JUEGO DE ESPÍAS

La trama rusa llega al círculo íntimo del presidente Trump

El influyente yerno Jared Kushner testificará ante una comisión del Senado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El yerno: el esposo de Ivanka cada vez con más poder en la Casa Blanca. Foto: AFP

La investigación sobre los vínculos del equipo de Donald Trump con Rusia durante la campaña electoral llegó al círculo más cercano del presidente. Ayer lunes se confirmó que su yerno y asesor de Trump, Jared Kushner, testificará ante la comisión investigadora del Senado.

La Casa Blanca dijo que Kushner testificará "voluntariamente" sobre sus contactos con funcionarios rusos. La comisión del Senado investiga los intentos de Moscú de influir en las elecciones presidenciales del pasado noviembre en las que Trump se impuso a la demócrata Hillary Clinton.

Al menos cuatro comisiones del Congreso investigan posibles intentos rusos de influir en el voto y cualquier relación entre Moscú y asesores de Trump. El director del FBI, James Comey, confirmó la investigación de la agencia la semana pasada.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que los contactos de Kushner con representantes rusos se debían a que el marido de Ivanka Trump, hija del mandatario, era el enlace oficial de la administración electa con gobiernos extranjeros. El portavoz aseguró que Kushner está "encantado" porque su comparecencia en la comisión le permitirá acallar "el frenesí mediático".

Según el diario The New York Times, Kushner se reunió con el embajador ruso en Washington, Serguéi Kislyak, tanto durante la campaña electoral como en el período de transición que va entre noviembre y el 20 de enero, cuando Trump asumió el cargo.

Además, a petición de Kislyak —quien también mantuvo contactos con Michael Flynn, dimitido ex consejero de Seguridad Nacional—, se reunió en diciembre con el banquero ruso Serguéi Gorkov, consejero delegado del banco nacional ruso Vnesheconombank y graduado de la academia de los servicios secretos rusos.

El Senado no ha confirmado cuándo quiere reunirse con Kushner, que podría librarse de tener que declarar bajo juramento al ofrecerse a comparecer de manera voluntaria.

Según el diario The Washington Post, el presidente del Comité de Inteligencia del Senado, el republicano Richard Burr, llevaba semanas considerando la necesidad de que Kushner compareciera para dar explicaciones.

La investigación, que tiene a varios colaboradores de Trump bajo la lupa y ya ha llevado a Paul Manafort, exjefe de campaña del mandatario, a ofrecerse a declarar sobre sus vínculos con el Kremlin, llega ahora al yerno del presidente y al grupo del Despacho Oval.

La semana pasada, el director de Buró Federal de Investigación (FBI), James Comey, confirmó que desde julio están investigando con técnicas de contrainteligencia los intentos de Rusia de influir en las elecciones estadounidenses.

Para complicar más las cosas, Trump afirmó a mediados de mes que el expresidente Barack Obama había ordenado interceptar sus comunicaciones en la Torre Trump de Nueva York, una afirmación que levantó la polémica por no sostenerse con hechos y no haber surgido desde entonces indicios de que pudiera ser cierto. El propio FBI dijo que no tiene pruebas para sostener la denuncia de Trump.

Más poder.

La confirmación de que Kushner irá a declarar al Senado por el caso del espionaje ruso, se conoció el mismo día en que se anuncia que el yerno y asesor del presidente dirigirá una nueva oficina dentro de la Casa Blanca cuya tarea será aplicar ideas del mundo empresarial al funcionamiento del gobierno federal. Kushner dirigirá la denominada Oficina de Innovación Estadounidense.

Según Spicer, el objetivo es aplicar "la mentalidad del presidente a un gran número de operaciones y servicios gubernamentales" para "mejorar la calidad de vida de todos los estadounidenses".

La noticia de la creación de esa nueva oficina dentro de la Casa Blanca fue adelantada por el diario The Washington Post, que precisó que ya se han producido contactos para que gigantes del mundo tecnológico como Tim Cook (Apple) o Bill Gates (Microsoft) asesoren a Kushner en esta iniciativa.

