UNIFICAR CRITERIO

Sodre irá hacia un sistema de contratos privados

La directiva percibe incompatibilidad entre arte y burocracia.

Doreen Ibarra, presidente del Consejo Directivo del Sodre. Foto: G. Pérez
Doreen Ibarra, presidente del Consejo Directivo del Sodre. Foto: G. Pérez

Tiene que pasar una generación. Ese es el tiempo que le demandará al Sodre unificar el criterio para que los artistas y técnicos tengan un régimen de contratación privada. Eso pondrá fin a la convivencia de al menos dos modelos: quienes tienen un contrato a término y los funcionarios públicos.

El presidente del Consejo Directivo del Sodre, Doreen Ibarra, reconoció que la "agilidad en los movimientos" dentro del organismo solo puede darse con un fideicomiso; es decir un acto jurídico en el que una persona o entidad entrega a otra la titularidad de ciertos activos para que esta los administre generando renta en beneficio de uno o varios terceros.

En entrevista con El País, el director del Ballet Nacional del Sodre, Julio Bocca, sugirió imitar el caso chileno, en que se indemnizó a los empleados públicos y se los pasó a una contratación privada anual. "Funciona maravilloso", explicó. Para esa opción, dijo Ibarra, "se necesita mucho dinero" y "hoy por hoy no ha salido".

Hoy la plantilla del Sodre se divide casi a la mitad entre contratados y estables. La mayoría de los públicos están en cargos administrativos, en la sede central, en donde la cantidad de puestos bajó de 140 a 80 en una década, señaló.

En la tarde del lunes, el Consejo Directivo confirmó que la orquesta será dirigida por Diego Naser. El músico le propuso a las autoridades "aumentar la cantidad de funciones en el Auditorio, en el interior y que haya disponibilidad de músicos para la temporada de ballet", dijo Ibarra. De esta forma habrá una solución parcial a algunas de las críticas de los dos directores artísticos que plantearon su renuncia: Martín García (de la Orquesta) y Bocca (del Ballet).

El director del Ballet se reunió ayer con Ibarra, quien se había molestado por los dichos de Bocca vinculados a la lentitud en la toma de decisiones. Según explicó el presidente del Consejo Directivo, la charla fue "en buenos términos".

Búsqueda había informado que en 14 meses, 14 personas dejaron de trabajar en el Auditorio Nacional Adela Reta. Pero Ibarra explicó que cinco de esos casos fueron contratos rescindidos por malos desempeños, otros dos se fueron a trabajar a una empresa privada, uno viajó al exterior, otros dejaron por problemas personales (incluyendo la pérdida de un familiar) y hasta hubo un caso de denuncia por acoso laboral.

Sobre ello, el Consejo Directivo referirá en su comparecencia ante la Comisión de Cultura del Senado, el 18 de octubre, y ante la comisión en Diputados, dos días después.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)