CARRERA HACIA LA CASA BLANCA

Trump amenaza al New York Times

El magnate inmobiliario acentúa su discurso crítico contra la prensa estadounidense.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Donald Trump. Foto: Reuters

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, amenazó el sábado con llevar a los tribunales al prestigioso diario "The New York Times" por un comportamiento "asqueroso" del que no ofreció detalles y que se convierte en el último incidente del magnate con la prensa.

"Mis abogados quieren demandar a The New York Times por sus intenciones irresponsables. Les dije que no, por ahora, pero lo están evaluando. Realmente repugnante", anunció Trump anoche en su cuenta de la red social Twitter.

El magnate no explicó claramente el motivo de su posible denuncia, aunque ha acusado en numerosas ocasiones a "The New York Times" de favorecer a su rival, la demócrata Hillary Clinton.

Además, durante el sábado, Trump cargó varias veces en Twitter contra Maureen Dowd, una columnista del rotativo neoyorquino que ha criticado al magnate y acaba de lanzar un libro sobre las elecciones presidenciales titulado "The Year of Voting Dangerously" (El año de votar peligrosamente).

"Le he dicho a (Trump) que estaba mal que hubiera violencia en sus mítines y que los reporteros estaban siendo maltratados", aseguró Dowd durante una entrevista en CNN. A los comentarios de la columnista, siguieron varios descalificativos del magnate en Twitter.

"La loca Maureen Dowd, que casi no me conoce, se inventa cosas que no he dicho para sus aburridas entrevistas y para su columna. ¡Una neurótica!", clamó Trump en Twitter.

Sus criticas contra "The New York Times" y una de sus columnistas son solo sus últimos conflictos con la prensa.

La campaña de Trump creó una "lista negra" de medios de a los que no dejó acceder durante meses a sus actos de campaña o a los que se les obstaculizó en lo posible su cobertura.

En esa "lista negra", eliminada en septiembre, aparecían el diario "The Washington Post", el canal hispano Univisión, la publicación "Político" y los medios digitales Buzzfeed y Huffington Post, entre otros.

"Incita a la violencia".

Paralelamente a esta situación, la campaña continúa con acusaciones cruzadas entre los candidatos. En las últimas horas, demócrata, Hillary Clinton, acusó a Trump de "incurrir en un patrón para incitar a la violencia" después de que el magnate sugiriera que los guardaespaldas de la ex primera dama debían abandonar las armas para "ver lo que pasa con ella".

"Donald Trump, el candidato republicano para la Presidencia, incurre en un patrón para incitar a la violencia. Ya sea para provocar protestas en un mitin o simplemente una broma, eso es una cualidad inaceptable para cualquiera que quiera ser comandante en jefe", dijo Robby Mook, el jefe de campaña de Clinton.

La campaña de Clinton respondió rápidamente en un comunicado a los comentarios que el magnate profirió anoche en un mitin en Miami, en donde aseguró que la ex secretaria de Estado busca "destruir" la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho de los estadounidenses a poseer y portar armas de fuego.

"Creo que (los guardias de Clinton) deberían desarmarse inmediatamente. Deberían quitarles sus armas. Ella no quiere armas... Vamos a ver lo que pasa con ella. Quítenles las armas, ¿si? Sería muy peligroso", dijo Trump, provocando aplausos y gritos de sus seguidores.

El comentario de Trump ha provocado gran polémica, aunque ya había sido formulado antes por el magnate y, en realidad, es una extensión del popular argumento del grupo de presión armamentístico de la Asociación Nacional del Rifle, que sostiene que "la única manera de parar a un hombre malo con un arma es un hombre bueno con un arma".

"(Trump) no está preparado para ser presidente y es hora de que los líderes republicanos denuncien el comportamiento perturbador de su candidato", consideró Mook.

En respuesta a los comentarios del magnate, el congresista demócrata Chris Murphy aseguró que si Clinton es asesinada "la sangre estará en sus manos".

El deshielo con Cuba, en juego.

En el caso que sea electo presidente Donald Trump, el magnate inmobiliario desistirá de las acciones conciliatorias de Barack Obama hacia Cuba a menos que el gobierno de La Habana permita libertad religiosa y libere prisioneros políticos.

Así lo destacó el candidato Republicano a la Casa Blanca durante un mitín en Miami. "El próximo presidente puede cambiar esa política y eso es lo que voy a hacer salvo que el régimen de Castro esté a la altura de nuestras demandas", dijo.

DECISIÓN TELEVISIVA.

Candidatos minoritarios sin debate.

El aspirante libertario a la Casa Blanca, Gary Johnson, y la candidata del Partido Verde, Jill Stein, no han alcanzado el respaldo necesario en las encuestas para participar en el primer debate presidencial del próximo 26 de septiembre, anunció la comisión organizadora.

En un comunicado, la Comisión de Debates Presidenciales de Estados Unidos invitó formalmente a participar en ese primer debate a la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, y a su rival republicano, Donald Trump.

Los candidatos a la Presidencia deben contar con al menos 15 % de respaldo, resultado del promedio de cinco encuestas nacionales, para participar en los debates, según las normas establecidas por la comisión, un órgano no partidista.

De acuerdo con la comisión, el apoyo a Johnson está en 8,4 % y el de Stein en 3,2 %, por lo que ambos se quedarán fuera del primer debate, que tendrá lugar el 26 de septiembre en la Universidad Hofstra de Nueva York y será moderado por Lester Holt, presentador de la cadena NBC. La comisión también invitó a participar en el debate entre los aspirantes a la Vicepresidencia al senador Tim Kaine y al gobernador Mike Pence, compañeros de fórmula de Clinton y Trump, respectivamente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)