INVESTIGACIÓN SOBRE INJERENCIA RUSA

Rusiagate: el secretario de Justicia en la cuerda floja

Jeff Sessions quedó entre el cese y la renuncia; Trump dijo que su gestión ha sido “muy débil”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump busca sacar a su familia del foco de la investigación por la trama rusa. Foto: Reuters

El escándalo por la trama rusa está por causar una nueva baja en el gobierno de Donald Trump. Nada menos que el secretario de Justicia y fiscal general, Jeff Sessions, está con un pie y medio fuera del equipo de Trump.

El presidente le reprocha haberse recusado de participar en la investigación federal para determinar si hubo colusión entre su equipo de campaña y Rusia para interferir en las elecciones presidenciales de 2016, y por no haber ido hasta el fondo en el caso de los correos electrónicos de la candidata demócrata Hillary Clinton.

"El fiscal general Jeff Sessions ha tomado una posición MUY débil en los crímenes de Hillary Clinton (dónde están los correos electrónicos y servidores) y las filtraciones!", tuiteó Trump.

La Casa Blanca anticipó luego que el futuro de Sessions está sobre la mesa. "Llegaremos pronto a una decisión", dijo el nuevo director de comunicaciones, Anthony Scaramucci.

"Sessions está atascado en su posición. Si se retira, da una imagen de debilidad. Si se queda, parece un simple caniche del presidente Trump. No hay victoria posible para Sessions", dijo Steffen Schmidt, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad estatal de Iowa.

En tanto, Michael Cornfield, profesor de la Universidad de George Washington, cree que Trump esconde un deseo de apartar a su familia del foco de la investigación, especialmente a su primogénito y a su yerno, que han copado titulares en los últimos días. "Trump quiere echar la culpa de la investigación rusa fuera de su familia y Sessions es el objetivo más cercano", dijo Cornfield.

En Estados Unidos, los presidentes normalmente tratan de no ser vistos como influyendo en las investigaciones, lo cual vuelve aún más extraordinarios los ataques de Trump a Sessions.

"Injusto".

Trump ha expresado un creciente enojo con Sessions al acelerarse las investigaciones sobre la injerencia rusa.

Sessions se recusó de intervenir por su papel en la campaña de Trump y porque durante sus audiencias de confirmación no pudo explicarle al Senado sobre sus contactos con el embajador ruso en Washington.

Trump dijo que nunca habría nombrado a Sessions si hubiera sabido que se recusaría. "Es extremadamente injusto, y eso es una palabra leve, para el presidente", dijo Trump al New York Times la semana pasada.

Ayer martes, una asesora directa del presidente, Kellyanne Conway, dijo que la recusación de Sessions había abierto la puerta a lo que Trump ve como una "cacería de brujas".

"Jared lo hizo muy bien".

El hijo mayor de Trump, su yerno y sus principales asistentes se han visto involucrados en la investigación dirigida por el fiscal independiente Robert Mueller.

Jared Kushner, yerno del presidente y asesor de la Casa Blanca, fue interrogado el lunes por una comisión del Senado sobre los vínculos con el entonces embajador ruso Sergei Kislyak, un financiero ruso y abogado ruso que ofreció información sobre Hillary Clinton.

"Jared Kushner lo hizo muy bien ayer al demostrar que no estaba en connivencia con los rusos. Cacería de brujas. El próximo, Barron Trump, de 11 años!", tuiteó Trump, en alusión a su hijo menor.

El Senado de Estados Unidos emitió una citación para forzar a que Paul Manafort, el exjefe de campaña de Trump, comparezca hoy miércoles en una audiencia.

¿Otro "gate"?

Según el Washington Post, el equipo de Trump busca deshacerse de Sessions en el marco de una estrategia para despedir a Mueller, el exdirector del FBI encargado de la investigación sobre la trama rusa.

Pero la expulsión de Sessions provocaría un auténtico terremoto en Washington, pues con toda probabilidad legisladores demócratas y republicanos alzarían sus voces contra Trump y celebrarían audiencias para aclarar los motivos del despido, como ocurrió con el exdirector del FBI James Comey, sorpresivamente cesado el 9 de mayo.

En tanto, si Trump se atreve a despedir a Mueller, podría desencadenarse una crisis similar a la que provocó el presidente Richard Nixon (1969-1974) cuando en la llamada "Masacre del sábado a la noche" destituyó al fiscal encargado de investigar el escándalo "Watergate".

En esa noche del sábado 20 de octubre de 1973, el entonces secretario de Justicia, Elliot Richardson, y su segundo al mando, William Ruckelshaus, se negaron a ejecutar la orden y dimitieron, lo que desató una ola de indignación contra Nixon y aceleró su salida del poder.

La última fiscal general en ser despedida fue Sally Yates, a quien Trump echó después de que se rebelara contra el veto a refugiados y nacionales de seis países de mayoría musulmana cuando ocupaba el puesto de manera interina.

Giuliani y Cruz, candidatos.

El sitio web Axios informó que el presidente Donald Trump estaba evaluando sustituir al fiscal general Jeff Sessions por otro aliado de la primera hora: el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani. Pero Giuliani rechazó esos trascendidos y dijo que Sessions había hecho bien en retirarse de la investigación sobre la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales, informó CNN. Entre los nombres que suenan para sustituir a Sessions aparece también el del senador republicano Ted Cruz, derrotado por Trump en las primarias.

TRES QUE YA BAJÓ DONALD TRUMP

Michael Flynn - Exconsejero de Seguridad

Interrogado por el FBI, negó haber hablado con el embajador ruso Sergei Kislyak sobre las sanciones de EE.UU. a Rusia. Su versión contradice las grabaciones de los servicios de contraespionaje de EE.UU.

James Comey - Exdirector del FBI

Denunció presiones del presidente Donald Trump para que abandonara una investigación sobre Michael Flynn, el exconsejero en Seguridad. Trump lo cesó en medio de la investigación sobre la trama rusa.

Sean Spicer - Vocero de la Casa Blanca

Renunció la semana pasada por la designación de Anthony Scaramucci como nuevo director de comunicaciones del presidente Donald Trump. También se fue Mark Corallo, del equipo de abogados de Trump.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)