POLÍTICA EXTERIOR

Trump y China, cada vez más aliados contra Corea del Norte

Estados Unidos calificó de “provocación” la última prueba nuclear fallida.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pence ratificó el apoyo de EEUU a Corea del Sur. Foto: Reuters

Estados Unidos fustigó ayer domingo la última prueba fallida de un misil de Corea del Norte e insistió en que trabaja con China para ponerle freno al régimen norcoreano.

El lanzamiento se realizó horas antes de que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, llegara a Seúl, donde reiteró la determinación de su país a defender la alianza con Corea del Sur.

"Existe un consenso internacional, incluyendo a los chinos y los dirigentes chinos, sobre que la situación no puede continuar", declaró el Consejero de Seguridad Nacional estadounidense, el general H.R. McMaster, durante una entrevista después de que Corea del Norte intentara aparentemente sin éxito lanzar un nuevo misil.

McMaster habló a la cadena estadounidense ABC desde Kabul (Afganistán), adonde llegó ayer para tratar la situación de ese país en materia de seguridad.

"El presidente (Donald Trump) ha dejado claro que no aceptará que Estados Unidos y sus aliados y socios en la región estén bajo la amenaza de este régimen hostil con armas nucleares", agregó.

Después de haber criticado a Pekín por su política monetaria durante su campaña electoral, Trump tuiteó ayer domingo: "¿Porqué llamaría a China manipulador de moneda cuando ellos están trabajando con nosotros con el problema de Corea del Norte? ¡Veremos qué pasa!".

Después, escribió otro mensaje en la red social en el que indicó: "Nuestras Fuerzas Armadas están construyendo y convirtiéndose rápidamente en más fuertes que nunca antes. Francamente, ¡No tenemos elección", sin precisar más al respecto.

Corea del Norte intentó sin éxito lanzar un nuevo misil, informó ayer domingo Seúl sobre una operación que coincidió con un gran desfile militar del "Día del Sol", en el que el régimen celebró el sábado el nacimiento de Kim Il-sung, abuelo del actual dictador norcoreano Kim Jong-un.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos confirmó el lanzamiento y dijo que falló "casi inmediatamente".

Este fracaso se produce en un momento en que la tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte está en sus cotas máximas después de que Trump prometió el jueves que el "problema" norcoreano sería "tratado".

"Es probable que este lanzamiento sea una prueba para un nuevo tipo de misil o para una actualización, así que hay muchas posibilidades de que haya más provocaciones en el futuro próximo", explicó Kim Dong-Yub, experto militar del Instituto de Estudios del Lejano Oriente de la Universidad de Kyungnam, en Seúl.

El Reino Unido indicó que está "preocupado" por las informaciones y que "está siguiendo de cerca la situación", según informó la oficina del ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson.

"Esta provocación del Norte es el último recordatorio de los riesgos a los que se enfrentan a diario en la defensa de la libertad del pueblo de Corea del Sur y de Estados Unidos en esta parte del mundo", dijo el vicepresidente Pence ante militares estadounidenses y sus familias en Seúl. Estados Unidos tiene unos 28.500 militares en territorio surcoreano.

Corea del Norte ha sido objeto de varias resoluciones de la ONU que buscan impedir que se dote de una tecnología nuclear y balística. El país asiático, que ha realizado cinco pruebas nucleares en los últimos meses, quiere elaborar un misil intercontinental capaz de llegar hasta Estados Unidos.

Oficio con la familia en Palm Beach por Pascua

El presidente Donald Trump, junto a su esposa, Melania, y dos de sus hijos asistieron ayer a un oficio religioso con motivo del domingo de Pascua en una iglesia episcopal en Palm Beach (Florida).

Un Trump de traje negro y corbata roja, junto a Melania, de inmaculado blanco, su hija Tifanny y su hijo Barron, llegaron poco antes de las 11 (hora local) a la iglesia Bethesda-by-the-Sea, la misma en la que la pareja presidencial se casó en 2005 y en donde han celebrado otros festejos importantes.

De acuerdo al diario Sun Sentinel, el presidente y su familia se sentaron en una banca cercana al altar y al lado del pasillo, lo que facilitó que algunos asistentes al oficio religioso lo saludaran y le dirigieran algunas palabras mientras hacían fila para la comunión, a pesar de la presencia de agentes del Servicio Secreto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)