UN LOBO SOLITARIO

El terrorista de Niza era inestable y "muy violento"

El francotunecino era alcohólico y no se le conoce vocación religiosa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Funcionarios de la Policía Científica recogen pruebas en la rambla de Niza. Foto: AFP

La matanza del jueves en Niza, que dejó al menos 84 muertos y más de 50 heridos de gravedad, demuestra que Francia deberá acostumbrarse a ataques de un estilo parecido: cometidos por los llamados "lobos solitarios" y casi sin logística.

El autor la masacre, el tunecino Mohamed Lahouaiej-Bouhlel, de 31 años, era un hombre taciturno y violento con su exmujer, cuentan algunos vecinos, que "nunca lo han visto en la mezquita".

Nacido el 31 de enero de 1985 en Msaken, en las afueras de Susa, en Túnez, se casó con una francotunecina residente en Niza y era padre de tres niños, uno de ellos todavía bebé.

La pareja se vestía a la usanza occidental, según testimonios recabados. El portal de internet del principal diario francófono de Túnez, La Presse, indicó que había dejado el país para ir a Francia en 2005 y que el año siguiente regularizó su situación.

Si bien ningún grupo radical asumió la autoría del hecho, los políticos y magistrados franceses brindaron sus valoraciones. El fiscal de París, François Molins, dijo ayer que el hombre "nunca había sido fichado ni dio el más mínimo indicio de radicalización" religiosa. En el mismo sentido se refirió el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve.

En cambio, para el presidente Francois Hollande, "no se puede negar que es un atentado" de origen religioso.

El primer ministro señaló: "Es un terrorista sin duda relacionado con el islamismo radical de una forma u otra".

La identificación de Mohamed Lahouaiej Bouhlel fue encontrada dentro del camión. Foto: Policía de Francia.
La identificación de Mohamed Lahouaiej Bouhlel fue encontrada dentro del camión. Foto: Policía de Francia.

Olía a alcohol.

Mohamed Lahouaiej-Bouhlel no frecuentaba la pequeña mezquita del barrio de la periferia de Niza, donde vivió con su mujer mientras estuvieron juntos, según varios vecinos.

Varios miembros de la Asociación Cultural de Niza Norte afirman que bebía cerveza. "Era un tarado. ¿Quién haría algo así? Olía siempre a alcohol y, por supuesto, no llevaba barba. Si era musulmán, sin duda, era un mal musulmán", dijo una vecina del atacante.

"Yo nunca lo vi en la mezquita", declaró un guardia en un restaurante contiguo a la sala de rezos. A su lado, tres musulmanes practicantes asienten.

En cambio, sí era "conocido de la policía y la justicia por su historial de amenazas, violencia, robo y degradaciones cometidos entre 2010 y 2016", indicó la fiscalía de Francia.

El 24 de marzo había sido condenado por el tribunal correccional de Niza a seis meses de prisión en suspenso por actos de "violencia voluntaria con arma" cometidos en enero, en un altercado vinculado con un accidente de tráfico, indicó el ministro de Justicia Jean-Jacques Urvoas.

Ayer, habló el hombre con el que tuvo ese incidente. "El terrorista que cometió los atentados en Niza es el que me agredió con un bate de béisbol... Tenía que cumplir seis meses de cárcel... El mundo es pequeño, así que dejen de permitir que se paseen", indicó Jean-Baptiste Ximenes en Facebook.

El abogado Corentin Delobel, que defendió al terrorista en este episodio, indicó ayer que nada hacía presagiar entonces que pudiera cometer un atentado de ese tipo.

"Era un individuo normal, sin nada de particular, no más específico que otros casos que vemos regularmente yo y mis colegas cuando somos llamados de oficio", dijo el letrado en la cadena "BFM TV".

Violento con su mujer.

Un habitante de su antigua residencia en el edificio "Le Bretagne", donde el autor de la matanza vivió junto a su mujer, lo describió como un desequilibrado. Sin embargo, el hombre había dejado la residencia hace unos 18 meses.

"Yo no creo para nada que haya un problema de radicalización, más bien pienso que hay un tema psiquiátrico", comentó su antiguo vecino.

"Tenía crisis. Cuando se separó de su mujer defecó por todos lados. Rompió a puñaladas el osito de su hija y todos los colchones", contó.

El testigo dijo que tras este incidente, su mujer le pidió el divorcio. "Un día, vino a ver a los vecinos para que constatáramos que su mujer no había lavado los platos", recuerda el hombre.

Más discreto, el portero del edificio, que conocía a la pareja, contó que el hombre practicaba musculación y deportes de combate. Era "muy violento con su mujer", una francotunecina que describió como tímida y amable.

