VIDEO

Trump abandona el Acuerdo de París contra el cambio climático

EE.UU. se suma a Siria y Nicaragua, los únicos del mundo que están fuera del pacto global.

Dijo que lo iba a hacer y lo hizo. El presidente Donald Trump anunció ayer jueves la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático, provocando una reacción en cadena de rechazo en todo el mundo. "Nos vamos. En el día de hoy, Estados Unidos cesará toda implementación del Acuerdo de París y las pesadas cargas financieras y económicas impuestas a nuestro país", dijo Trump desde los jardines de la Casa Blanca.

Estados Unidos se apartará así de casi todos los países del mundo en uno de los asuntos globales más apremiantes del siglo XXI. La salida lo unirá con Siria y Nicaragua como las únicas naciones fuera del pacto.

El acuerdo, que tomó años de negociación, compromete a países ricos y pobres a reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero, que genera el uso de combustibles fósiles, responsable del calentamiento del planeta. En concreto, el Acuerdo de París apunta a limitar el alza de la temperatura global por debajo de 2ºC con respecto a la era preindustrial.

De todos modos, Trump buscó dejar abierta una puerta, al afirmar que está dispuesto a negociar un nuevo acuerdo. "Si podemos, será excelente. Si no podemos, también", expresó.

Las reacciones no se hicieron esperar. El expresidente Barack Obama, uno de los negociadores fundamentales del Acuerdo de París, afirmó en una nota que la decisión de Trump es un "rechazo al futuro".

"Incluso con la ausencia del liderazgo estadounidense, incluso cuando este gobierno se une a un puñado que rechazan el futuro, tengo confianza de que nuestros estados, ciudades y empresas saldrán adelante y harán ahora más en liderar el camino y proteger el futuro de generaciones del único planeta que tenemos", indicó Obama.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Junker, dijo que la decisión adoptada por la Casa Blanca era "seriamente errónea". En tanto la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, lamentó el paso dado por Trump, pero pidió que prosiga "la política climática que preserva nuestra Tierra".

En una declaración conjunta, Alemania, Francia e Italia alertaron a la Casa Blanca que el Acuerdo "no puede ser renegociado". El presidente de Francia, Emmanuel Macron, fue más específico y reforzó que "nada es negociable" en los acuerdos.

Poco antes del anuncio, China y la Unión Europea defendieron con vigor el Acuerdo de París. Desde Berlín, en donde se reunió con la canciller Merkel, el primer ministro chino, Li Keqiang, aseguró que su país respetaría el compromiso.

En el ámbito interno tampoco faltaron reacciones en contra de Trump. El magnate Elon Musk, fundador de la empresa Tesla, anunció su renuncia irrevocable a los consejos empresariales que asesoran a Trump. "Dejar el Acuerdo de París no es bueno para Estados Unidos ni para el mundo", dijo.

A su vez, el gerente ejecuti-vo de la gigante General Electric, Jeff Immelt, expresó en la red Twitter que se sentía "decepcionado" con la decisión de Trump. "La industria debe liderar y no depender de un gobierno", apuntó.

Incluso pesos pesados de la industria petrolera estadounidense como ExxonMobil y Chevron manifestaron ayer jueves su continuado apoyo al Acuerdo, y la automotora General Motors informó que la retirada estadounidense "no cambia nuestro compromiso".

Las reacciones hasta incluyeron un toque de ironía. En su discurso, Trump dijo que él fue "elegido por electores de Pittsburgh, no de París". De inmediato, el alcalde demócrata de Pittsburgh, Bill Peduto, respondió en Twitter: "Como alcalde, puedo asegurar que seguiremos los lineamientos del Acuerdo de París en nombre de nuestro pueblo, nuestra economía y nuestro futuro".

Por su parte, los gobernadores demócratas de Nueva York, California y Washington anunciaron la creación de una "alianza por el clima". "La decisión irresponsable de la Casa Blanca de retirarse del Acuerdo de París sobre el clima tiene repercusiones devastadoras no solo para Estados Unidos, sino para nuestro planeta", dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en un comunicado conjunto. Estos tres estados son responsables por al menos 10% de las emisiones de gases con efecto invernadero en Estados Unidos.

