VIDEO

Rusia frena la línea dura de EE.UU. con Corea del Norte

Putin dijo que sería una “catástrofe planetaria” aprobar más sanciones.

Rusia de ha convertido en el único freno a la línea dura de Estados Unidos con Corea del Norte. El presidente Vladimir Putin advirtió ayer martes que la "histeria militar" en torno a Corea del Norte puede conducir a una "catástrofe planetaria" y tachó de "inútil e ineficaz" el recurso a nuevas sanciones contra el régimen de Kim Jong-Un.

Esta posición augura otro enfrentamiento de Moscú con Washington, que el lunes abogó por sanciones lo "más fuertes posible" de la ONU tras el sexto ensayo nuclear de Corea del Norte, el domingo, cuando lanzó una bomba H (de hidrógeno) que provocó un fuerte sismo en zonas de Asia.

Putin, que participa en China en la cumbre anual del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China, y Sudáfrica), dijo que "Rusia condena estos ejercicios" de Corea del Norte, "pero el recurso a sanciones de cualquier tipo en este caso es inútil e ineficaz".

"Una histeria militar no tiene ningún sentido (...) Todo esto puede conducir a una catástrofe planetaria, y a un gran número de víctimas", advirtió el presidente ruso. Los norcoreanos "no van a renunciar a su programa (nuclear) si no se sienten en seguridad. Por tanto hay que intentar abrir un diálogo entre las partes interesadas", planteó Putin.

Tras el sexto ensayo nuclear del régimen de Kim Jong-Un, el más potente hasta ahora, Estados Unidos, sus aliados europeos y Japón anunciaron el lunes que están negociando nuevas sanciones de la ONU contra Corea del Norte.

Japón revisó al alza su estimación de la potencia de la bomba de hidrógeno probada el domingo por Corea del Norte, que según Tokio habría sido de 120 kilotones, ocho veces más poderosa que la lanzada por Estados Unidos sobre Hiroshima en 1945.

Londres agregó más apoyo ayer martes a la postura dura pidiendo al Consejo de Seguridad de la ONU "una nueva resolución lo antes posible, imponiendo nuevas sanciones y mostrando la unidad y determinación de la comunidad internacional", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson.

Pero Rusia parece plegarse a la posición de China —ambos con derecho de veto en el Consejo de Seguridad— favoreciendo una "solución pacífica" de la crisis.

Si no puede ver la gráfica haga click aquí.

El pasado domingo Putin mantuvo un encuentro privado con el presidente chino, Xi Jinping, con quien acordó coordinarse para "lidiar con la nueva situación".

Ambos coincidieron en la necesidad de "seguir con el objetivo de una península de Corea desnuclearizada", según la agencia oficial de noticias china Xinhua.

Por su lado, el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, insistió sobre el punto en conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Rex Tillerson.

Pero si bien Tillerson parecía abrir la puerta a un futuro diálogo en las últimas semanas, el presidente Donald Trump considera ahora que "cualquier discurso de apaciguamiento ya no funciona" con Corea del Norte.

Como respuesta al ensayo nuclear del domingo, Corea del Sur inició desde el lunes maniobras terrestres con fuego real. La marina surcoreana hizo lo mismo ayer martes, con la esperanza de disuadir a su enemigo del norte de cualquier provocación en el mar.

Un nuevo paquete de sanciones presentado por Washington —el octavo— será negociado en los próximos días antes de ser votado en el Consejo de Seguridad el 11 de septiembre, anunció en Nueva York la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley. La funcionaria acusó el lunes al líder norcoreano, Kim Jong Un, de estar "suplicando por una guerra".

Sin embargo, el embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, afirmó ayer martes que la iniciativa de Washington para que el Consejo de Seguridad vote nuevas sanciones es "un poco prematuro". Rusia es un miembro permanente con poder de veto.

La unidad del Consejo de Seguridad es "absolutamente crucial", advirtió también ayer martes el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ante las divergencias que denotan las principales potencias, llamando a los miembros permanentes (China, EEUU, Francia, Reino Unido y Rusia) a "ponerse de acuerdo juntos sobre una sola estrategia a negociar" con Corea del Norte.

China, que representó el 92% del comercio con Corea del Norte en 2016, dijo que participará en las discusiones del Consejo de Seguridad de una "manera responsable y constructiva".

A principios de agosto, las últimas resoluciones sancionando al régimen de Kim —cada vez más severas que las anteriores— fueron adoptadas unánimemente por los 15 miembros del Consejo de Seguridad. Uno de eso votos fue el de Uruguay, que integra el Consejo de Seguridad de la ONU hasta enero próximo.

Según fuentes diplomáticas, las nuevas medidas que se negocian esta semana podrían afectar el petróleo, el turismo, el reenvío a su país de los trabajadores norcoreanos en el exterior y a decisiones en el ámbito diplomático.

El presidente Putin y el primer ministro Xi en la cumbre de BRICS. Foto: AFP
El presidente Putin y el primer ministro Xi en la cumbre de BRICS. Foto: AFP

El régimen anuncia más "paquetes de regalo".

Mientras en la ONU se define qué hacer con Corea del Norte, un diplomático norcoreano de alto rango advirtió ayer martes que su país está dispuesto a enviar más "paquetes de regalo" a Estados Unidos. Han Tae Song, embajador ante la ONU en Ginebra, emitió estas declaraciones durante una Conferencia sobre Desarme. "Estoy orgulloso de decir que hace solo dos días, el 3 de septiembre, la RPDC realizó de forma exitosa un ensayo con una bomba de hidrógeno para un cohete balístico intercontinental según su plan para construir una fuerza nuclear estratégica", dijo Han. "Las recientes medidas de autodefensa de mi país, la RPDC, son un paquete de regalo dirigido a nadie más que a Estados Unidos", señaló. "Estados Unidos recibirá más paquetes de regalo de mi país", sostuvo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)