Tienen un alcance de 200 kilómetros, según informaron los rusos

Rusia anunció venta de misiles a Irán

Rusia anunció ayer que espera firmar la próxima semana el contrato de suministro a Irán de las baterías de misiles antiaéreos S-300, a lo que se oponen terminantemente tanto Estados Unidos como Israel.

"Tenemos grandes esperanzas de que las negociaciones concluyan de manera fructífera. Para ello se dan todas las condiciones, pero no voy a adelantar acontecimientos", expresó Zamir Kabúlov, alto funcionario de la Cancillería rusa, a medios locales.

Las negociaciones tendrán lugar durante la visita a Moscú del vicepresidente iraní, Sorena Sattari, quien asistirá al salón internacional aeroespacial MAKS-2015, que se celebra del 25 al 30 de agosto.

"Sería fantástico que los recibieran (los S-300), ya que se trata de un armamento exclusivamente defensivo que garantizará la seguridad, entre otras cosas, de las instalaciones nucleares que Rusia ayuda a construir en Irán", subrayó.

Kabúlov explicó que, además de Sattari, "la nutrida delegación iraní" que visitará la próxima semana Moscú incluirá a numerosos expertos en armamento, que serán los encargados de redactar el contrato.

Por la parte rusa, en las negociaciones participarán representantes del Ministerio de Defensa y también de Rosoboronexport, el monopolio de exportación de armamento de este país.

El presidente ruso, Vladímir Putin, levantó a mediados de abril el veto a la entrega de esos misiles durante la visita a Moscú del ministro de Defensa iraní, Huseín Dehgan, aduciendo que las sanciones de la ONU no abarcan esos equipos militares.

Los S-300, análogos a los Patriot norteamericanos, permitirán a Irán hacer frente a una posible invasión o ataque aéreo masivo israelí o estadounidense con cazas de la clase Stealth, helicópteros, bombarderos y misiles balísticos, según indicaron expertos.

Los israelíes temen que esas baterías, que tienen un alcance de hasta 200 kilómetros, permitan a Irán contar en breve con un invulnerable escudo antimisiles para defender sus infraestructuras vitales.

El contrato suscrito en 2007 para la venta de 40 baterías con cohetes tierra-aire fue suspendido de manera voluntaria por el Kremlin en 2010 tras las sanciones impuestas por la ONU contra la república islámica.

Tras levantar el veto, Putin aseguró que los S-300 "no amenazan a Israel". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)