MARIANO RAJOY ASEGURA LA UNIDAD DE ESPAÑA

Secesionistas deciden resistir

Rajoy cesa al gobierno de Cataluña, asume control de la Policía y Parlamento, y convoca a elecciones en 6 meses.

El presidente de Cataluña (cuarto desde la izq.) junto al vice Oriol Junqueras lideran la secesión junto a grupos izquierdistas. Foto: AFP
Gobierno español prepara intervención de autonomía catalana

La crisis institucional provocada en España por los grupos que impulsan la secesión de Cataluña llegó ayer sábado a un nivel de máxima tensión cuando el gobierno nacional presidido por Mariano Rajoy aprobó convocar elecciones adelantadas en esa autonomía regional en un plazo de seis meses o "en cuanto se recupere la normalidad"; cesar al presidente de la Generalitat (gobierno catalán), Carles Puigdemont, al vicepresidente, Oriol Junqueras, y a todos sus consejeros; que la administración catalana actúe bajo las directrices de los distintos ministerios; y dar capacidad de veto al Ejecutivo central frente a cualquier iniciativa aprobada en el Parlament catalán, que seguirá abierto pero no podrá proponer candidato a la presidencia.

Pero, el enfrentamiento crece porque Puigdemont anunció anoche que las fuerzas secesionistas resistirán las decisiones del gobierno de España, y convocó al Parlament, para discutir la crisis.

La intervención de las competencias concretas del Govern al amparo del artículo 155 de la Constitución debe ser aprobada ahora por mayoría absoluta en el Senado, que previsiblemente validará el plan gubernamental en un pleno extraordinario que se celebrará el próximo viernes, debido a que el Partido Popular (gobierno), cuenta con el apoyo del Partido Socialista Obrero Español y Ciudadanos.

Rajoy aseguró que plantea las medidas para restaurar la legalidad; mantener el bienestar social y asegurar los derechos y las libertades de todos los catalanes. Subrayó que "no se suspende la autonomía de Cataluña, sino se cesa a las personas que la han puesto en riesgo".

Las medidas que decidieron Rajoy y sus ministros son estas:

1

Cesan al Gobierno.

Rajoy pide al Senado el cese de la totalidad del gobierno regional catalán. Sus funciones quedarán en manos de "los órganos o autoridades que cree a tal efecto o designe el gobierno de la nación". Rajoy dijo que la idea inicial es que los ministerios de su gobierno asuman dichas funciones "el tiempo que dure esta situación excepcional". También pide potestad para disolver el Parlament catalán y convocar a elecciones "en el plazo máximo de seis meses desde la aprobación por el Senado". Actualmente esa competencia es de Puigdemont.

2

Control de la Policía

Cataluña tiene su propia fuerza policial, los Mossos dEsquadra, que dependen del gobierno regional. El gobierno de España pide ahora "dictar instrucciones directas y de obligado cumplimiento" a los 16.000 funcionarios de los Mossos. Incluso, "en el caso de que sea necesario, los miembros de la policía catalana "serán sustituidos por efectivos de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado", esto es, la Policía Nacional y la Guardia Civil.

3

Competencia financiera

En septiembre, el gobierno nacional intervino las cuentas de la Generalitat, para intentar en vano impedir el referéndum del 1° de octubre. La medida sigue vigente. Ahora, pide autoridad para ejercer las competencias financieras, presupuestales y fiscales, y asegurarse así de que ni un solo euro de los impuestos locales o los fondos enviados desde Madrid sea desviado a la financiación del proyecto independentista.

4

 Control digital

Rajoy también pide asumir "las funciones de la Generalitat relativas a las telecomunicaciones y a los servicios digitales". Esto implica el control del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, el órgano que coordina y planifica los sistemas de servicios informáticos. Del lado de los medios de comunicación, la televisión y radio públicas (TV3 y Catalunya Ràdio) quedan bajo el control del gobierno de España. Puede disponer ceses y nombramientos e influir en su contenido.

5

Parlamento

Pide poner bajo su completa tutela la actividad del Parlament catalán, donde los independentistas tienen una mayoría de 72 bancas sobre un total de 135. A comienzos de septiembre, estos legisladores aprobaron la ley que permitió el caótico referéndum del 1° de octubre. El pedido de Rajoy al Senado establece que la cámara catalana "no podrá tramitar iniciativas que resulten contrarias a las presentes medidas". Para segurarse ese extremo, el gobierno nacional designará una autoridad que, de manera sistemática, tendrá 30 días para dictaminar si un texto en trámite es conforme o no a las medidas de intervención de la autonomía regional. Igualmente, una vez cesado Puigdemont, el Parlament no podrá celebrar ningún debate ni votación de investidura de un sucesor al cargo.

España vivirá semana de alta tensión institucional.

España vive una semana de máxima tensión institucional y política, mientras el Senado procesa y aprueba las medidas de intervención en Cataluña que pidó el gobierno nacional presidido por Mariano Rajoy, y se espera la reunión del Parlament catalán que decidirá cómo responderán las fuerzas secesionistas.

El gobierno tiene asegurados al menos 211 votos de los 266 miembros del Senado para aprobar las medidas.

La comisión del Senado pedirá a Carles Puigdemont, que presente, el martes, las alegaciones que vea oportunas. Tiene hasta el jueves 26 para responder y puede hacerlo en persona, enviando a un representante o mediante un documento. La comisión debatirá todo el tema y lo pasará al plenario del Senado, que se reunirá el viernes 27 para aprobarlo. El sábado 28 entran en vigor las medidas.

Puigdemont tiene pronta decisión de separación.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, lo tiene todo a punto para proceder a una declaración formal de independencia como respuesta a la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Acorralado por una medida que lo apartará del cargo tanto a él como a sus 13 consejeros, pidió la celebración de un pleno en el Parlament, en principio para "debatir y decidir" sobre el alcance de la intervención de la Generalitat. El líder catalán no especificó anoche en su declaración institucional si el pleno incluirá la declaración de independencia. "Las instituciones catalanas y el pueblo de Cataluña no podemos aceptar este ataque", afirmó Puigdemont, en un discurso que incluyó partes en castellano e inglés. Habló después de participar de una manifestación de las fuerzas secesionistas en Barcelona. Agregó que "el gobierno español, con el apoyo del Partido Socialista y de Ciudadanos, ha lanzado el peor ataque a las instituciones y el pueblo de Cataluña desde los decretos del dictador militar Francisco Franco aboliendo la Generalitat". En el fragmento en español, indicó que "es un ataque a la democracia que abre la puerta a otros abusos de la misma índole en otros lugares, no solo en Cataluña".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)