DISCUSIÓN DURA Y FRANCA

Los siete socios siguen juntos

Las potencias logran acuerdos en 37 puntos y EE.UU. discrepa por el cambio climático.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump cede y surge compromiso para mantener los mercados abiertos. Foto: Reuters

La amenaza de fractura que acechaba al G7 —las democracias que son potencias económicas, políticas y militares— en Taormina desde su inicio, quedó disipada con el consenso en temas clave como el comercio o las relacione con Rusia, aunque la división fue insalvable en torno al cambio climático por la indecisión de Washington. Lograron coincidencias en 37 temas que exponen en un largo comunicado y Estados Unidos mantiene las divergencias respecto del Acuerdo de París contra el calentamiento global.

El primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, señaló ya en la apertura de la cumbre que los debates "no iban a ser fáciles", consciente de las divergencias planteadas en temas como el comercio, la política migratoria o la protección del medioambiente por parte de Estados Unidos.

Sin embargo, tras dos días de sesiones e intensas negociaciones, el G7 logró redactar una declaración final en la que alcanzó un término medio sobre algunas de esas cuestiones, aún en revisión por la administración del presidente estadounidense Donald Trump.


Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Por ejemplo, pese a que Trump defiende una posición proclive al proteccionismo, el G7 ha logrado estipular sobre el papel un "compromiso a mantener sus mercados abiertos" aunque, al mismo tiempo, rechazando "prácticas comerciales injustas".

Gentiloni defendió, en rueda de prensa, que en el apartado de comercio, uno de los más arduos de la cumbre, "se ha hallado un punto de equilibrio que no estaba descontado".

También en materia de inmigración, central para Italia, se logró un punto satisfactorio para todas las partes con la conjunción de la defensa de los Derechos Humanos y el reconocimiento del "derecho soberano" de cada Estado a defender sus fronteras.

Todo esto, según apunta el texto aprobado, considerando "la distinción entre inmigrantes y refugiados".

Así se unió a socios con posturas diametralmente opuestas, como Italia, Canadá o Alemania abiertas a la acogida y otros más reticentes a aceptar la inmigración, como Japón, Reino Unido o Estados Unidos.

Cierta indecisión también fue perceptible en la relación del G7 con Rusia, país que pertenecía a este grupo hasta el estallido del conflicto ucraniano y la anexión de la península de Crimea en 2014.

Los líderes del G7 mantuvieron el tema abierto hasta la última sesión, pues primero debían estudiar si estaban preparados para adoptar nuevas sanciones contra Moscú en caso de que no implemente los Acuerdos de Minsk para pacificar el este ucraniano.

Sin embargo finalmente lo hicieron: "Estamos preparados para tomar mayores medidas restrictivas y aumentar los costos para Rusia si sus acciones así lo requieren", afirman en el texto acordado.

Insatisfactorio.

En todos estos temas las divergencias fueron superadas, algo que no ocurrió en relación con el Acuerdo de París sobre cambio climático, sobre el que Washington aún no ha aclarado su postura.

"Estados Unidos está en un proceso de revisión de sus políticas sobre cambio climático y sobre el Acuerdo de París. Por consiguiente no está en posición de alcanzar un consenso sobre estos temas", reconocieron en el texto.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, restó gravedad a la postura de Trump, durante una rueda de prensa y afirmó que, en cualquier caso, "ha habido un progreso" pues "hace unas semanas se creía que Estados Unidos abandonaría" el pacto climático.

Más tajante se mostró la canciller de Alemania, Angela Merkel que, en declaraciones a los medios germanos, pues no compareció en rueda de prensa, tildó de "muy insatisfactoria" la discusión del tema.

"¡Tomaré mi decisión final la semana que viene!"

Los líderes del Grupo de las Siete naciones más industrializadas del mundo (G7) realizaron un inusual reconocimiento al señalar que fracasaron en zanjar sus diferencias sobre el cambio climático y que Estados Unidos no se unió al resto de los países en su compromiso con el histórico Acuerdo de París.

"Estados Unidos está en proceso de revisión de sus políticas sobre cambio climático y sobre el Acuerdo de París y, por lo tanto, no está en posición de unirse al consenso sobre estos temas", indicó el comunicado final de la cumbre del G7. "Comprendiendo este proceso, los jefes de Estado y de Gobierno de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Reino Unido y los presidentes del Consejo Europeo y de la Comisión Europea reafirman su fuerte compromiso de implementar rápidamente el Acuerdo de París".

"¡Tomaré mi decisión final sobre el Acuerdo de París la semana que viene!", tuiteó Trump, confirmando que se negó a ceder a la presión de sus aliados.

El Acuerdo de París, del que tanto se habla por estos días, es el pacto mundial de lucha contra el calentamiento global firmado el 12 de diciembre de 2015 en la Cumbre del Clima celebrada en la capital de Francia. Lo acordaron 195 países y el objetivo que se persigue es que el aumento de la temperatura global a fines de este siglo se quede entre 2 y 1,5 grados centígrados respecto a los niveles preindustriales. Esa es la frontera fijada por los científicos, para que las consecuencias del calentamiento global no sean tan desastrosas. Los países firmantes del acuerdo se comprometieron a lograr ese objetivo mediante la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero. El acuerdo entró en vigor el 4 de noviembre de 2016 al haberse logrado al menos la ratificación de 55 países que aglutinan como mínimo el 55% de las emisiones mundiales. Fuentes: REUTERS Y EL PAÍS DE MADRID.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)