Fed de EE.UU. advierte que las consecuencias afectarán a la economía mundial

La salida del euro de Grecia es un hecho para todos

El Banco Central griego advirtió ayer que Grecia podría salir de la zona euro si no hay acuerdo con los acreedores, mientras el primer ministro Alexis Tsipras se mantenía inflexible en vísperas de un Eurogrupo dedicado a la crisis con Atenas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Presionado por sus propias promesas electorales, Alexis Tsipras llega a la ruptura. Foto: Reuters

"La incapacidad de llegar a un acuerdo supondría el inicio de un doloroso camino que llevaría a un impago de la deuda de Grecia (default) y luego a una salida del país de la zona euro y, muy probablemente, de la Unión Europea (UE)", escribe el Banco Central en su informe anual sobre la economía del país, publicado el miércoles.

Por su parte, el ministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis declaró en París que no cree que haya un acuerdo sobre la deuda de su país en la reunión de hoy del Eurogrupo.

Tras un encuentro con el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, sobre la posibilidad de un acuerdo, Varoufakis respondió: "No lo creo". "Ahora son los dirigentes políticos quienes deben llegar a un acuerdo", añadió.

Asimismo, la presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Janet Yellen, advirtió ayer que la economía mundial podría sufrir perturbaciones importantes si Grecia y sus acreedores no alcanzan un acuerdo.

"Esta es una situación muy complicada. En caso de que no haya un acuerdo veo el potencial de que haya alteraciones que podrían afectar las perspectivas económicas europeas y los mercados financieros globales", advirtió Yellen.

Desde hace varias semanas Atenas negocia con sus acreedores (UE, FMI y Banco Central Europeo) la aplicación de una serie de reformas económicas a cambio de la entrega de un nuevo tramo de préstamos de 7.200 millones de euros, vital para el país, ya casi sin liquidez.

Pero la incomprensión entre ambas partes parece haber crecido en los últimos días. Atenas y sus socios europeos vuelven a reunirse el jueves en Luxemburgo en el cónclave de los ministros de Finanzas de la zona euro.

No hay mucho optimismo. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, confió a parlamentarios de su país que tiene pocas esperanzas de lograr un acuerdo con Grecia en esta reunión.

Además, Tsipras estará hoy en Rusia en un foro económico en San Petersburgo, ignorando así un llamado de Estados Unidos, el martes por la noche, de que tomara una "iniciativa seria" para salir del callejón sin salida.

El primer ministro heleno mantuvo en cambio este miércoles un discurso duro e inflexible. "Si Europa insiste en esta incomprensible fijación" de pedir una reducción de las pensiones griegas, "tendrá que asumir el precio de las consecuencias, que no beneficiarán a nadie" en el continente, aseguró.

El mismo día Tsipras habló por primera vez con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en lo que va de esta semana.

Sin embargo, un acuerdo es indispensable para que Grecia pueda recibir de sus acreedores ese último tramo de 7.200 millones de euros correspondientes al plan de rescate internacional de 2012. Grecia no tiene ahora liquidez suficiente para pagar este mes, al mismo tiempo, salarios y pensiones y los 1.600 millones de euros debidos al FMI que llegan a vencimiento el 30 de junio.

Para evitar un fracaso, en su informe el Banco Central griego hace un llamado a ambas partes a ser flexibles. Por un lado, invita al Gobierno griego a reconocer que la reducción de los objetivos de superávit primario (del 3% al 1%) aceptada por la UE y el FMI, le da "el tiempo necesario para su ajuste presupuestario y algunos grados de libertad suplementaria en la conducción de la política presupuestaria". Por otro lado, insta a los acreedores a "reafirmar y formular en términos más precisos su voluntad" de conceder a Grecia una reducción de su deuda pública "como se previó inicialmente en 2012".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)