En el cuarto debate él y Ted Cruz logran consolidar tendencia

Rubio fortalecido en debate republicano

Los aspirantes hispanos del Partido Republicano a la Casa Blanca en 2016 Marco Rubio y Ted Cruz salieron reforzados el pasado martes del cuarto debate de primarias, una conversación mas sustancial que las anteriores y donde hubo menos ataques personales.

Rubio revalidó su título de favorito en los debates, una habilidad a la que debe en buena medida su ascenso en las encuestas hasta la tercera posición, con el 11,8 % de los apoyos según la media de Real Clear Politics, que se utiliza como referencia en EE.UU.

El joven legislador se mantuvo fiel a la estrategia que le funcionó en anteriores debates: ofrecer respuestas muy articuladas, evitar el cuerpo a cuerpo con otros candidatos y aprovechar toda ocasión para colocar sus mensajes de campaña. El senador de origen cubano se abstuvo de arremeter en ningún momento contra su otrora mentor y ahora rival el exgobernador de Florida Jeb Bush, a pesar de que este le atacó abiertamente en el último debate y de que han trascendido recientemente los planes de su campaña para pasar a la ofensiva contra Rubio. Lo que sí hizo su equipo fue publicar pocas horas antes del debate un vídeo sobre lo que opinaba Bush antes de "los ataques falsos" a Rubio, unas imágenes en las que el político se prodiga en halagos.

Para sorpresa de muchos, Bush no siguió por la línea de los ataques a Rubio pese a la frustración que vive su campaña al contemplar cómo el que fuera su pupilo ahora le arrebata el puesto de favorito del aparato del partido, el "establishment" republicano.

El hijo y hermano de expresidentes mostró una vez más que los debates no son su fuerte y evidenció su debilidad al comenzar pidiendo hasta en dos ocasiones que por favor le dejaran hablar porque en el anterior debate sólo tuvo cuatro minutos. Fue el que menos participó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)