MACRI y la presidenta saliente discutieron de aspectos del traspaso de mando

"La reunión no valió la pena"

Sin foto oficial, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner y el presidente electo, Mauricio Macri, se reunieron ayer en la residencia de Olivos para iniciar la transición de gobierno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
No hubo foto: los medios quedaron sin registros del encuentro. Foto: AFP.

Macri, líder de la coalición Cambiemos, llegó a Olivos en automóvil, junto a algunos colaboradores, pero había adelantado que la presidenta le había solicitado que la reunión fuera a solas.

Luego de unos 45 minutos, Macri se retiró de Olivos e intentó hablar con la prensa que se ubicó frente a la puerta de entrada de la residencia presidencial. El canal de noticias TN informó que Macri "no tenía lugar para hablar dentro de Olivos".

El presidente electo logró saludar a los presentes y decir unas pocas palabras. Indicó que el encuentro "fue cordial", que se discutieron aspectos formales del traspaso de poder, y tuvo que volver a ingresar a Olivos por la cantidad de gente en el lugar.

"La información de lo que se habló en la reunión es privada y lo sabe él (Macri) nada más", dijo el colaborador del presidente electo al ser consultado sobre el contenido de la charla entre Fernández y Macri. Luego, oficiales de seguridad intentaron contener a los periodistas y ciudadanos mientras Macri se retiró por otra salida de la residencia.

Más tarde, en el programa de TN Los Leuco, Macri comentó que "la reunión no valió la pena".

Pedido.

El presidente electo habría llevado dos pedidos a Cristina Kirchner: la remoción del titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, y del titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) Martín Sabbatella.

Macri considera fundamental la dimisión del presidente del Banco Central para poder implementar sus primeras medidas económicas relacionadas con el precio del dólar y las reservas que sostengan el plan económico.

En cuanto a Sabbatella, el presidente electo sostiene la necesidad de "reformar" la ley de medios impulsada por el jerarca kirchnerista en 2009 y reglamentada en 2010. Según dijo a La Nación, Macri esperaba que en el encuentro de ayer la mandataria le "abriera las puertas de todos los ministerios".

"Que las personas que designemos puedan ir a transcurrir la transición informándose, teniendo en claro un punto de partida", señaló. En este sentido, criticó el "bajísimo nivel de información" que hay en Argentina. "Eso hace que estemos ansiosos por ver cuál es el estado de las cuentas, cuántas son las reservas del Banco Central, qué son los acuerdos con China, qué son los acuerdos con Rusia. Hay muchas cosas que queremos saber para ver en qué dirección rumbeamos a partir de diciembre", declaró.

La actual presidenta brindará hoy un discurso en el distrito de Morón, en la provincia de Buenos Aires.

Al encuentro asistirá el gobernador bonaerense hasta el 10 de diciembre y excandidato presidencial por el oficialismo Daniel Scioli.

No será la primera vez que se vean las caras ambos referentes del oficialismo. El lunes ya mantuvieron un encuentro en la residencia de Olivos para analizar el resultado electoral del domingo y evaluar qué estrategia tomarían con vistas al futuro. A este encuentro asistió como único testigo Carlos Zanini, el excompañero de fórmula de Scioli.

Durante la reunión, que duró una hora y que tanto desde la presidencia argentina como desde la gobernación bonaerense calificaron como "muy cordial", Cristina y Scioli repasaron los números e intentaron mostrarse ajenos a las discusiones futuras. Los dos coincidieron en que casi el 50 por ciento de la población "salió a defender sus derechos" y resaltaban la participación espontánea de los sectores menos politizados que terminó por influir en la corta distancia con la que cerró el escrutinio provisorio, que arrojó un 51,4 % para Macri y un 48,6% para Scioli.

"El proyecto está bien de pie", sintetizó Zannini en declaraciones a Radio Nacional, una lectura que la Casa Rosada extendió como análisis de la elección. "La diferencia es tan pequeña que quienes gobiernen van a tener que tener cuidado y respeto por los que no lo votaron", abundó, en un mensaje al sucesor de Cristina Kirchner, al recordar que solo hubo 700.000 votos de diferencia en el balotaje.

Ayer, Scioli manifestó que seguirá estando activo en la vida política argentina. En un discurso que dio en el distrito bonaerense de La Matanza, declaró: "Voy a demostrar más que nunca mi vocación de servicio", expresó.

Además el gobernador bonaerense puntualizó en la continuidad del proyecto político que representa, y dijo que esos valores son los que defendió en la contienda electoral del pasado domingo. "Un Estado presente al lado de los que lo necesita es lo que he defendido en esta elección", puntualizó.

En otro tramo de su discurso remarcó que luego de dejar su cargo en la gobernación seguirá trabajando con el pueblo. "En las experiencias difíciles, para superar la adversidad, hay que poner voluntad. No pueden dudar de mi inquebrantable voluntad y vocación de servicio, cuando deje el mandato el 10 de diciembre voy a estar al lado de ustedes".

Mejora la perspectiva de la deuda argentina.

La agencia Moodys mejoró ayer la perspectiva de la calificación de la deuda de Argentina, que pasó de "estable" a "positiva", tras la elección de Mauricio Macri como nuevo presidente del país. Pese a la mejora en la perspectiva, la calificación ha sido mantenida en CAA1 porque persisten determinadas "incertidumbres", puntualizó Moodys.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)