ENFOQUE SOBRE AMÉRICA LATINA

Trump anunciará cambios en política de EE.UU. hacia Cuba

Refuerza control a estadounidenses para que prueben motivo del viaje a la isla.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: Reuters.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciará el próximo viernes en Miami una serie de cambios a la política hacia Cuba que podrían endurecer las condiciones para el comercio y los viajes de estadounidenses a la isla, informó hoy la cadena ABC.

La cadena estadounidense cita a funcionarios anónimos del Gobierno, así como a múltiples fuentes del Congreso y de organizaciones de activismo político que tienen conocimiento de las discusiones internas que está llevando a cabo la Casa Blanca para determinar cuál debe ser la política hacia Cuba.

Según esas fuentes, el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca se reunió el viernes para llegar a un acuerdo final sobre las propuestas que le hará llegar a Trump.

Al llegar al poder en enero, Trump ordenó a su equipo hacer una revisión integral de la política de apertura a Cuba impuesta a partir de diciembre de 2014 por su predecesor, Barack Obama.

Trump había sostenido durante la campaña electoral que la reanudación de las relaciones diplomáticas con Cuba, después de 50 años, fue un acuerdo hecho a cambio de muy poco en cuanto al restablecimiento de la libertad en la isla.

Ya se sabía que ese proceso de revisión estaba cerca de completarse y que el anuncio sería en Miami, pero hasta ahora se desconocía cuándo Trump comunicaría los cambios.

Es probable que el anuncio se produzca en un discurso "del estilo de un mitin de campaña" en Miami, en un guiño al sector anticastrista que más le ha presionado sobre el tema, según dijeron a Efe dos fuentes cercanas al proceso a finales de mayo.

Entre los cambios que se barajan está la prohibición a empresas estadounidenses de negociar con entidades que estén vinculadas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, y la posibilidad de imponer más restricciones a los viajes de estadounidenses a la isla.

También es probable que Trump anule la directiva presidencial que Obama emitió en 2016 con el objetivo de afianzar su política, y que servía como guía para que el Gobierno tuviera clara la responsabilidad de cada agencia en la nueva relación con Cuba.

Aunque Trump no se está planteando romper las relaciones ni cerrar la embajada en Cuba, los cambios barajados están lejos de ser meramente simbólicos, según las fuentes consultadas por Efe a finales de mayo.

Controles.

Uno de los cambios que se barajan podría impactar en el turismo, uno de los sectores que más partido ha sacado del restablecimiento de relaciones entre los dos países.

Aunque el turismo estadounidense en Cuba no está permitido, Obama relajó las restricciones de viaje a sus ciudadanos al permitirles "auto certificarse" como participantes en una visita educativa, cultural o de otro tipo a la isla, categorías que sí son legales. La intención de Trump es, como mínimo, reforzar los controles de inmigración para que los estadounidenses que regresen de Cuba tengan que aportar pruebas de que en efecto viajaron a la isla por esos motivos, y no por turismo, según dijo a Efe John Kavulich, que preside el Consejo Comercial y Económico Estados Unidos-Cuba, una grupo de empresas estadounidenses que quiere comerciar con la isla.

Otra opción sería eliminar la "auto certificación" y obligar a los estadounidenses a solicitar una licencia específica para viajar a Cuba, algo que podría disuadir a los viajeros y dificultar el negocio a las compañías aéreas de Estados Unidos y cruceros que han iniciado trayectos regulares a la isla.

En ese debate sobre Cuba están teniendo una influencia clara dos legisladores republicanos de origen cubano, el senador Marco Rubio y el congresista Mario Díaz-Balart, que han presionado desde hace meses para moldear los posibles cambios de política.

El 17 de diciembre de 2014, los presidentes Obama y Raúl Castro sorprendieron al mundo al anunciar que se restablecían relaciones diplomáticas después de medio siglo de enfrentamiento, tras conversaciones secretas que se realizaron con el apoyo del Vaticano y Canadá.

El 20 de marzo de 2016, Obama, acompañado de su señora Michelle, sus hijas y del secretario de Estado, John Kerry, entre otros miembros del gobierno, arribó a La Habana para una visita histórica de tres días, en la que se reunió con Raúl Castro.

Sessions va a responder sobre la trama rusa.

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, comparecerá el martes ante el Comité de Inteligencia del Senado para responder al testimonio del exdirector del FBI, James Comey, sobre la trama rusa.

“A la luz de las informaciones que conciernen al reciente testimonio de Comey, es importante que tenga una oportunidad de abordar esos asuntos en el foro apropiado”, anunció en un comunicado.

Sessions se defendió el jueves del testimonio abierto que dio ese día Comey y aseguró que se apartó de la investigación rusa “solo” por su participación en la campaña del ahora presidente, Donald Trump. Fuente: EFE

Legisladores piden al presidente que entregue grabación, si existe.

Los líderes del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el republicano Mike Conaway y el demócrata Adam Schiff, enviaron una carta a la Casa Blanca para pedir que, si existen las grabaciones que supuestamente el presidente Donald Trump hizo en la conversación que sostuvo con el ex director del FBI, James Comey, se las entreguen antes del 23 de junio para incluirlas en la investigación del Congreso sobre Rusia.

Comey acusó a Trump de presionarle para que despejara la distracción que suponía la investigación sobre la injerencia electoral rusa y la posible colusión con miembros de su campaña. También dijo que le sugirió que acabara con la investigación al exasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca Michael Flynn.

Trump negó haber pedido a Comey finalizar la investigación a Flynn.

El senador republicano Jack Reed dijo en entrevista con CNN que tras el cruce de versiones entre Comey y Trump, todo indica que el fiscal especial del caso ruso, Robert Mueller, llamará a declarar al presidente bajo juramento.

Preguntado sobre ello, Trump se mostró "cien por ciento" dispuesto a testificar bajo juramento. Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)