LA BATALLA ELECTORAL EN EE.UU.

Trump avanza y angustia al partido

Dirigentes republicanos temen que sea un candidato zombi, dañado pero imposible de frenar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Donald Trump se acerca a la candidatura presidencial, pese a la oposición de los dirigentes del Partido Republicano. Foto: AFP.

Donald Trump, quien en días recientes se burló de la esposa de su principal rival republicano, defendió a uno de sus asistentes que fue acusado de agresión y sugirió que debía sancionarse a las mujeres que se hacen un aborto, puede haber entregado las últimas chances que le quedaban para reunir a los republicanos en torno de su figura antes de la Convención Nacional del partido que proclamará al candidato a la presidencia de Estados Unidos, el 21 de julio, en la ciudad de Cleveland.

En una etapa de la campaña, en la que un líder más tradicional hubiera buscado superar las divisiones dentro del Partido Republicano y enfocarse en las elecciones nacionales, Trump, en cambio. intensificó su enfoque de campaña definido por arrasar y no pedir disculpas.

"Debió haber empezado a unir el partido en marzo, pero hace todo más difícil para sí mismo", indicó Henry Barbour, de Louisiana, miembro del Comité Nacional Republicano, quien apoyó al senador por Florida, Marco Rubio.

Los republicanos que en otros momentos se preocuparon porque Trump podía ganar con un impulso abrumador en las primarias, ahora empiezan a preocuparse por una diferente y oscura perspectiva: Trump puede convertirse en una suerte de candidato zombi —dañado al extremo de no tener solución, aunque ya es demasiado tarde para que uno de sus rivales lo frene.

Si Trump irrumpiera en la Convención Nacional mortalmente comprometido tanto con los votantes de la elección general como con una parte considerable de los republicanos, sería más fácil para el partido quitarle la nominación presidencial.

El ex presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, quien elogió con frecuencia la campaña insurgente de Trump, manifestó que éste cometió una serie de errores irracionales y desconcertantes. Sostuvo que la campaña de Trump no supo evolucionar más allá de un modelo de estilo personal de gatillo fácil y comportamiento errático, representado por el candidato.

"Ninguno de los errores fueron forzados y nadie lo obligó a reaccionar de manera negativa", dijo Gingrich. "Parece que no puede andar más despacio ni reconocer que ser presidente de Estados Unidos es una labor de equipo que requiere una personalidad estable, que permite que la gente lo ayude".

Las encuestas muestran que Trump tiene dificultades para atraer a una coalición mayoritaria aun dentro del Partido Republicano, y la angustia de la corriente mayoritaria de republicanos creció a medida que las cifras de Trump, con vista a las elecciones presidenciales de noviembre, se derrumban. La resistencia más fuerte a Trump surge en las zonas suburbanas y entre los votantes con educación universtaria y las mujeres. Su conducta en la última semana no parece destinada a conquistar a esos grupos.

Errores.

En los últimos días, Trump se negó a pedir disculpas por hacer circular en las redes sociales una foto desfavorable de Heidi, la esposa del senador Ted Cruz, y criticar con dureza a una periodista que acusó a su jefe de campaña, Corey Lewandowski, de agredirla. Trump dijo que cree que Lewandowski es inocente, y que mofarse de la esposa de Cruz fue en respuesta a críticas groseras a su propia esposa de un grupo opuesto a su campaña. El miércoles, dijo que si el aborto fuera ilegal, sería apropiado sancionar a las mujeres que se lo hicieran. Después emitió una declaración para dar marcha atrás en la que puntualizó que solo los médicos que hacieran abortos deberían ser legalmente responsables bajo esas circunstancias.

Al preguntarle por las críticas que hacen algunos republicanos de que está fracturando al partido, la vocera de la campaña, Hope Hicks, dijo que Trump actúa de contragolpe y defiende a las personas más allegadas a él. "Esto es lo que hará por el país", afirmó.

En el transcurso de esta campaña los errores casi no han perjudicado el avance de Trump. Tiene una poderosa ventaja en el número de delegados a la Convención.

Si bien Trump no ha conquistado a la mayoría de los votantes republicanos en las elecciones primarias, igual sigue con ventaja sobre Cruz y el tercer aspirante a la candidatura, el gobernador de Ohio, John Kasich. Una encuesta de The New York Times y la televisora CBS difundida la semana pasada mostró que Trump cuenta con el apoyo del 46% de los republicanos en todo el país, en comparación con 26% para Cruz y 20% para Kasich.

