La vida diaria en dificultades

Salarios y consumo colapsan

A lo largo de Rusia, la crisis ha suscitado el colapso del consumo. Los viajes al exterior disminuyeron casi un quinto desde el año pasado y las ventas de autos cero kilómetro bajaron 36% en el primer semestre de este año.

La producción de vagones de ferrocarril cayó un tercio, en el mismo periodo, debido a que hay menos bienes disponibles para ser transportados, dijo Natalia Zubarevich, una investigadores de la Alta Escuela de Economía. Otra muestra de las dificultades económicas es que la morosidad en el endeudamiento de los hogares aumentó 43% desde julio de 2014, de acuerdo con la información del Banco Central.

"El costo de la crisis es sobrellevado por todos, y se ha extendido como manteca en el pan", dijo Vladimir Gimelson, director del Centro de Estudios del Mercado Laboral en el Alta Escuela de Economía.

En la ciudad de Ramenskoye, la crisis se parece a una colisión de autos en cámara lenta. Irina Safonova, la propietaria del comercio de pasteles, comenzó a notar la declinación del negocio hace varios meses, al llegar menos visitantes a Ramenskoye y advertir que ya no gastaban libremente.

Hay otro ejemplo que ilustra sobre el cambio de situación. En el supermercado Kopeika, redujeron los salarios de los empleados.

Los precios comenzaron a subir. El café instantáneo pasó del equivalente a US$ 3,35 a US$ 5,96. Uno de los rubros que desconcertó al público al aumentar los precio son los hongos. Safanova preguntó: "¿Por qué aumentan? Crecen aquí, cerca de Moscú y no en otra zona de Europa".

Relató que en pocos meses, las ventas de su comercio de pasteles cayeron casi a la mitad y tuvo que despedir a ocho empleados. Ahora, ella trabaja jornadas de 18 horas para compensar. Tuvo que dejar la cocina grande que usaba y ahora hace masa solo cinco veces por día en lugar de diez veces.

Alexandra Vasilieva, la cajera de la pastelería, quien es oriunda de la provincia de Smolensk, en el oeste de Rusia, dijo que allí los salarios son muy bajos y no permiten vivir. Su salario en la pastelería también pierde valor, habiendo pasado del equivalente a US$ 416 en mayo a US$ 305 en la actualidad.

A medida que los negocios sufren la crisis a lo largo del país, la ciudad de Moscú es una excepción y se mantiene como un faro económico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)