Refugiados rohingya. Foto: Médicos sin Fronteras

Los niños juegan al fútbol en Kutupalong, uno de los principales campos de refugiados en Bangladesh. Foto: Antonio Faccilongo

Refugiados rohingya. Foto: Médicos sin Fronteras

Un niño se baña en un área abierta del asentamiento de Kutupalong. Foto: Antonio Faccilongo

Refugiados rohingya. Foto: Médicos sin Fronteras

Distribución de agua por Action Contre la Faim (ACF) en el campo de refugiados de Thangkhali, en Bangladesh. Foto: Antonio Faccilongo

Refugiados rohingya. Foto: Médicos sin Fronteras

Un hombre observa la vista del campo Kutupalong, uno de los principales asentamientos en donde algunos de los más de 500.000 rohingyas recién llegados han buscado refugio. Foto: Antonio Faccilongo

Refugiados rohingya. Foto: Médicos sin Fronteras

Más de 500.000 rohingyas han huido a Bangladesh desde el estado de Rakhine, en Myanmar, tras una escalada de violencia el 25 de agosto pasado. Foto: Antonio Faccilongo

Refugiados rohingya. Foto: Médicos sin Fronteras

En medio de intensas lluvias, un hombre llega a un cruce fronterizo en el río Naf, cerca de Teknaf, el 19 de septiembre, después de huir de Myanmar. Foto: Antonio Faccilongo

Refugiados rohingya. Foto: Médicos sin Fronteras

Kutupalong y Balukhali, dos de los dos asentamientos más grandes, se han fusionado en un enorme campo que se encuentra densamente poblado. Foto: Antonio Faccilongo

Refugiados rohingya. Foto: Médicos sin Fronteras

Foto: Antonio Faccilongo

Refugiados rohingya. Foto: Médicos sin Fronteras

El personal de asuntos humanitarios de Médicos Sin Fronteras (MSF) entrevista a una familia rohingya Foto: Antonio Faccilongo

Crisis de los Rohinyás

Más de 500.000 han tenido que huir a Bangladesh.

otras fotogalerías