CONTRAATAQUE EN TWITTER

Trump afirma tener el poder total para perdonar delitos

Desata polémica al decir que puede aplicar esa facultad en la trama rusa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente Trump inaugura el portaaviones Gerald R. Ford. Foto: AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió ayer su "absoluto" poder de perdonar a sus asesores, familiares y posiblemente incluso a sí mismo ante las investigaciones sobre la trama rusa, aunque subrayó que por ahora el único delito son las "filtraciones" de los medios sobre el tema.

En una retahíla de tuits a primera hora de la mañana, Trump reaccionó a varias informaciones de prensa de esta semana, incluido un artículo que afirmaba que el mandatario ha pedido información a su equipo sobre su poder para indultar crímenes federales.

"Aunque todos están de acuerdo en que el presidente de EEUU tiene el poder absoluto de perdonar, para qué pensar en eso cuando de momento el único delito son las FILTRACIONES contra nosotros. NOTICIAS FALSAS", escribió Trump.

Según informó el jueves el diario The Washington Post, Trump ha pedido información a su equipo sobre su poder ejecutivo para indultar a sus asesores, a sus familiares e incluso a sí mismo, y sus abogados están evaluando hasta dónde llega esa potestad.

Divergencias.

Los presidentes de Estados Unidos tienen la autoridad de indultar a otros por delitos federales, pero no está claro si pueden perdonarse a sí mismos.

La Constitución estadounidense no prohíbe explícitamente esa posibilidad, aunque sí establece que el presidente no puede utilizar el perdón para detener un juicio político en el Congreso, un proceso que puede llevar a la destitución de los mandatarios.

Algunos expertos creen que el presidente no podría perdonarse a sí mismo, porque supondría un claro conflicto de interés, mientras que otros consideran que sí tiene la autoridad de hacerlo, aunque la tensión que eso generaría en el país podría llevar el asunto hasta la Suprema Corte de Justicia.

El uso de la palabra "absoluto" por parte de Trump sugiere, en cualquier caso, que no ve demasiados límites a su autoridad y podría considerar usarla en relación con las investigaciones del FBI y del Senado por los supuestos lazos entre su equipo y el Gobierno ruso durante la campaña electoral de 2016.

El mandatario reaccionó además a otra información del The Washington Post, que reveló el viernes que el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, habló sobre la campaña de Trump durante una reunión que sostuvo el año pasado con el embajador de Rusia en Washington, Sergei Kislyak.

Sessions, que el año pasado era senador, negó durante su audiencia de confirmación en enero que hubiera hablado con algún funcionario ruso sobre la campaña, y unas semanas después, cuando se desveló que se había reunido con Kislyak, aseguró que no había hablado con él sobre la campaña de Trump.

La información del diario contradice de nuevo a Sessions, pero Trump no criticó a su fiscal general, de quien se ha distanciado recientemente, y arremetió en cambio contra el periódico por haber publicado información procedente de fuentes de inteligencia.

"Una nueva FILTRACIÓN DE INTELIGENCIA del Washington Post propiedad de Amazon, esta vez contra el fiscal general Jeff Sessions. ¡Estas filtraciones ilegales, como las de (el exdirector del FBI James) Comey, deben parar!", afirmó Trump.

La vocera del Departamento de Justicia, Sarah Isgur Flores dijo en una declaración a The Washington Post y otros medios que no podía comentar "sobre la credibilidad de lo que fuentes anónimas describen como una intercepción de inteligencia no confirmada". Agregó que Sessions "nunca se reunió ni tuvo convernsaciones con ninguna autoridad rusa o de otros países respecto de una interferencia en una campaña o una elección". No negó que Sesions hubiera discutido temas de la campaña en términos más generales con Kislyak.

Pregunta.

En los tuits que hizo ayer, el presidente también optó por enfocar la situación de Hillary Clinton, quien fue su rival en las elección presidencial. Preguntó por qué Sessions ni el fiscal especial Robert Mueller investigan al exjefe del FBI, James Comey, y a la excandidata demócrata por el manejo de esta última de su correo electrónico cuando se desempeñó como secretaria de Estado.

"¡Mi hijo Donald entregó abiertamente sus correos electrónicos a los medios y a las autoridades mientras que (...) Hillary Clinton borró (...) sus 33.000 emails!", escribió Trump.

La sarta de tuits de Trump cerró una semana tumultuosa para el presidente, en la que cumplió seis meses en el poder. El vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, dimitió el viernes en protesta por la llegada de un nuevo director de comunicaciones, Anthony Scaramucci, un financiero de Wall Street sin experiencia en la materia pero con carisma y capacidad comunicativa.

Trump tuiteó a última hora del viernes elogios sobre Spicer.

Ayer, se refirió a Scaramucci y a uno de los datos que más han reproducido los medios de comunicación desde su nombramiento: el hecho de que tardó en respaldar a Trump en las primarias republicanas de 2016, y solo lo hizo después de apoyar previamente a los aspirantes, Jeb Bush y Scott Walker.

"Siendo justos con Anthony Scaramucci, él quería respaldarme antes que a nadie, antes de que empezaran las primarias republicanas, ¡pero creía que yo no iba a presentarme!", sostuvo Trump.

Testimonios definitorios de Donald JR. y del yerno.

Los tuits de Donald Trump surgieron justo antes de que su yerno Jared Kushner, su hijo mayor Donald Jr. y su exjefe de campaña, Paul Manafort comparezcan ante la comisión del Senado que investiga la presunta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales. Trump Jr. y Manafort aparecen en la lista de citados para el próximo miércoles 26, en tanto la abogada de Kushner dijo a CNN que su cliente prestará testimonio mañana lunes. Rusia niega haber intervenido en los comicios de 2016.

Sarah Huckabee, vocera que es implacable con la prensa.

La nueva vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, supo combinar su carácter de hierro con respuestas mordaces para ganarse la sala de prensa, donde más de una vez sufrió el revés de su propio látigo. Hija del exgobernador de Arkansas Mike Huckabee, aprendió desde niña la política basada en la premisa de que "la mejor defensa es un buen ataque" y aplicó las enseñanzas de su padre a su desempeño en el gobierno.

Sanders, de 34 años, está casada con el estratega republicano Bryan Sanders, con el que tiene tres hijos.

El 5 de mayo subió por primera vez al podio desde el que el portavoz de la Casa Blanca informa cada día a la prensa, para ocupar ese espacio en ausencia de Sean Spicer.

Con una astucia política que emana de su padre, Sanders ha tratado a la prensa con látigo, apuntando con el dedo a los periodistas para darles la vez y luego acusarles de difundir "noticias falsas".

Su trabajo en campañas de políticos republicanos, hizo que en 2010 la revista Time la incluyera en su prestigiosa lista de 40 importantes personalidades del mundo político menores de 40 años.

El 27 de junio, Huckabee atacó a la televisora CNN después de la renuncia de tres de sus periodistas por una historia sin fundamento sobre Trump y Rusia. "Llegamos a un momento en el que no se puede confiar en los medios para informar de las noticias", consideró.

Debido a ese comentario, tuvo un incidente con el periodista Brian Karem, de un diario de Maryland, quien objetó su actitud y le dijo que debía limitarse a responder las preguntas. Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)