BRASIL

Súper ministro de Lula, otra pieza del Lava Jato

El otrora poderoso Mantega acusado de coimas para el PT.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mantega fue detenido en San Pablo. Foto: Reuters

El juez anticorrupción brasileño Sergio Moro asestó ayer jueves otro duro golpe al círculo de colaboradores más cercanos de los expresidentes Lula da Silva y Dilma Rousseff. Esta vez le tocó el turno al otrora hombre fuerte de economía de Brasil, el exministro de Hacienda Guido Mantega, a quien Moro le abrió un expediente en la mega causa del Lava Jato.

Mantega está sospechado de haber pedido dinero para las campañas electorales del Partido de los Trabajadores (PT) al empresario Eike Batista, que obtuvo contratos millonarios con Petrobras.

Mantega se convierte así en otro de los exministros de los gobiernos de Lula (2003-2010) y Rousseff (2011-2016) envueltos en el escándalo de sobornos, contratos amañados y tráfico de influencias.

Agentes de la Policía Federal apresaron ayer jueves por la mañana a Mantega en un hospital de San Pablo donde está internada su esposa, enferma de cáncer, que fue sometida a una cirugía. Pero horas más tarde de la detención, el juez Moro ordenó que fuera dejado en libertad debido al delicado estado de salud de su mujer.

Súper ministro.

Mantega, nacido hace 67 años en Génova, Italia, fue una suerte de súper ministro de Hacienda de Lula y de Rousseff. Y antes de ello había sido ministro de Planificación y presidente del poderoso Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social, la mayor entidad de fomento de América Latina. Es autor de varios libros y ensayos, y profesor de Economía de la Fundación Getulio Vargas.

Para algunos observadores el exministro fue el arquitecto de políticas de estímulo a la industria local, especialmente la construcción de plataformas petroleras y astilleros, todo ello vinculado a Petrobras.

"Mantega fue el mejor exponente de la economía de gastos irresponsables, del capitalismo de amigos que alimentaron Lula y Dilma", afirmó el analista Carlos Alberto Sardenberg. "Este hecho tal vez marque el fin de una época de favores y corrupción, ya está cercando no sólo a Lula, también complica a Dilma", concluyó el analista de la cadena Globo.

La denuncia.

Mantega es investigado por un pedido que habría realizado en 2012 al empresario Eike Batista para cancelar deudas de campaña por un total de 5 millones de reales (2,5 millones de dólares al cambio promedio de esa época), precisó el procurador federal Carlos Dos Santos Lima en una rueda de prensa en Curitiba.

Los valores "se canalizaron al exterior a través de un contrato de objeto falso entre la empresa de Batista y empresas de la pareja Santana", añadió en referencia a Joao Santana y su esposa Mónica Moura, publicistas del PT.

En los procedimientos del jueves —denominados fase "Archivo X" de la Lava Jato— se realizaron siete detenciones y fueron movilizados 180 agentes, para cumplir 49 órdenes judiciales en cinco estados brasileños y en el Distrito Federal de Brasilia. El arresto de Mantega era por cinco días, pero podía ser prorrogado.

El fiscal Dos Santos Lima detalló que también investigan a un consorcio formado por la constructora Mendes Junior y OSX, de Eike Batista, que fue el hombre más rico de Brasil antes de declararse en bancarrota en 2013.

Las oficinas de OSX en Río de Janeiro fueron allanadas ayer jueves por los agentes federales.

"Ese consorcio ganó licitaciones en Petrobras sin ninguna capacitación. Tenemos claro que hubo corrupción para que esas obras fueran adjudicadas", afirmó.

Según el fiscal, se pagaron sobornos por unos 7,4 millones de reales a un intermediario "que operaba para los intereses del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB)", que fue aliado del PT y al que pertenece el actual presidente Michel Temer.

Replicando el esquema más recurrente de la operación Lava Jato, se hallaron indicios de "un movimiento de origen partidario del PT" para transferir 6 millones de reales "a empresas ligadas al exministro José Dirceu", añadió Lima.

Dirceu, el principal ministro del primer gobierno de Lula, fue sentenciado a 23 años de prisión por este caso, después de haber sido condenado por el escándalo del Mensalao (compra de votos de legisladores).

"Boca de urna".

Lula reaccionó ayer a la detención de su ex ministro de Hacienda, y atribuyó motivaciones políticas a las acciones judiciales contra exfuncionarios del PT. En lugar de ser llamadas "Archivo X" las acciones policiales desplegadas por orden de la Justicia deberían ser consideradas como "Operativo Boca de Urna" cuestionó Lula. "Cada vez que estamos cerca de las elecciones ellos (fiscales y juez) se lanzan contra el Partido de los Trabajadores", opinó el ex presidente, que mantiene su aspiración de ser candidato en 2017.

Un baño de pueblo carioca para Rousseff.

La expresidenta brasileña Dilma Rousseff volvió el miércoles al ruedo político, menos de un mes después de su destitución, y fue aclamada en un mitin de apoyo a una candidata de izquierda a la alcaldía de Rio de Janeiro. Vestida con un traje rojo y pantalones negros, Rousseff, subió a un estrado en la plaza Cinelandia, junto a la diputada y candidata Jandira Feghali, una de sus mayores defensoras en el proceso que culminó con el impeachment de la mandataria. "Eu te amo", coreó la multitud cuando apareció Dilma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)