El kirchnerismo impulsó las primarias, pero no habrá otra precandidatura

Scioli sin competidor en la interna probará sus fuerzas

La incógnita sobre si Daniel Scioli sería el candidato de la presidente Cristina Fernández de Kirchner se develó recién a finales de junio pasado, previo al cierre de listas de cara a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), cuando el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, bajó su candidatura y el secretario de Legal y Técnica de Presidencia, y mano derecha de la mandataria argentina, Carlos Zannini, aceptó el ofrecimiento que le hizo el actual gobernador de la provincia de Buenos Aires.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La presidenta colocó en la fórmula a su hombre de mayor confianza, Carlos Zannini. Foto: casarosada.gob.ar

Agotada la posibilidad de una re-reelección, el desafío de la presidente se centró en quien sería su candidato a presidente dado que no logró establecer un heredero fuerte que continúe el "modelo kirchnerista" sin un Kirchner.

Miembro del entorno íntimo del precandidato oficialista, José "Pepe" Scioli, hermano de Daniel, coordinador de la Fundación del Desarrollo Argentino (DAR) e integrante del equipo de campaña, señaló a El País que de cara a las primarias lo ve "más sereno que nunca", ya que tras casi dos décadas de trayectoria en diferentes cargos políticos "llega a esta elección con una madurez personal y política perfecta".

Los ejes de gobierno, dijo, serán "la producción potenciada por la ciencia y la tecnología, salir a buscar inversiones en el mundo para la Argentina, la defensa del trabajo argentino y la integración latinoamericana". "Siempre hay cosas para mejorar y corregir y Daniel es un hombre moderado, previsible, un hombre de Estado, y ser el presidente de un país significa una estabilidad emocional, saber que no siempre corre viento bueno y que hay que mantener la tranquilidad", consideró.

Contradicciones.

Uno de los aspectos más criticados desde la oposición es que el kirchnerismo que fue quien impulsó la reforma electoral por la que existen las primarias, las evitó.

"Hay una unión de ideas sobre el rumbo que tiene que tomar el país y nadie del espacio del FPV y del peronismo puede dudar de lo que se ha avanzado en los últimos 12 años. La presidenta está dando sobradas muestras de un acompañamiento, sin mezquindad política y ha legado en Daniel la responsabilidad de conducir los destinos del país. Y todos los del FPV, el peronismo, el sector gremial, el del conocimiento y el de la producción están acompañando a Scioli", explicó "Pepe" Scioli.

"Lo que queda ahora es continuar las políticas que han generado muchas oportunidades y conquistas sociales", señaló. El hermano del candidato dijo vivir una "oportunidad extraordinaria", ya que tendrá lugar un traspaso "con una Argentina ordenada social y económicamente y desendeudada".

Continuidad.

Con la fórmula Scioli-Zannini quedó resuelta la interna del FPV y a su vez se abrió la visión de que de esa forma Scioli quedaría "condicionado" por la actual mandataria argentina durante un eventual mandato. Tal como fue su reacción durante los momentos de tensión con Cristina durante las diferentes entrevistas que concedió a medios argentinos, Daniel Scioli se mantuvo cauto y dijo que a su vice Carlos Zannini lo eligieron "de mutuo acuerdo con la presidenta". De hecho, así como la figura de Scioli genera en parte de la militancia kirchnerista un dejo amargo, por el otro lado Zannini abrió el camino a polémicas expresiones de rechazo.

"Si Zannini es vicepresidente yo me voy de la Argentina. Me cruzo a Uruguay", afirmó Mirtha Legrand en la propia cara del precandidato oficialista. O la fuerte acusación de la precandidata de Cambiemos Elisa Carrió que apuntó que Cristina y Scioli "se odian y cuando sea necesario a él lo van a matar, para que el próximo presidente sea Carlos Zannini".

"No hay ningún tipo de condicionamiento sino un total y absoluto acompañamiento de la presidenta y de quienes la acompañan, somos todos parte de un mismo espacio, puedo dar la plena certeza de que están todos encolumnados y focalizados en ir a una elección con la certeza y la confianza de haber llevado adelante 12 años de una profunda transformación en la Argentina".

¿Cuál será el rol de Cristina Fernández cuando deje el mandato? Es la pregunta que muchos se hacen en este momento. "Tenemos que empezar a respetar a nuestros expresidentes y la presidenta tiene que ser una persona de consulta porque es una dirigente política de una estatura como desde hacía muchos años no se veía en la Argentina; ha ocupado un asiento en el G20 y transitado el mundo dando duras batallas".

SABER MÁS

Scioli y Uruguay, una sintonía mayor.


Daniel Scioli viajó a Uruguay y estuvo tras bambalinas en el momento del triunfo de Tabaré Vázquez en las elecciones de 2014. Una cercanía que quedó manifiesta a pesar de que durante la primera presidencia de Vázquez y en los momentos más complejos del conflicto binacional por las plantas de celulosa, el actual gobernador bonaerense era vicepresidente de Néstor Kirchner.

"Con Uruguay somos países hermanos, las circunstancias de la vida política e institucional nos llevó a tener algunos chisporroteos que, como en todas las relaciones, hasta en las humanas, tienen sus momentos buenos y sus momentos malos; y Daniel es un convencido de la unión latinoamericana y que a través de potenciar nuestras economías, sectores del conocimiento y todo lo que nos vincula con siglos de caminar juntos, no podemos volver para atrás sino que tenemos que profundizar la unión", dijo su hermano, José "Pepe" Scioli a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)