EL MUNDO EXPECTANTE

Resurge el peligro de guerra nuclear

Amenaza de Corea del Norte de atacar con misiles nucleares puede derivar en un desastre.

Un ciudadano de Corea del Sur sigue las noticias. Foto: AFP

  •  
WASHINGTONTHE NEW YORK TIMES13 ago 2017

La amenaza realizada por Corea del Norte, el jueves pasado, de lanzar misiles balísticos de prueba cerca del territorio estadounidense de Guam, profundizó el desafío que enfrenta el gobierno del presidente Donald Trump: cómo quitarle las garras al programa misilístico de Pyongyang sin arriesgar una guerra total.

El presidente Trump ha dejado en claro que su objetivo es negar a Corea del Norte la capacidad de lanzar misiles de largo alcance con cabeza nuclear que puedan golpear a Estados Unidos. Si bien el Pentágono todavía tiene la esperanza de una solución diplomática, las opciones militares altas ya están diseñadas, y fueron debatidas por última vez cuando el presidente Bill Clinton consideró una acción preventiva para intentar frustrar el programa nuclear de Corea del Norte.

Aún un ataque limitado contra un misil norcoreano en su plataforma de lanzamiento o el abatir un misil en vuelo podría generar el riesgo de una represalia del líder del Corea del Norte, Kim Jong-un, lo que desataría una escalada que empujaría a la Península Coreana a una guerra.

"En la eventualidad de un primer ataque contra Kim, aunque fuera una opción sin armas nucleares, es altamente probable que el líder respondería al menos con armas convencionales contra Corea del Sur", estima James Stavridis, un almirante de cuatro estellas, retirado, quien ahora es el decano de la Facultad de Derecho y Diplomacia de la Universidad Tufts. "Esto es casi seguro de crear una espiral ascendente de violencia muy difícil de manejar o de mitigar".

Si no puede ver el interactivo haga click aquí

El gobierno de Trump ha optado, como primer recurso, por la diplomacia. El secretario de Estado, Rex W. Tillerson buscó frenar el programa misilístico de Corea del Norte, la semana pasada, al sugerir que Estados Unidos se encuentra abierto a conversaciones si el gobierno de Corea del Norte pone fin a sus pruebas con misiles.

Preparados.

Sin embargo, el jueves, Corea del Norte aumentó la apuesta al señalar que considera un plan de lanzamiento de cuatro misiles de alcance intermedio Hwasong-12 en aguas internacionales cerca de Guam, donde hay bases aéreas y navales de Estados Unidos, y también está instalado el sistema antimisiles Thaad. A su vez, Trump insinuó poco después, ese mismo día, que tiene sus propias opciones militares en mente. "Es obvio que dedicamos mucho tiempo a analizar, en particular, a Corea del Norte", dijo a periodistas. "Nos preparamos para diferentes alternativas".

Un punto de consideración principal es si y cuándo evacuar a los estadounidenses y otros civiles de países aliados, lo que no es una hazaña menor, debido a que Seúl, la capital de Corea del Sur que tiene 10 millones de habitantes, se encuentra bajo el alcance de los cohetes y la artillería de Corea del Norte, que también cuenta con armas químicas y biológicas.

"Lo que más me preocupa es un cálculo erróneo", dice James D. Thurman, general del Ejército, retirado, que se desempeñó como el comandante pricipal de Estados Unidos en Corea del Sur, de 2011 a 2013. "Antes de empezar a hablar sobre las opciones militares, debemos decidir qué vamos a hacer con los ciudadanos estadounidenses que se encuentran allá". Estima que 250.000 estadounidenses deberán ser trasladados.

Complicado.

Si Estados Unidos estuviera preparado a ir más allá de un ataque limitado, asestaría un golpe sorpresivo a la guarnición de misiles y las zonas de depósito de armas de Corea del Norte, utilizando aviones de la base de Guam,y en portaaviones, así como bombarderos estratégicos que serían reabastecidos de combustible en pleno vuelo.

Sin embargo, funcionarios de Estados Unidos no tienen plena confianza de que puedan encontrar y destruir la totalidad del arsenal de misiles de larga distancia y cabezas nucleares de Corea del Norte. Quedaría a cargo de las defensas misilísticas de Estados Unidos destruir los que queden después del ataque y que podrían ser usados por Corea del Norte para atacar a Estados Unidos y sus aliados.

