IMPEACHMENT Y DESPUÉS

Temen por el futuro de Operación Lava Jato

A medida que la posibilidad de un juicio político con fines de destitución a Dilma Rousseff parece asomar como irreversible, muchos comienzan a preguntarse "¿y después qué?". Y uno de los rumores que comienza a cobrar más fuerza tiene que ver con el futuro de la Operación Lava Jato.

Un editorial del diario O Globo maneja los rumores según los cuales los golpeados por la Operación Lava Jato y posibles víctimas de la fuerza de tareas (fiscalía federal) de Curitiba —un universo de múltiples partes, incluyendo a personas de la oposición—, se entenderían en todo para la defenestración de Dilma, con el objetivo común de desmantelar la operación", analiza O Globo.

E incluso recuerda una velada advertencia del veterano del veterano Fernando Henrique Cardoso, quien, en un mensaje difundido recientemente, dijo que "es inaceptable cualquier negociación con miras a un nuevo gobierno que perjudicara a Lava Jato".

Un corresponsal brasileño del influyente diario O Estado de São Paulo, Rodrigo Cavalheiro, opina que la situación podría derivar de ese modo.

"Una de las teorías oficialistas es que la operación (Lava Jato) terminará cuando se desmorone el gobierno del PT. Y que opositores investigados desean un pronto juicio político para que Lava Jato no los agarre, opinó Cavalheiro. Creo que el juez Sergio Moro ha llegado más lejos que nadie llevando a la cárcel a los más altos empresarios del país por coimas. Será una prueba para la instituciones saber si Moro ha llegado hasta este punto porque se lo permitieron desde arriba con intereses específicos o si avanzará sobre todos los mencionados. Mi opinión es que intentará llegar hasta el final porque está obsesionado".

Más allá de los resultados en el plano político o judicial, otros datos suman cargas de fuerte preoupación en torno al futuro del país.

En los últimos días el oficialista PT lanzó a su militancia a las calles, con actos multitudinarios que de todos modos aún no llegan a rozar la manifestación que arrastró 3,5 millones de personas el pasado 13 de marzo. Bajo la consigna de "no al golpe" los militantes petistas aumentaron sus movilizaciones en varios puntos del país. "Hoy hay un nivel de intolerancia, de los dos lados, sin igual en Brasil, por lo menos no desde la democracia", apuntó Cavalheiro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)