LA POLÍTICA MIGRATORIA EN ESTADOS UNIDOS

Trump cerca de un acuerdo para evitar deportar a 800.000 jóvenes

Negocia con los demócratas regularizar la situación de los “dreamers”.

Donald Trump y la primera dama Melania Trump ayer en Naples. Foto: Reuters
Trump habla de regularizar a "dreamers" y sorprende a conservadores

Los 800.000 jóvenes que llegaron como ilegales cuando eran niños y que estaban protegidos por un programa de Barack Obama creado en 2012, mantienen la esperanza de continuar sus vidas en Estados Unidos. Paradójicamente, quien les devolvió esa esperanza fue Donald Trump, quien amenazó con deportarlos y que hace unos días le puso fecha de caducidad —marzo de 2018— al programa que mantenía a salvo a estos jóvenes.

Trump anunció ayer jueves estar próximo a un acuerdo con la oposición demócrata para regularizar la situación de estos jóvenes, conocidos como los "dreamers" (soñadores). El anuncio del presidente sorprendió a la mayoría republicana y su base conservadora.

"Creo que estamos bastante cerca, pero tenemos que lograr una gran seguridad fronteriza", dijo Trump, quien el miércoles cenó con los líderes demócratas en el Congreso: el senador Chuck Schumer y la representante Nancy Pelosi.

Más temprano, Trump se había referido en Twitter al tema haciendo suyo un argumento clave de los demócratas. "¿Alguien realmente quiere echar a jóvenes buenos, educados y formados que tienen trabajos, algunos sirviendo en el ejército?", escribió. "Ellos están en nuestro país desde hace muchos años no por su culpa, sino traídos por sus padres a temprana edad", agregó Trump.

Barack Obama protegió a estos jóvenes a través del decreto de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA en inglés). Al derogar el DACA, Trump forzó al Congreso a reabrir el debate de la reforma migratoria, que no prosperó en 2001, 2006 y 2013. "Estamos trabajando en un plan para el DACA, la gente quiere que eso suceda", dijo Trump antes de viajar a Florida para evaluar los daños del huracán Irma.

El muro

Schumer y Pelosi dijeron que la cena del miércoles con Trump fue "muy productiva" y que la discusión se centró en los "dreamers".

"No hubo un acuerdo final, pero (...) acordamos que el presidente apoyaría consagrar las protecciones del DACA en una ley y alentaría a la Cámara de Representantes y al Senado a actuar", señalaron los legisladores demócratas en un comunicado conjunto. "Lo que queda por negociar son los detalles de la seguridad fronteriza, con el objetivo mutuo de finalizar todos los detalles lo antes posible", agregaron.

Pero un eventual acuerdo sobre los "dreamers" no incluiría a cambio financiación para el proyecto de Trump de construir un muro en la frontera con México, algo que los demócratas han reiterado muchas veces que no apoyan.

"Para mí es vital el muro con México"

Trump durante el debate del pasado jueves.  Foto: AFP
Donald TrumpPresidente de EE..UU.

Al arribar a Florida, Trump estimó que el acuerdo migratorio se alcanzará antes de seis meses e insistió en la necesidad de levantar el controvertido muro, aunque el financiamiento llegara más tarde. "En última instancia, tenemos que tener el muro", declaró. "El muro para mí es vital", dijo Trump a su llegada a Ft. Myers, donde fue recibido por el gobernador de Florida, Rick Scott, y el senador republicano Marco Rubio.

"Don amnistía"

Trump no dejó indiferentes a sus seguidores más conservadores con el anuncio de un eventual acuerdo sobre los "dreamers". En Twitter, el congresista republicano Steve King, feroz opositor de favorecer a los inmigrantes, dijo que de confirmarse este acuerdo con los demócratas "ninguna promesa es creíble".

"Don Amnistía", tituló por su parte Breitbart News, el sitio web ultraconservador que dirige el polémico exestratega de la Casa Blanca, Steve Bannon.

Trump rechazó esta afirmación en Florida. "No estamos contemplando la ciudadanía o la amnistía. Estamos buscando permitir que la gente se quede aquí", enfatizó, y dijo que esto cuenta con el respaldo de los líderes republicanos en el Senado, Mitch McConnell, y en la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

En Florida, 2,5 millones todavía siguen sin luz

Donald Trump visitó ayer jueves el estado de Florida para constatar los daños causados por el huracán Irma, mientras autoridades investigan la muerte de ocho residentes de un asilo de ancianos que se quedó sin electricidad.

Si estas víctimas se suman oficialmente a la cifra de muertos por Irma, el balance provisional queda en 20 fallecidos en Florida y unos 40 en el Caribe.

El fallecimiento de los ancianos, informado el miércoles, demuestra la urgencia de restaurar el fluido eléctrico a millones de personas a lo largo de este estado del sur de Estados Unidos.

Trump y su esposa Melania visitaron la ciudad de Fort Myers, donde se les informará —junto al vicepresidente Mike Pence— de los esfuerzos de recuperación. Los tres fueron luego a Naples a reunirse con víctimas. La visita llega mientras quienes evacuaron Florida antes de la llegada de Irma luchan por volver a sus hogares.

Más de 2,5 millones de clientes en Florida seguían ayer sin luz, informó la Oficina de Gestión de Desastres, lo que significa un 24,05% del total de hogares, negocios y entidades públicas y privadas del estado.

En el condado de Monroe, al que pertenecen los Cayos de Florida, una de las zonas más afectadas por el huracán, que tocó tierra allí el pasado domingo en categoría 4, el porcentaje de usuarios sin luz se ubica en 73%.

El gobernador de Florida, Rick Scott, quien los recibió, señaló que ya se había restablecido el fluido eléctrico en unos cuatro millones de hogares en el estado. AFP, EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)