer Flowers, una mujer que en 1992 dijo haber tenido un romance con el entonces candidato presidencial Bill Clinton.

La directora de campaña del magnate, Kellyanne Conway, explicó ayer en CNN que se trata de una advertencia a Hillary Clinton, para que sepa que pueden invitar a personas cuya presencia le pudiese afectar. Sin embargo, matizó, "la campaña no la ha invitado oficialmente".

Estadounidenses promueven en México voto contra republicano

El voto del casi millón de estadounidenses que viven en México podría ser determinante para impedir que el candidato republicano Donald Trump llegue a la Casa Blanca, según considera la organización civil internacional Avvaz que lanzó ayer una campaña con ese objetivo "antimagnate".

"Vamos a movilizar a los casi 8 millones de estadounidenses que viven en el exterior, de ellos casi un millón viven en México y queremos que voten para detener a Donald Trump", dijo Jospeh Huff-Hannon, gerente de campañas de Avaaz, quien promueve el activismo en temas ecológicos, políticos y también en derechos humanos.

"Esperamos que nunca lleguemos a ver a este señor en la Casa Blanca ni el muro", añadió el estadounidense Huff-Hannon, tras enfatizar que "en 2000 el señor George Bush ganó la presidencia (de Estados Unidos) por una cuestión de 500 votos en Florida".

Avvaz presentó ayer en el emblemático monumento Ángel de la Independencia del centro de la Ciudad de México una herramienta digital con el objetivo de hacer más fácil el proceso para que los estadounidenses expatriados voten en las elecciones de su país en noviembre, cuyas encuestas muestran un resultado cerrado entre Trump y la demócrata Hillary Clinton.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)