La guerra recrudece

Siria al borde de un colapso

Turquía teme una ola de 600.000 refugiados por los ataques a devastada ciudad de Alepo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Miles de sirios huyen de su tierra, devastada por la guerra. Foto: Reuters

El avance de las tropas del gobierno sirio, que dejaba cada vez más sitiados a los rebeldes en Alepo, llevó a 30.000 personas a huir a la frontera con Turquía, que pidió ayuda a la OTAN para enfrentar la crisis migratoria. El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, y la canciller alemana Angela Merkel pidieron la ayuda de la OTAN para frenar el flujo de migrantes que sigue llegando a Europa, mientras alrededor de 30.000 refugiados sirios siguen bloqueados en la frontera con Turquía.

"Vamos a aprovechar el encuentro de los ministro de Defensa de la OTAN", el miércoles y jueves en Bruselas, "para hablar de las posibilidades y sobre en qué medida puede la OTAN ayudar a supervisar el mar, en apoyo al trabajo de Frontex y de los guardacostas turcos", declaró Merkel, de visita en Ankara.

Turquía y Alemania, que en 2015 recibió a más de un millón de refugiados principalmente sirios, afganos e iraquíes, han acordado "cooperar mejor", reiteró ayer el primer ministro Davutoglu.Turquía y la UE firmaron a fines de noviembre un "plan de acción" que prevé una ayuda europea de 3.000 millones de euros a las autoridades turcas, que a cambio deben controlar mejor sus fronteras y luchar contra los traficantes de personas.

Actualmente, cientos de refugiados se aventuran cada día desde las costas turcas para alcanzar las islas griegas del Egeo oriental y desde allí proseguir hacia Europa central y del norte.

La travesía es sumamente peligrosa, y este lunes, al menos 27 personas, entre ellas 11 niños, murieron en un nuevo naufragio frente a las costas turcas, indicó la agencia Dogan.

Según datos publicados por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), unos 68.000 migrantes lograron entrar en Grecia desde Turquía en lo que va de este año.

Por su lado, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha dado cuenta de 284 muertos en esa ruta desde el 1 de enero. En este contexto, la presión de la UE a Turquía para que abra sus puertas a los desplazados de Alepo ha irritado a los dirigentes turcos.

Turquía se irrita.

"Ustedes le piden a Turquía que contenga el flujo de refugiados hacia sus países, y ahora nos piden que abramos de par en par nuestras fronteras a los refugiados. ¿Nos toman por idiotas?", dijo indignado este lunes el vice primer ministro turco, Yalçin Akdogan.

Una semana después de iniciarse una ofensiva del régimen sirio en la provincia de Alepo, con apoyo aéreo ruso, unas 30.000 personas esperaban este lunes ante el puesto fronterizo turco de Öncüpinar, indicó Davutoglu.

El vice primer ministro turco, Numan Kurtulmus, dijo que su país teme que los combates en Alepo provoquen una nueva ola de hasta 600.000 desplazados, en un momento en que el país ya alberga a 2,7 millones de refugiados sirios. Los desplazados, en buena medida mujeres y niños, seguían esperando en la frontera en condiciones muy precarias.

"Tenemos hambre y frío. La gente duerme en la calle", contó Mohamad Rahma, de 15 años, que fue autorizado a entrar en Turquía tras resultar herido en los ojos durante un bombardeo ruso en la ciudad de Azaz.

"La situación es terrible. Lo están pasando mal con el frío", abundó un turco, Necati Yildiz, que tiene una hija bloqueada en Bab al Salama.

Ola gigante.

Turquía teme que los combates en Alepo provoquen una nueva ola de hasta 600.000 desplazados sirios hacia sus fronteras, afirmó por su parte el vice primer ministro turco, Numan Kurtulmus.

"La peor situación que podría darse en esta región a corto plazo sería una nueva ola de 600.000 refugiados en la frontera turca", declaró el portavoz del gobierno ante la prensa, tras un consejo de ministros.

"Como resultado de esta situación, se observa que 200.000 personas han sido obligadas a partir, de los cuales 65.000 hacia Turquía y 135.000 dentro de Siria", añadió Kurtulmus.

La tragedia vuelve al mar egeo con 27 muertos.

Al menos 27 personas, entre ellas 11 niños, murieron ahogados ayer en el mar Egeo, frente a la costa occidental de Turquía, en el naufragio de una embarcación que navegaba rumbo a las islas de Grecia. En un balance anterior, la agencia había mencionado 24 muertos. Los migrantes murieron cuando la embarcación sobrecargada en que navegaban rumbo a la isla de Lesbos naufragó frente a la localidad turca de Edremit. Cuatro personas pudieron ser salvadas por los guardacostas turcos, que seguían buscando sobrevivientes. Este drama coincide con una corta visita de trabajo a Turquía de la canciller alemana Angela Merkel, donde el tema migratorio fue central.

Merkel dura con Moscú.

La canciller alemana Angela Merkel criticó a Rusia ayer por sus bombardeos en Siria que han forzado a decenas de miles de civiles a huir, lo que sugiere que violaron una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU firmada por Moscú en diciembre. En declaraciones desde Ankara, Merkel dijo que estaba "consternada" e "impactada" por el sufrimiento en la ciudad Siria de Alepo, que atribuyó a Rusia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)