VIDEO

El terror se adueña de Europa

Un nuevo ataque en Francia, esta vez contra una iglesia, eleva la cota en el continente.

Uno de los dos autores del ataque contra una iglesia en Francia en la que un cura fue degollado, fue "identificado formalmente" este martes como Adel Kermiche, de 19 años y nacido en Francia, informó el fiscal a cargo del caso, François Molins.

El segundo agresor todavía no ha sido identificado, agregó el fiscal en una declaración a la prensa, en la que confirmó que Kermiche había sido inculpado en marzo de 2015 de vínculos con una organización terrorista y que estaba obligado a llevar un brazalete electrónico.

El ataque, en el que hubo toma de rehenes, comenzó hacia las 9.30, en plena misa. Cinco personas se encontraban en esta iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, una localidad normanda de 29.000 habitantes a 125 kilómetros de París, cuando dos atacantes entraron al recinto, al grito de "¡Allah Akbar!", según un testigo.

Kermiche, originario de la zona, había intentado en dos ocasiones viajar a Siria en 2015, confirmó Molins, procurador de París. Fue detenido la primera vez el 23 de marzo de 2015 en Alemania, cuando intentaba llegar a Siria.

De vuelta en Francia, fue inculpado el 28 y "colocado bajo control judicial con la prohibición de abandonar el departamento, la obligación de presentarse en la comisaría y de realizar alguna formación o realizar alguna actividad", indicó Molins. Después, volvió a abandonar su domicilio el 11 de mayo de 2015. Entonces se lanzó una orden de arresto internacional y fue detenido en Turquía.

Estuvo en detención provisional hasta el 18 de marzo de 2016 y entonces quedó con control judicial y fue recluido en su residencia, con la obligación de llevar un brazalete electrónico.

Las condiciones impuestas por la justicia le permitirían salir de lunes a viernes de 8 a 12.30 horas, los fines de semana y los días festivos de 14 a 18h.

Tenía prohibición de abandonar el departamento, debía presentarse en una comisaría una vez por semana y entregar su carnet de identidad y su pasaporte, indicó el fiscal que coordina la lucha antiterrorista.

El sacerdote que fue degollado oficiaba misa en Rouen y tenía 86 años. Foto: AFP
El sacerdote que fue degollado oficiaba misa en Rouen y tenía 86 años. Foto: AFP

La víctima.

Jacques Hamel, el sacerdote de una parroquia de Saint-Etienne-du-Rouvray, en Rouen que fue degollado mientras celebraba misa, tenía 86 años y era muy conocido en la zona. "Era anciano, pero siempre estaba disponible con todos, era un buen sacerdote que hizo su trabajo hasta el último momento", contó una mujer devota de la iglesia. Asimismo, uno de sus pares destacó sobre su labor: "Era muy valiente para su edad. Los sacerdotes tienen el derecho de retirarse a los 75 años, pero él prefirió trabajar en el servicio de la gente, porque aún se sentía fuerte", de acuerdo al diario Le Figaro.

Hamel, que nació en 1930 en Darnétal, Seine-Maritime y había sido ordenado sacerdote en 1958, vivía en la rectoría de la parroquia y "era un cura extraordinario", de acuerdo al relato de la monja que pudo escapar del ataque y avisar a las autoridades sobre lo que estaba ocurriendo.

"Es todo lo que puedo decir. El padre Jacques es muy grande", advirtió Danielle, la religiosa que consiguió huir de la iglesia, que además contó que los dos terroristas hicieron arrodillarse al sacerdote antes de degollarlo y grabaron su crimen en video.

La hermana Danielle explicó además que los asesinos ordenaron agruparse a los cinco presentes y que no se detuvieron pese a que todos les imploraban que no siguieran adelante. Los hombres forzaron al sacerdote Jacques Hamel, de 84 años, a arrodillarse, y cuando este intentó defenderse "allí comenzó el drama", relató la monja. "Se grabaron en video. Hicieron una especie de sermón en torno al altar en árabe. Fue horroroso", dijo Danielle, quien agregó que ella consiguió huir en el momento en que los hombres atacaron al sacerdote, tras lo cual pudo dar la alerta a una persona que circulaba en coche. Este nuevo ataque ocurre apenas 12 días después del registrado en Niza, donde murieron 84 personas. Y se suma a la serie de atentados en Alemania, que ya suma cuatro, Bélgica, y Suecia, que en la localidad de Mälmo registró un tiroteo con elementos yihadistas.

Refugiados.

El Gobierno de Baviera prometió ayer hacer "todo lo humanamente posible" para incrementar la seguridad tras los atentados que han sacudido el estado, protagonizados por refugiados, y exigió a la canciller, Angela Merkel, endurecer la política de asilo, porque "el terrorismo islamista ha llegado a Alemania". El polémico debate sobre seguridad y refugiados se encendió en el país después de que la organización yihadista Estado Islámico reivindicó tanto el ataque a hachazos de un menor refugiado afgano, como el de un sirio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)