CRISIS EN BRASIL

Temer pide que retiren cargos en su contra: "La grabación es fraudulenta"

El presidente de Brasil volvió a defenderse de las acusaciones de supuesta compra de silencio de un eventual delator de la Operación Lava Jato, luego de que el Supremo Tribunal Federal (STF) autorizó esta semana una investigación en su contra.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Michel Temer, presidente de Brasil. Foto: AFP.

Desde el Palacio del Planalto, Temer desacreditó a los ejecutivos de JBS, descalificó el contenido de los explosivos audios, y pidió al STF suspender las investigaciones hasta que se someta a peritaje el audio, bajo la sospecha de que fue editado. Como ya había afirmado dos días antes en otro mensaje a la nación, reiteró que no piensa renunciar.

"Esa grabación clandestina fue manipulada y alterada con objetivos subterráneos", afirmó Temer en medio de una gran expectativa en esta nueva crisis política que amenaza con echar por la borda los logros económicos conseguidos en los últimos meses para sacar al país de la peor recesión de su historia.

"Brasil no saldrá de sus carriles. Yo continuaré al frente del gobierno", resaltó.

Se trató del segundo pronunciamiento de Temer luego de que el miércoles estalló el escándalo de JBS. Entonces, el diario O Globo reveló que los dueños de la mayor compañía procesadora de carne del mundo, Joesley y Wesley Batista, habían aportado a la Justicia una conversación con el mandatario, grabada de manera oculta, el 7 marzo en la residencia presidencial, en la que Temer avalaba el pago de sobornos al condenado ex titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, para asegurase de que no colaboraría con las investigaciones anticorrupción de la Operación Lava Jato. Al día siguiente, en un brevísimo pero enérgico discurso, Temer negó las acusaciones, exigió una investigación amplia y rápida, y aseguró que no renunciaría.

El mensaje de hoy fue el primero luego de que se divulgó el contenido de aquella grabación, la noche del jueves. El gobierno buscó minimizar el impacto de la grabación, en la que Temer también escuchó de Joesley Batista que había cooptado fiscales y jueces, se refería a la concesión de beneficios a JBS por parte del gobierno.

"Es un conocido fanfarrón, exagerado", aseguró Temer, quien acusó a Batista de haber sacado mucho provecho financiero con esta crisis que generó.

Apuntó que el empresario compró US$ 1000 millones de dólares para causar caos en el marcado cambiario y beneficiarse con el nuevo tipo de cambio apreciado. "Eso ya está siendo investigado por la Comisión de Valores", indicó el mandatario, quien antes de despedirse prometió que Brasil no perderá su rumbo por este escándalo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)