Según un sondeo YouGov realizado por el Huffington Post en mayo, 46% de los votantes de Trump eran favorables a retirarse del acuerdo.

" Brutal retroceso".

Oficialmente el gobierno uruguayo no se expresó ayer sobre el retiro de EE.UU. del Acuerdo de París. Solo el director de la OPP, Álvaro García, dijo en Twitter: "Brutal retroceso". Argentina, Brasil, Chile, México, Panamá, Bolivia y Costa Rica fueron algunos de los países de América Latina que anoche ratificaron su adhesión al Acuerdo de París. Algunos incluso reaccionaron con particular dureza contra Trump. El presidente de Bolivia, Evo Morales, lo acusó de "alta traición a la Madre Tierra".

Estados demócratas como NY y California quieren crear una alianza para el clima. Foto: Reuters
Estados demócratas como NY y California quieren crear una alianza para el clima. Foto: Reuters

LOS SÍNTOMAS CADA VEZ MÁS ALARMANTES DEL CAMBIO CLIMÁTICO


Más calor.

El planeta batió en 2016 su tercer récord anual consecutivo de calor, con una temperatura superior 1,1ºC respecto a la media de la era preindustrial. El siglo XXI cuenta ya con 16 de los 17 años más calurosos.

Gases.

La concentración de los tres gases de efecto invernadero —dióxido de carbono (CO2), metano y óxido nitroso— en 2016 alcanzó nuevos máximos. Hay un auge del metano, que tiene más efecto que el CO2.

Océanos.

El nivel de los océanos sigue subiendo. Según un estudio reciente, el fenómeno parece acelerarse: el nivel de los mares ha crecido entre 25 y 30% más rápido de 2004 a 2015, que durante el período 1993-2004.

Extremos.

Las sequías, incendios forestales, inundaciones y huracanes se han duplicado desde 1990. Según el Banco Mundial, las pérdidas por los desastres naturales ascenderán a 520.000 millones de dólares al año.

Especies.

De las 8.688 especies amenazadas, 1.688 se ven afectadas por el cambio climático. Aumento de la temperatura superior a 1,5ºC, alteraría el ecosistema de la cuenca mediterránea, inédita en 10.000 años.

ANÁLISIS DE EXPERTOS

Una bajada del tren sin beneficios seguros.

Donald Trump acaba de bajar a Estados Unidos del tren al que 195 países se subieron, con un consenso sin precedentes en 2015, para combatir el cambio climático: el Acuerdo de París.

Este pacto global devolvió la confianza en el multilateralismo instaurado tras la Segunda Guerra Mundial como la base para atender problemas globales. "Estamos ante una decisión que supone un ataque frontal al sistema multilateral en base a un supuesto beneficio para Estados Unidos", indicó David Robinson, experto en energía de la Universidad de Oxford.

"Abandonando el Acuerdo de París, Estados Unidos perderá influencia internacional, liderazgo y oportunidades económicas", vaticinó Lara Lázaro, experta en cambio climático del Instituto Elcano.

Para la directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales, Teresa Ribera, la decisión de Trump "aísla" a Estados Unidos "en un momento crítico desde el punto de vista geopolítico y tira por tierra el enorme legado en acuerdos bilaterales" en materia de transición energética y tecnologías limpias de su antecesor, Barack Obama.

Los expertos no consideran que la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París vaya a provocar "una estampida" similar en otros países, como ocurrió cuando abandonó el Protocolo de Kioto.

Las principales potencias y emisores de CO2 —China, India, la UE, Canadá, Australia o Japón— se han apresurado a reafirmar su compromiso con el pacto "y no por motivos medioambientales", advierte Robinson, "sino porque esta transición es una oportunidad económica y comercial, y de creación de empleo y quieren posicionarse".

ExxonMobil, Chevron, BP, Peabody coal, eBay, HP, General Mills, Kellogg, Tesla, BlackRock, Google y el resto de las principales multinacionales estadounidenses han intentado hasta el último minuto que Trump no saliera del Acuerdo de París.

Los expertos coincidieron en que no hay ni una sola razón desde el punto de vista económico que justifique la decisión de Trump, máxime cuando el acuerdo es de cumplimiento voluntario y sus compromisos de reducción de emisiones no empiezan a contabilizarse hasta 2020. En base a EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)