ESPAÑA

El retiro de Esperanza Aguirre, un golpe para el PP

“La corrupción se ha convertido en un problema central”

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Esperanza Aguirre. Foto: EFE

Acorralada por un escándalo de corrupción en el Partido Popular (PP), Esperanza Aguirre, figura histórica de la derecha española, abandonó ayer lunes los últimos cargos que ocupaba en el Ayuntamiento de Madrid. Aguirre, un "animal político" de 65 años de edad que sobrevivió a un cáncer, un atentado en India y un accidente de helicóptero, anunció su decisión tras el golpe que le ha supuesto el encarcelamiento de Ignacio González, su mano derecha mientras presidió la región de Madrid de 2003 a 2012 y sucesor suyo en este cargo. "Me siento engañada y traicionada", declaró ayer lunes.

"La corrupción se ha convertido en un problema central de la política española", apostilló ante la prensa.

González, vicepresidente regional madrileño en la época de Aguirre, está en prisión desde el pasado viernes acusado de haber desviado fondos de dos empresas públicas, una de gestión de agua (Canal Isabel II) y otra de servicios informáticos.

El dinero desviado de esta última, alrededor de un millón de euros, habría servido para financiar al PP madrileño. Igualmente, habría cobrado personalmente una comisión de casi un millón y medio de euros de la constructora OHL, para la concesión de una línea de tren cerca de Madrid que nunca se concretó.

Aguirre por su lado no está imputada en ningún caso.

La de ayer lunes no es la primera dimisión de Aguirre. En febrero de 2016, abandonó la presidencia del PP madrileño presionada por una investigación sobre presunta financiación ilegal del partido. Y en septiembre de 2012 dejó la presidencia de la Comunidad de Madrid, al año siguiente de ser operada de un cáncer de mama.

En aquella ocasión, y con lágrimas en los ojos, esta condesa consorte, madre de dos hijos y admiradora de Margaret Thatcher, afirmó que la dimisión suponía su retirada "de la primera fila de la política". Aguirre continuó sin embargo metida en política, aunque cada vez más alejada de sus mejores tiempos, como cuando fue presidenta del Senado (1999-2002) o ministra de Educación (1996-1999) de José María Aznar, un cargo en el que nombró a Ignacio González como subsecretario de Estado.

"La corrupción ha sido y es una de las principales causas de la pérdida de la confianza al PP por parte de los ciudadanos", reconoció en su libro Yo no me callo, publicado en 2016.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)