PETER BAKER - THE NEW YORK TIMES

Sospecha: Trump tiene algo que ocultar

Al desplazar de manera dramática a James B. Comey, Donald Trump despidió al hombre que quizás lo haya ayudado a convertirse en presidente y al hombre que, a la vez, era la mayor amenaza potencial al futuro de su mandato.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Tenemos una situación que no podemos dejar se prolongue", dijo. Foto: Reuters

Desde los tiempos de Watergate, un presidente no despide a la persona que encabeza una investigación que lo involucra. La decisión de Trump suscitó comparaciones al instante con la Masacre del Sábado a la Noche, cuando el presidente Richard M. Nixon dispuso el despido de Archibald Cox, el fiscal especial que investigaba el llamado "robo de cuarta categoría" que eventualmente provocó la caída de Nixon.

En la carta que envió a Comey para informarle que había cesado como director del FBI, Trump enfatizó que el director le informó tres veces que no estaba bajo investigación. Es la manera que tiene Trump, anticipándose a la situación, de negar que su acción tiene algún interés personal. Pero, en efecto, tenía mucho en juego, debido a que Comey dijo en público que el FBI estaba investigando la intervención de Rusia en la elección presidencial del año pasado y si personas asociadas a la campaña de Trump coordinaban con Moscú.

La decisión dejó consternados a legisladores de los dos partidos, que lo vieron como un acto descarado que inflamará una investigación que ya es políticamente explosiva.

Trump quizás haya supuesto que los demócratas despreciaban tanto a Comey, debido a sus acciones para investigar el servidor privado de Hillary Clinton, como para apoyar o al menos dar la anuencia para su despido. Si así fuera, hizo un cálculo equivocado. Exigen que se designe un fiscal especial para asegurar que la indagatoria sobre Rusia sea independiente del presidente.

La acción dejó a Trump expuesto a la sospecha de que tiene algo que ocultar y puede hacer más tensas sus relaciones con sus compañeros republicanos, que pueden estar recelosos de defenderlo porque no conocen todos los hechos.

Los defensores de Trump dicen que el despido de Comey no frenará la investigación del FBI, la que continuará a cargo de agentes de carrera.

Si bien Trump dijo que actuó por exhortación del secretario de Justicia Jeff Sessions, no dejó dudas de su sentimiento personal respecto de Comey y la investigación sobre Rusia. "La colusión de Rusia y Trump es una falsedad, ¿cuándo terminará esta mascarada que pagan los contribuyentes?", escribió el presidente, el lunes, en Twitter.

La comparación con Watergate resulta inevitable. Cuando el fiscal especial Cox le exigió por exhorto a Nixon las copias de las grabaciones que hacía en la Casa Blanca, el presidente ordenó su despido.

"Desde Watergate, nuestro sistema legal no se veía tan amenazado y nuestra fe en la independencia e integridad de ese sistema tan estremecida, dijo el senador demócrata Richard Blumenthal.

La biblioteca presidencial de Nixon posteó una imagen del expresidente con la aclaración de que este nunca cesó al director del FBI.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)