La mujer fue arrestada ayer viernes y permanece detenida. Había dado a luz a su último hijo tras la separación, indicaron varios residentes.

Los empleados de la farmacia del barrio están sorprendidos. Describieron al matrimonio como "una pareja joven y moderna" y al acusado como alguien "tranquilo".

Según un comerciante, trabajaba como repartidor.

Ayer hubo un allanamiento en su último domicilio conocido, ubicado en un pequeño edificio de cuatro pisos en un barrio popular de Niza, donde vivía solo tras su separación.

La puerta estaba rota y permanecía abierta de par en par mientras que los investigadores de la policía científica buscaban pistas.

Una decena de vecinos interrogados lo describieron como un hombre "solitario" y "callado". Sebastien lo veía a veces estacionar su pequeño camión cuando volvía a casa para comer. A menudo vestía con pantalón corto. Su vecina de rellano, Alexia, dice que sólo habló con él una vez. Él nunca saludaba, añade una familia numerosa del piso de arriba.

El padre del terrorista dice que tenía una enfermedad psiquiátrica.

El padre del autor de la masacre de Niza aseguró ayer a la emisora "RTL" que su hijo, Mohamed Boulhel, tenía una grave enfermedad psiquiátrica, era inestable y a veces violento. RTL le entrevistó en su casa de Msaken, en Túnez, donde el hombre mostró la fotocopia de una receta médica que se remonta a 2004.

"Pasó períodos difíciles. Le llevé a un psiquiatra, tomó los medicamentos y dijo que tenía una enfermedad verdaderamente muy grave", indicó a la emisora gala, donde no especificó qué le diagnosticaron.

Mohamed, según su padre, era inestable, a veces violento, y desde que se mudó a Francia estaba poco en contacto con ellos y no les había visto en cuatro años.

La última vez que les llamó, la semana pasada, fue con motivo del final del ramadán. Según él, su hijo no tenía "ningún vínculo con la religión". "No rezaba, ni ayunaba, bebía alcohol y hasta se drogaba", añadió.

"Saludó a todo el mundo, eso es todo. No notamos nada extraño. Todo lo que decía era normal", concluyó el padre, al que le cuesta creer que sea realmente el autor del atentado.

ATENTADO.

Impacto en el turismo de la Costa Azul.

El atentado de Niza, ciudad de la Riviera Francesa conocida en todo el mundo, asesta un nuevo golpe al turismo en el país, que ya se tambaleaba desde los ataques yihadistas de 2015.

El paseo de los Ingleses de Niza, donde un camión embistió a la multitud que se había congregado para ver los fuegos artificiales con motivo de la fiesta nacional, es un lugar muy transitado por los turistas, tanto franceses como extranjeros.

Niza es, tras París, la segunda ciudad de Francia más popular entre los turistas. En 2015, recibió 2,26 millones de visitantes, según Euromonitor.

La sucesión de atentados podría poner en riesgo una de las principales fuentes de ingresos en Francia, estimó Georges Panayotis, presidente de la firma de consejo especializada en turismo MKG. La acumulación de ataques en el último año y medio, que han dejado un gran número de muertos, "desalentará a los turistas durante un tiempo", auguró Panayotis.

"Hemos tenido anulaciones masivas", dijo Denis Cippoloni, presidente de los hoteleros de Niza y miembro del Umih, el principal sindicato hotelero.

El impacto económico de este ataque será aún mayor tomando en cuenta que la Riviera Francesa es un destino codiciado por acaudalados turistas que pasan sus vacaciones en los hoteles y villas de lujo de la región.

Aumentan recursos militares contra ISIS.

La coalición internacional liderada por Estados Unidos va a reforzar los recursos militares contra el grupo Estado Islámico (EI) en la reunión de ministros de Defensa del 20 de julio en Washington, anunció ayer el primer ministro francés, Manuel Valls.

"Vamos a reforzar los recursos de la coalición" en esta reunión que será "muy importante" y contará con la presencia del ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, declaró el jefe del gobierno francés a la cadena de televisión France 2.

"Nos han declarado la guerra, y esta guerra nosotros la luchamos en Irak y en Siria (...) y tengo la convicción de que ganaremos esta guerra contra el terrorismo", añadió, un día después del atentado perpetrado en Niza que dejó por lo menos 84 muertos.

El presidente François Hollande ya adelantó en la noche del jueves que Francia iba a "reforzar" su "acción en Irak y en Siria".

La víspera de la fiesta nacional del 14 de julio, había anunciado el envío de soldados franceses suplementarios para aconsejar a las fuerzas iraquíes (en la actualidad, ya hay entre 300 y 400) y el despliegue del portaaviones Charles de Gaulle en Oriente Medio en el otoño boreal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)