Corea del Norte también podría usar su artillería, cohetes y Fuerzas de Operaciones Especiales para atacar a Corea del Sur. Estados Unidos podría desplegar más de su propia artillería, y aviones de bombardeo y reconocimiento en Corea del Sur, así como enviar más fuerzas aéreas y navales a la región, con la finalidad de defenderse mejor ante la amenaza. Pero, eso anularía cualquier elemento de sorpresa.

El arsenal nuclear como disuasión de eventuales ataques a EE.UU.

Estados Unidos ha dependido de su potente arsenal nuclear, para prevenir ataques de Rusia y China. Ese enfoque también puede funcionar para el caso de Corea del Norte, como "opción menos mala", sostiene Jeffrey A. Bader, de la Bookings Institution.

Pero, el presidente Donald Trump ha indicaron que no quiere depender de la disuasión, ante un país belicoso e imprevisible.

Desalentar al enemigo de una escalada masiva ha dado resultado hasta en una guerra. Durante la Guerra del Golfo Pérsico de 1991, el presidente George Bush lideró un esfuerzo para expulsar a las fuerzas iraquíes de Kuwait, mientras disuadía a Saddam Hussein del uso de armas químicas. Los iraquíes fueron advertidos por el secretario de Estado, James Baker, que pagarían un precio alto si usaban armas de destrucción masiva. El gobierno iraquí interpretó que eso significaba que Estados Unidos irrrumpiría en Bagdad para derrocarlo.

Estados Unidos podría intentar un enfoque similar: atacar los misiles de Corea del Norte y advertirle a Kim que su gobierno sería el próximo objetivo si se atreve a responder. Sin embargo, pocos analistas muestran confianza de que Kim pueda ser frenado,

Quienes exhortan a una acción más firme, sostienen que un fortalecimiento militar en Corea del Sur y su entorno puede asegurar más tiempo para que den resultado las sanciones económicas y la diplomacia, mientras provee a los negociadores de Estados Unidos de más vigor. THE NEW YORK TIMES

LA DIPLOMACIA Y EL DIÁLOGO.

Xi le pide a Trump el fin del desafío.

El presidente de China, Xi Jinping, pidió a su par de Estados Unidos, Donald Trump, "contención" para evitar más tensiones en la península de Corea, después de varios días de cruce de amenazas entre Washington y Pyongyang.

"Las partes implicadas (en alusión a Estados Unidos y Corea del Norte) deben evitar declaraciones y acciones que aumenten la tensión", señaló Xi, quien mantuvo una conversación telefónica con Trump. También aseguró que China "está dispuesta a trabajar con el Gobierno estadounidense para resolver la cuestión", según informó la agencia oficial Xinhua.

"China y Estados Unidos comparten interés en la desnuclearización y la paz en la península de Corea", añadió Xi en el diálogo telefónico, que se produce pocos días después de que Corea del Norte amenazó con bombardear la isla estadounidense de Guam, en el Pacífico.

Horas antes de la conversación entre Trump y Xi, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino también pidió a Estados Unidos y Corea del Norte que "abandonen el viejo método de alardear de su poder" y "controlen sus palabras y acciones".

Poco antes, un diario ligado al Partido Comunista chino, el "Global Times", analizó la situación de China ante un hipotético conflicto armado entre EEUU y Corea del Norte y subrayó que Pekín en ningún caso debería apoyar a Washington.

Según el editorial de dicho diario, China debería ser neutral en el caso de que sea Corea del Norte —de la que fue aliada en la Guerra de Corea— la primera en atacar, y si en cambio es EEUU la que decide dar el paso, el régimen chino debería hacer todo lo posible por impedirlo.

Trump ha criticado en reiteradas ocasiones a China, el principal socio de Corea del Norte, por "no hacer nada" para resolver ese conflicto, aunque Pyongyang también ha mostrado su ira hacia Pekín por apoyar sanciones económicas contra el régimen en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El conflicto actual se complica debido a la oposición de China a la instalación en territorio surcoreano del escudo antimisiles estadounidense Thaad, en teoría diseñado como defensa para armamento de Corea del Norte pero que según Pekín también amenaza su seguridad, ya que su radio de alcance incluye territorio chino. Fuente: EFE

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.