"El gobierno debería funcionar como una gran compañía estadounidense. Nuestra esperanza es que podamos lograr éxitos y rendimientos para nuestros clientes, que son los ciudadanos", explicó Kushner, de 36 años, al Post.

Conflicto de interés.

En tanto, cinco legisladores de la oposición demócrata expresaron la semana pasada su inquietud por el posible conflicto de interés de un acuerdo millonario que negocia Kushner.

Kushner Companies, empresa inmobiliaria de la familia Kushner, se encuentra en conversaciones con la aseguradora china Anbang en relación con un edificio de oficinas que posee en la Quinta Avenida de Manhattan.

Según medios estadounidenses, la familia del yerno de Trump podría ganar hasta 400 millones de dólares en esa operación, que afecta al edificio 666 Fifth Ave, situado cerca de la Torre Trump en Nueva York.

Los senadores Elizabeth Warren, Tom Carper, Sherrod Brown, Gary Peters y el representante Elijah Cummings manifestaron su preocupación en cartas enviadas al secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y la Oficina del Abogado de la Casa Blanca.

Opositor ruso con un senador republicano

El opositor ruso Vladimir Kara-Murza, quien cayó gravemente enfermo a principios de febrero tras haber sido presuntamente envenenado, se encuentra en Washington, donde ayer lunes se reunió con el senador estadounidense John McCain. "A pesar de un nuevo intento (de asesinato) contra Vladimir, pude constatar que el espíritu revolucionario de este valiente patriota ruso está intacto", dijo el senador republicano, enemigo declarado del presidente ruso, Vladimir Putin. La portavoz de McCain confirmó que el encuentro se produjo en Washington. Kara-Murza, quien coordina las actividades en Rusia del movimiento Open Russia, del exiliado Mijail Jodorkovski, fue intoxicado a principios de febrero con una "sustancia desconocida", según su esposa, Evguenia. El opositor, de 35 años, ya fue hospitalizado en 2015 por un fallo renal agudo. En esa ocasión, los médicos encontraron en su sangre muestras de una intoxicación con metales pesados.

Jared Kushner, de yerno a influyente asesor presidencial

Nacido en Livingston (Nueva Jersey) en el seno de una familia de judíos ortodoxos, Jared Kushner (36, cumplidos el 10 de enero) es de las personas que más influencia ejerce sobre el presidente Donald Trump (70). Otra es su hija Ivanka (35), la esposa de Kushner, que también tiene un despacho en la Casa Blanca. Como prueba de la dimensión de la influencia del yerno presidencial, la cadena CNN llegó a titular uno de sus informes: “Lección temprana en el mundo de Trump: no enfades a Jared Kushner”.

Es que parece que nada se mueve en la Casa Blanca sin el visto bueno de Kushner. Su opinión fue clave en la conformación del gabinete de su suegro, al punto que le bajó el pulgar a Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey, porque hace diez años cometió un “error fatal” y envió a la cárcel al padre de Kushner por evasión fiscal.

Muchos buscan entender el flechazo entre yerno y suegro como un arrebato narcisista: Trump, que hasta alaba su estilo de vestir, encuentra en él una especie de mini yo, alguien que también heredó una gran fortuna de su padre y construyó sobre ella su imperio inmobiliario, con rascacielos en la Quinta Avenida de Nueva York incluidos. De la misma manera, tiene su propio medio de comunicación, el New York Observer, que compró con solo 25 años por 10 millones de dólares, y su pasión por las modelos está clara dado que Ivanka lo fue, aunque en eso le gana su hermano Joshua, prometido de Karlie Kloss.

Ivanka aseveró en su discurso en la Convención Republicana que, como buena millennial, no se podía “definir categóricamente como demócrata o republicana”.

Kushner parece seguir la misma línea de ideológica, pues no le importa arrimarse a un discurso que también ha activado los resortes del antisemitismo latente a pesar de que es nieto de supervivientes del Holocausto. (En base a El País de Madrid)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)