BRASIL

Temer dispuesto a ceder para salvar su reforma jubilatoria

Mantiene elevar la edad pero bajaría años de aportes.

Michel Temer. Foto: AFP
Michel Temer. Foto: AFP

El presidente brasileño Michel Temer trata de salvar, bajo presión de los mercados, su reforma del régimen de las jubilaciones resistida incluso por su base aliada en vísperas de un año electoral.

La reforma se propone prolongar los plazos de cotización y elevar la edad mínima de retiro. Es una pieza clave de los ajustes que Temer y su ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, impulsan desde 2016.

Temer admitió el martes al portal de noticias G1, que "el gobierno, solo, no está en condiciones de aprobar la Reforma de las Jubilaciones". Esta declaración provocó el derrumbe de la Bolsa de San Pablo y obligó al propio Temer a negar rápidamente en un video que pensase en tirar la toalla. Ayer miércoles se reunió con sus principales ministros, para reafirmar ese compromiso. Al final del encuentro, Meirelles ponderó. "La palabra final es del Congreso".

Para ser aprobada, la reforma necesita tres quintos de la Cámara y del Senado. Una mayoría difícil de alcanzar para un gobierno acosado por denuncias de corrupción que amenazaron al propio Temer, el más impopular de los presidentes desde 1985.

El presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, afirmó: "Si hubiera votos, podríamos votarla mañana, pero no tenemos los votos".

Por su parte, el diputado Darcísio Perondi dijo que hoy jueves el gobierno podría presentar una propuesta "más aceptable" a fin de conseguir los votos. Perondi dijo que el Ejecutivo no cuenta con más de 250 votos a favor de la reforma, lejos de los 308 que se necesita.

"A medida que el tiempo pasa y las elecciones de octubre próximo se acercan, los diputados que esperan ser reelectos se distancian de las medidas poco populares", afirma el analista Sergio Wechsler de la consultora GO Associados.

El gobierno está dispuesto a flexibilizar el proyecto manteniendo dos puntos clave: la elevación de la edad mínima —a 62 años para las mujeres y 65 para los hombres— para gozar de una jubilación íntegra y la unificación progresiva de los sectores público y privado.

El gobierno ya había admitido rebajar, de 49 a 40 años, el tiempo de contribución requerido para obtener el beneficio integral. Podría reducir ahora, de 25 a 15 años, el tiempo mínimo de contribución necesario para adquirir derechos de jubilación.

"Si no votamos el proyecto antes del 15 de diciembre (...), está claro que será más difícil", admitió Maia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)