MEDIO ORIENTE

Rusia acusó a Turquía de suministrar al ISIS recursos para hacer explosivos

La denuncia fue enviada al secretario general de las Naciones Unidas y recae en empresas turcas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vladimir Putin, primer ministro de Rusia. Foto: Reuters.

El gobierno ruso acusó a empresas turcas de suministrar al Estado Islámico los componentes necesarios para fabricar artefactos explosivos, utilizados para perpetrar atentados terroristas.

El embajador ruso en la ONU, Vitaly Churkin, envió una carta al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la cual sostiene que el análisis de los componentes químicos de explosivos recuperados en las áreas liberadas de Tikrit en Irak y Kobane en Siria, son reenviados por empresas turcas, revelaron fuentes diplomáticas.

Tales componentes, explicó el embajador, "indican que fueron fabricados en Turquía o entregados a aquel país, sin el derecho de reexportación".

Churkin acusó a cinco empresas turcas de entregar al Estado Islámico aluminio en polvo, nitrato de amonio, peróxido de hidrógeno y otros materiales producidos por compañías turcas y extranjeras.

Las empresas a las que hace alusión el diplomático son Gultas Kimya, Marikem Kimyevi Ve Endustriyel Urunler, Diversey Kimya, Metkim, y EKM Gubre.

Rusia, estrecho aliado de Siria, y Turquía, una importante fuente de apoyo para la oposición contra el gobierno de ese país, han mantenido roces constantes durante el conflicto sirio.

Las tensiones se incrementaron después de que Turquía derribó en noviembre pasado a un avión de guerra ruso cerca de la frontera siria. Justamente a pocos días de ese incidente, el Kremlin publicó imágenes que, aseguran, revelaban el vínculo entre la familia del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, y los yihadistas.

Además, en la carta de Churkin se afirma que hubo un aumento de siete veces de las exportaciones desde Turquía a Siria de nitrato de amonio, utilizado por los terroristas como componente para la fabricación de explosivos artesanales. Esto, según el diplomático ruso, demuestra que las autoridades de Ankara están deliberadamente involucradas en las actividades del EI.

Ante estas acusaciones, la réplica del gobierno turco no se hizo esperar: un vocero del ministerio de Relaciones Exteriores definió la carta como "el último ejemplo de la campaña de propaganda de Rusia contra nuestro país, que como tal no puede ser tomada en serio".

Moscú acusó repetidamente a Ankara de estar involucrado en Siria e Irak, y la carta de Churkin a Ban llega después de un reporte de 107 páginas publicadas por la Conflict Armament Research (organización independiente con base en Gran Bretaña), según la cual cerca de 50 empresas provenientes de 20 países vendieron o recibieron cientos de componentes utilizados por terroristas del Estado Islámico para construir bombas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)