Sube la tensión en Venezuela

Salida de Maduro "calienta" las calles

Oposición llama a manifestaciones pacíficas mientras se discute cómo acortar el mandato.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Asamblea Nacional de Venezuela. Foto: EFE

La oposición en Venezuela llamó a la ciudadanía a "calentar las calles", a través de protestas pacíficas, mientras define alguna alternativa constitucional que permita adelantar el fin del Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Así lo resumió en una asamblea popular celebrada en Caracas el diputado Freddy Guevara, quien comanda interinamente el partido Voluntad Popular (VP) cuyo líder, Leopoldo López, cumple una condena de casi 14 años de cárcel acusado de iniciar hace dos años una oleada antigubernamental que en cuatro meses dejó 43 muertos. "Calentar la calle es un derecho constitucional; la protesta es un derecho constitucional si es pacífica. La violencia legitima al opresor por lo que la lucha de la resistencia no violenta será el mecanismo" para reemplazar a Maduro "lo antes posible", declaró a los periodistas en una asamblea popular.

El VP forma parte de la treintena de partidos que aglutina la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que acordó que antes de mitad de este año dejará definida la "vía constitucional, pacífica, democrática y electoral" que permitirá adelantar el fin de la era de Maduro, elegido en 2013 para el período que va hasta 2019. Una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que mantuvo en vigor esta semana un decreto de emergencia económica del Ejecutivo que había sido previamente rechazado por el Legislativo, bajo control opositor tras los comicios parlamentarios de diciembre pasado, apuró esa definición y esta será anunciada "en los próximos días", aseguró Guevara.

"Si antes algunos pensaron que el lapso de seis meses que nos habíamos dado (a partir del pasado enero) para buscar una solución democrática, constitucional, pacífica y electoral (...) resultaba casi que apremiante, hoy nadie duda que ese lapso de seis meses es demasiado largo", dijo el presidente del Legislativo, Henry Ramos Allup.

"Los tiempos se acortaron", complementó ayer Guevara tras reiterar que "la fórmula para salir de Maduro" requiere de una "movilización popular" activa que apuntale la labor de la mayoría legislativa.

El referendo revocatorio y la enmienda constitucional figuran entre las alternativas constitucionales para acortar el mandato de Maduro, así como su renuncia voluntaria.

Sobre esta opción, el presidente del parlamento dijo el viernes que "no es ningún secreto" que "hay un movimiento cada vez más fuerte y creciente" dentro del propio Gobierno de "factores muy influyentes" que le han pedido a Maduro "que renuncie". Cada una de estas alternativas constitucionales "tiene ventajas y desventajas" y por eso la MUD aún no se ha decantado por alguna de ellas, aunque ya está a las puertas de hacerlo, sostuvo Guevara.

Maduro y otras autoridades gubernamentales han advertido que solo la vía del referendo revocatorio no será considerada como un golpe de Estado.

"Nuestra lucha es muy clara, a cara destapada. Es Maduro quien tiene que estar alerta por conspiradores ocultos que tiene dentro de su Gobierno y que le están calentando la cabeza a muchos militares para que le den un golpe de Estado, como lo dijo ayer el presidente de" la Asamblea Nacional, manifestó Guevara. Ramos Allup acusó a Maduro de estar "haciendo lo posible para que le den un golpe" de Estado porque sería "la única justificación histórica" que tendría "después de este fracaso monumental al cabo de 17 años" de la llamada "revolución bolivariana", iniciada por el fallecido Hugo Chávez.

"Santa palabra", según Maduro.

"Ha hablado el TSJ, santa palabra, debe ser acatada por todos los sectores de la vida nacional", dijo Nicolás Maduro, quien asegura que el decreto —por 60 días prorrogables— es necesario para enfrentar la "guerra económica" que atribuye a empresarios de derecha que -dice- buscan derrocarlo. La emergencia permite al gobierno disponer de bienes y recursos.

INESTABILIDAD EN CIERNES.

Maduro convocó a seguidores.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, llamó la noche del viernes a enfrentar lo que denunció como "amenazas" de la oposición, luego de que el presidente del parlamento, Henry Ramos Allup, pidiera acelerar la definición de una vía para sacarlo del poder. "Llamo al pueblo de Venezuela a no subestimar las amenazas que ha hecho hoy Henry Ramos Allup contra la paz y la estabilidad de la República", dijo Maduro en un encuentro en Caracas con simpatizantes.

"A prepararse para responderle a Ramos Allup y las amenazas que ha emitido hoy contra el país, contra la Constitución, las instituciones y contra el pueblo", afirmó el presidente venezolano. El parlamentario hizo el llamado al rechazar un fallo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que anuló la decisión de la Asamblea de negar un decreto de emergencia económica dictado por Maduro. Maduro resaltó la decisión del TSJ que dejó en vigencia el decreto y anunció que lo va a "usar plenamente" para combatir las "mafias" que, según dijo, llevan a cabo una guerra económica para generar desabastecimiento y descontento popular.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)