Después de las primarias de Wisconsin, el próximo martes, la batalla electoral continuará en territorios favorables a Trump: en Nueva York, ciudad de la que es oriundo, el 19 de abril, seguida de una sucesión de votaciones, incluyendo Pennsylvania y Delaware, donde tiene fuerza.

Todavía no logró consolidar el apoyo como ha sido característico de quien lidera.

"No sabe mucho del mundo ni de política exterior", criticó Obama.

"La persona que hace esos comentarios no sabe mucho sobre política exterior, política nuclear, la península de Corea o el mundo en general", consideró el presidente Barack Obama al responder a una pregunta de los periodistas —referida a los conceptos que expuso Donald Trump en The New York Times—al término de la Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington. Explicó que la alianza que tiene Estados Unidos con Japón y Corea del Sur es uno de los fundamentos y una de las piedras angulares de la presencia estadounidense en la región de Asia y el Pacífico, que le ha dado más influencia, ha permitido aumentar el comercio y asegurado la paz en esa región estratégica. Recordó que en la Segunda Guerra Mundial miles de estadounidenses ofrendaron sus vidas para que esa región tuviera paz.

"No queremos a alguien en al Depacho Oval que no pueda entender lo importante que es eso", afirmó Obama, antes de señalar que el mundo sigue con atención el proceso electoral de Estados Unidos y espera que el ganador dé certeza en la conducción.

De esa manera, el presidente dio respuesta a los comentarios que hizo Trump en una entrevista con The New York Times, en la que sostuvo estar abierto a que Japón y Corea del Sur tengan su propio arsenal nuclear y evitar de esa manera que continúen dependiendo del paraguas nuclear de Estados Unidos para defenderse de Corea del Norte y de China. (Fuente: The New York Times).

UNA PRIMARIA SIGNIFICATIVA.

Líderes en desventaja en Wisconsin.

Los senadores Ted Cruz y Bernie Sanders son los favoritos para ganar las elecciones primarias que se celebrarán el martes en Wisconsin, en el norte de Estados Unidos, en los partidos Republicano y Demócrata, respectivamente, de acuerdo con lo que indica la última encuesta divulgada el miércoles.

El sondeo realizado por la Universidad Marquette, con sede en Milwaukee, sitúa a Cruz primero con un 40% de la intención de voto, seguido por el magnate Donald Trump (30%) y el gobernador de Ohio, John Kasich (21%).

En la contienda demócrata, el senador Bernie Sanders lidera con un 49% de la intención de voto, por delante de su rival, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton (45 %).

En caso de lograr la victoria, Cruz se llevaría la mayoría o incluso la totalidad de los 42 delegados que hay en juego en el estado y que se reparten de forma muy beneficiosa para el ganador, lo que le permitiría recortar distancias a Trump, que actualmente lidera la carrera por un amplio margen.

El panorama en Wisconsin tuvo un cambio profundo, debido a que hace un mes las encuestas mostraban a Trump con una ventaja de diez puntos porcentuales sobre Cruz.

Por su parte, si Sanders hace buena la encuesta y se impone a Clinton, se llevará una mayoría de los 86 delegados en disputa, aunque como en el caso de los demócratas la distribución es siempre proporcional. Si la ventaja no es muy significativa (superior a los 4 puntos que indica la encuesta), Clinton también logrará una cifra similar.

Si bien todo indica que los dos perderían en Wsiconsin, de cualquier manera Trump y Hillary siguen liderando la preferencia de los votantes en las elecciones primarias y se acercan a las candidaturas presidenciales de los dos partidos.

Trump ya tiene 738 de los 1.237 delegados en la Convención Nacional Republicana que necesita para ser el candidato, seguido de Cruz con 463 y Kasich con 143.

A su vez, Hillary reúne 1.243 de los 2.383 delegados requeridos para imponerse en la Convención Nacional Demócrata. A eso deben sumarse 469 superdelegados, que son dirigentes partidarios libres de optar y que ya se comprometieron a apoyarla. Sanders tiene 975 delegados y solo agrega 29 superdelegados. (Fuentes: THE NEW YORK TIMES Y EFE).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)