VISITA CLAVE

Trump en China: la cruzada final contra Corea del Norte

El presidente de EE.UU. busca una alianza estratégica con Xi Jinping.

Trump y su esposa Melania en el histórico complejo que fue residencia de emperadores hasta principios el siglo XX. Foto: Reuters
Donald Trump prosigue en China su cruzada contra el régimen de Corea del Norte

Donald Trump inició ayer miércoles en Pekín la etapa más delicada de su gira asiática, dedicada principalmente a forjar un frente común contra los planes nucleares de Corea del Norte.

Y al parecer comenzó bien. Trump fue recibido a toda pompa, con el propio Xi Jinping dándoles la bienvenida en la Ciudad Prohibida, algo poco habitual. Es que Xi fue recibido por Trump en abril en su lujosa mansión de Mar-a-Lago, en Florida, y el protocolo chino entendió que para igualar el gesto hacía falta un escenario no menos regio.

Fue así que poco después de que el Air Force One llegara al aeropuerto de Pekín procedente de la base aérea surcoreana de Osan, Trump y su esposa, Melania, montaron en el Cadillac presidencial blindado (conocido como La Bestia) y viajaron al palacio de la Ciudad Prohibida seguidos por una comitiva de casi un centenar de vehículos.

En este monumento del siglo XV, situado justo al norte de la Plaza de Tiananmen y que sirvió hasta 1911 de residencia y centro de gobierno de los emperadores Ming y Qing, el presidente Xi y su esposa, Peng Liyuan, una famosa soprano, recibieron a los Trump a la entrada del Salón de los Tesoros.

Hace justo un año, cuando Trump fue electo presidente, China era uno de sus villanos favoritos, un país al que acusó de haber "robado" millones de empleos norteamericanos.

Sin embargo, en las últimas semanas Trump elogió a Xi, del que espera ayuda en su cruzada contra Corea del Norte y una reducción del enorme excedente comercial de China respecto a Estados Unidos. "Lo elogia para preparar el terreno y ponerle de buen humor porque tiene cosas desagradables para decirle", opinó el sinólogo Jean-Pierre Cabestan, de la Universidad Bautista de Hong Kong.

Ayer mientras tomaban el té, Trump mostró a Xi un video de su nieta, Arabella Kushner, cantando en mandarín y recitando poesía clásica china, lo que llevó a Xi a elogiar su actuación como meritoria de una "A+", dijeron medios estatales chinos.

Aunque China aprobó las últimas sanciones de la ONU contra Corea del Norte y prometió aplicarlas, Washington le pide que haga más para asfixiar económicamente al régimen comunista norcoreano.

"Sigue habiendo intercambios comerciales" en la frontera sinocoreana, afirmó un alto responsable estadounidense a la prensa en el avión que llevó a Trump a Pekín. "Vamos a trabajar estrechamente con los chinos para identificar esas actividades y acabar con ellas", dijo.

China, que asegura 90% del comercio con Corea del Norte, tiene una posición crucial para presionar al régimen de Kim Jong-Un, que en septiembre pasado llevó a cabo un nuevo ensayo nuclear.

Antes de viajar a China, Trump lanzó una nueva advertencia a Kim, a quien instó a abandonar su programa nuclear y a salir de su aislamiento a través de la diplomacia. "No nos subestimen, no nos pongan a prueba", dijo Trump ante el Parlamento de Seúl.

"Todas las naciones responsables deben unir sus fuerzas para aislar al brutal régimen de Corea del Norte", pidió. "No se puede apoyar, no se puede suministrar, no se puede aceptar", añadió en referencia a China y a Rusia.

Trump dijo además que Kim está poniendo a los ciudadanos de su país en grave peligro al desarrollar armas nucleares. Y se refirió a las condiciones de vida de las personas en Corea del Norte, al decir que sufrían en "gulags" y algunos sobornan a funcionarios para trabajar como "esclavos" en el extranjero, en lugar de vivir en el país.

"Nosotros no permitiremos que las ciudades estadounidenses sean amenazadas por la destrucción. Nosotros no seremos intimidados", dijo a los legisladores surcoreanos.

"El mundo no puede tolerar la amenaza de un régimen canalla que amenaza con la devastación nuclear", afirmó, en momentos en que tres grupos de portaaviones estadounidenses navegan en el océano Pacífico para realizar ejercicios militares, en una inusual demostración del poderío naval de Washington en la región.

china con ee.uu.

SUPERÁVIT COMERCIAL

Comercio.

El excedente chino con Estados Unidos cayó ligeramente en octubre a 26.600 millones de dólares, frente a los 28.200 millones de septiembre. La cifra representa sin embargo un aumento del 10% en un año. En los 10 primeros meses del año, el déficit comercial estadounidense con China alcanzó los 223.600 millones de dólares. "La balanza comercial sigue claramente del lado de China. La posibilidad de que la visita de Trump consiga arreglar algo es muy débil" comenta Tom Orlik, analista del gabinete Bloomberg Economics.

Acuerdos.

Sin embargo, empresas chinas y de Estados Unidos firmaron este miércoles en Pekín una veintena de acuerdos comerciales por valor de 9.000 millones de dólares. El viceprimer ministro chino Wang Yang calificó estos acuerdos de mero "calentamiento" antes de la cumbre de hoy jueves, en la que Trump y Xi Jinping presidirán la firma de contratos en sectores del gas o de la soja.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)