REPERCUSIÓN INESPERADA

Rusia se siente agredida por el festival de música

Denunció guerra de desprestigio al ganar cantante ucraniana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La cantante de Ucrania, Jamala festeja al triunfar en Eurovisión. Foto: EFE

El festival de Eurovisión es un espectáculo fastuoso, y en su mayoría de música pop olvidable, aunque la edición de este año dejó a Rusia furiosa, culpando a la política y, por supuesto, a Estados Unidos, después que Ucrania, de manera inesperada, relegó a un cantante ruso que era señalado como el favorito.

Poco después de que se anunció el resultado, hace ocho días, en Estocolmo, la habitual maquinaria de propaganda del Kremlin hizo escuchar su voz, a través de los principales noticieros de la televisión, de varios miembros del Parlamento y hasta del Ministerio de Relaciones Exteriores, para enchastrar al concurso.

Yelena Drapenko, una actriz convertida en legisladora, resumió el sentimiento general de su país al atribuir la derrota a lo que llamó "la guerra de la información" que busca denigrar a Rusia en todos los frentes. "En parte, este es el resultado de la guerra de propaganda e información que se libra contra Rusia", dijo, según la agencia noticiosa Tass. "Estamos hablando de la demonización general de Rusia, sobre cómo todo es malo aquí, cómo nuestros atletas se drogan, nuestros aviones violan el espacio aéreo, y todo así".

En realidad, las quejas de Rusia comenzaron antes de la final del concurso, ya que algunas autoridades sostuvieron que la eventual ganadora, de Ucrania y de origen tártaro de Crimea, violó las normas del festival contrarias al contenido político de las canciones. El tema que ella interpretó, titulado 1944, describe la deportación de los tártaron de Crimea bajo Josef Stalin.

Pero, muchos observadores consideraron que el problema básico de Rusia fue que antes del espectáculo, su estrella pop Sergey Lazarev, era el favorito para ganar, pero el premio fue para la ucraniana Susana Jamaladinova, conocida por el nombre artístico de Jamala.

Por cierto, el tema musical fue interpretado por muchos como un comentario por elevación contra la anexión de Crimea por parte de Rusia, en 2014, sin mencionar que la mayoría de los ucranianos étnicos y los tártaros sienten desagrado por todo lo que sea ruso. Rusia anexó Crimea porque históricamente ha sido la base de operaciones histórica de su Armada en el Mar Negro.

Jamaladinova argumentó que la canción está dedicada a su abuela, quien estuvo entre los deportados. Pero, apareció subyacente la acusación a Rusia de discriminar a la minoría tártara de nuevo en 2014.

Rusia siempre ha querido tener un participante ganador en el festival de Eurovisión y este año Lazarev tenía todas las apuestas a su favor. Ganó el voto popular, pero salió quinto en la decisión del jurado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)