El sábado próximo el Papa recibirá al líder palestino Mahmud Abbas

Sorpresivo reconocimiento del Vaticano a Palestina

El Vaticano anunció ayer un acuerdo global con el "Estado de Palestina" en el cual apoya la solución de "dos Estados" —en alusión al conflicto con Israel— y con el cual cree que puede colaborar al reconocimiento de una Palestina "independiente".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El líder palestino Abbas mantendrá este sábado una reunión con el papa Francisco.

Además, el papa Francisco recibirá en audiencia al presidente de la Autoridad Nacional de Palestina (ANP), Mahmud Abbas, el sábado próximo.

El anuncio fue hecho tras la reunión plenaria de la comisión bilateral que dejó en claro que la Santa Sede cambió sus relaciones diplomáticas con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

El encuentro de ambas delegaciones de alto nivel se desarrolló en un "clima cordial y constructivo", y reconoció el trabajo informal del grupo técnico conjunto, tras la reunión oficial celebrada en Ramalá, el 6 de febrero de 2014.

Acuerdos.

La comisión conducida por monseñor Antoine Camilleri, subsecretario para las Relaciones de la Santa Sede con los Estados, y el embajador Rawan Sulaiman, viceministro de Exteriores para los Asuntos Multilaterales del Estado de Palestina, "tomó el acto con gran satisfacción de los avances cumplidos en la extensión del texto de acuerdo, que se ocupa de aspectos esenciales de la vida y la actividad de la Iglesia Católica en Palestina".

"La comisión concluyó su trabajo. Hay un texto que será presentado a las autoridades y será establecida la fecha de la firma", dijo el vocero vaticano, el padre Federico Lombardi.

El tratado entre las partes constituye un reconocimiento del Vaticano hacia al Estado palestino, que está en "continuidad" con lo que afirmó la Santa Sede el 29 de noviembre de 2012, en el momento de la resolución que reconocía a Palestina como Estado observador no miembro de las Naciones Unidas (ONU). El Vaticano aceptó la decisión de la Asamblea General de la ONU de 2012 de reconocer el Estado de Palestina, pero el tratado es el primer documento legal negociado entre la Santa Sede y el Estado de Palestina y constituye un reconocimiento oficial. "El mismo día la Santa Sede, que también tiene el estatus de observador ante la ONU, publicó una declaración. Esta recibió favorablemente el resultado de la votación enmarcada en los intentos de dar una solución definitiva, con el apoyo de la comunidad internacional, a la cuestión afrontada con la resolución 181 del 29 de noviembre de 1947 de la Asamblea general de la ONU, la cual preveía la creación de dos Estados, de los cuales hasta ahora solo uno vio la luz", recordó al diario LOsservatore Romano monseñor Camilleri.

"Se señalaba, además, que se podía responder adecuadamente a los problemas existentes en la región sólo comprometiéndose a construir la paz y la estabilidad en la justicia y en el respeto de las legítimas aspiraciones, tanto de los israelíes como de los palestinos, con la reanudación en buena fe de las negociaciones", explicó Camilleri. En el acuerdo base estaba previsto que la comisión bilateral continuara sus trabajos y propusiera el modo de desarrollar los temas afrontados, "tarea que fue realizada con continuidad sólo después del peregrinaje de Benedicto XVI a Tierra Santa en 2009", añadió.

Las "negociaciones reanudadas en 2010 llevaron a la elaboración del acuerdo actual, que tiene como objetivo completar el firmado en 2000", subrayó Camilleri. "Como todos los acuerdos que la Santa Sede firma con diversos Estados —continuó el prelado— el actual tiene el objetivo de favorecer la vida y la actividad de la Iglesia católica y su reconocimiento a nivel jurídico también para poder llevar a cabo un servicio más eficaz en la sociedad".

El texto tiene un preámbulo y un primer capítulo sobre los principios y las normas fundamentales que son el marco en el cual se desarrolla la colaboración entre las partes.

"En estos se expresa, por ejemplo, el auspicio de una solución de la cuestión palestina y del conflicto entre israelíes y palestinos en el ámbito de la solución de dos Estados y de las resoluciones de la comunidad internacional, esperando en un acuerdo entre las partes", hizo saber el jefe de la delegación vaticana. Sería "positivo que el acuerdo logrado pudiera ayudar a los palestinos a ver establecido y reconocido un Estado de Palestina independiente, soberano, democrático que viva en paz con Israel y sus vecinos, al mismo tiempo alentando a la comunidad internacional a tomar una acción más incisiva para contribuir a alcanzar una paz duradera y la deseada solución de dos Estados", dijo Camilleri. Israel, en tanto, dijo estar "desilusionado" y un vocero del ministerio de Exteriores afirmó que la decisión "no contribuye a que los palestinos vuelvan a la mesa de las negociaciones" de paz. Para la ANP, en cambio, "el acuerdo es un refuerzo de los ya firmados".

Majdi Khaldi, asesor de Abbas, afirmó que "no se trata de un reconocimiento, el reconocimiento palestino de parte del Vaticano se produjo hace años y se consolidó con la admisión de Palestina como Estado no miembro de la ONU".

El acuerdo de paz será prioritario para Israel.

La próxima coalición gubernamental israelí considera la paz con los palestinos como uno de sus mayores objetivos, según el texto con sus líneas directrices. "El gobierno trabajará para hacer avanzar el proceso diplomático y hará todo lo posible por conseguir un acuerdo de paz con los palestinos y todos (los) vecinos (de Israel), preservando la seguridad y los intereses históricos y nacionales" del país, reza el comunicado al Parlamento. AFP

Para la Autoridad Palestina es el país 136 que los legitima.

Para la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), este acuerdo hace del Vaticano el 136º país en reconocer al Estado Palestino como nación.

"Este reconocimiento incluye el de las fronteras de 1967 y por lo tanto a Jerusalén Este como palestina, una posición valiente del Vaticano", aseguró un responsable palestino.

Para Israel, en cambio, "una tal decisión no hace avanzar el proceso de paz y aleja a la dirección palestina de la mesa de negociaciones bilaterales", según un responsable del ministerio de Relaciones Exteriores.

"Israel examinará este acuerdo y considerará sus consecuencias", agregó este responsable. La Santa Sede, que mantiene relaciones con Israel desde 1993, negocia también desde 1999 un acuerdo sobre los derechos jurídicos y patrimoniales de las congregaciones católicas en el Estado hebreo, en particular sus exoneraciones fiscales. Pero cada encuentro semestral se salda con un fracaso.

Desde hace años, el Vaticano realiza un ejercicio diplomático delicado entre Israel y los palestinos, al haber comunidades católicas implantadas de ambos lados de esta cuna del cristianismo que sigue siendo un importante lugar de peregrinación. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)