VIDEO

Reprimen a opositores a Maduro en cinco ciudades

Reclamaron celeridad en el trámite del referendo, pero terminaron heridos.

Los cuerpos de seguridad de Venezuela reprimieron ayer varias de las marchas convocadas por la oposición que pretendían llegar hasta las sedes del Poder Electoral para presionar a las autoridades a que cumplan con celeridad los lapsos para un referendo que pueda revocar el mandato de Nicolás Maduro.

Al menos en cinco ciudades del país funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), y de la Guardia Nacional (GNB) dispersaron las marchas que pretendían llegar hasta el Consejo Nacional Electoral venezolano (CNE).

En Caracas, los manifestantes opositores, acompañados de los principales líderes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), fueron dispersados con gases lacrimógenos luego de que insistieran en su intento por marchar, sin permiso, hasta el municipio Libertador, sin que hubieran mayores daños.

En la ciudad de Mérida, a unos 700 kilómetros de la capital venezolana, se registraron, según los voceros de la MUD, algunos heridos por disparos de perdigón tras las acciones de los cuerpos de seguridad por disolver la manifestación que, al igual que la de la capital venezolana, fue convocada en 23 ciudades del país.

En los estados Carabobo, Barinas, Zulia, Mérida y Nueva Esparta se registraron eventos similares, sin que hasta última hora de ayer se conociera un saldo de los daños.

"De las 23 movilizaciones que hubo en el país hubo problemas en cinco, nosotros tenemos el reporte (...) por qué tienen que echarle perdigones y gases lacrimógenos a unas personas que van a entregar un petitorio", dijo el opositor Henrique Capriles en una rueda de prensa ofrecida luego de la marcha.

Según el opositor, solo en Nueva Esparta se tienen reportes de 17 detenidos en el marcho de la marcha hecha en la ciudad de Margarita.

La marcha de Caracas se hizo pese a que durante los últimos días las autoridades, entre ellos el propio Maduro, advirtieron que estaba prohibido que la marcha avanzara hasta ese territorio, gobernado por el chavismo.

El presidente del Parlamento venezolano, el opositor Henry Ramos Allup, aseguró que nadie puede "imputar" a los opositores "ni una botella quebrada ni una piedra lanzada ni un solo hecho de agresión", en los eventos registrados ayer.

Esta es la tercera manifestación nacional que hacen los opositores sobre el referendo revocatorio, uno que según el Ejecutivo no tiene "viabilidad".

En el marco de una marcha, tanto Capriles como Ramos Allup lograron hacer entrega ante un rector del Poder Electoral de un "petitorio" con la solicitud de acelerar el proceso para activar el referendo.

Los opositores intentan lograr que el CNE empiece cuanto antes el trámite de verificación de las casi dos millones de firmas entregadas el pasado 2 de mayo a las autoridades como respaldo del revocatorio presidencial, un paso fundamental para que el Poder Electoral inicie el proceso.

Lo que apremia a la oposición es que la legislación establece que si el jefe de Estado es cesado de su cargo durante los dos últimos años de su Gobierno será sustituido por su vicepresidente, pero si el cese de sus funciones se da en la mitad de su período deberán convocar a nuevas elecciones, momento justo en el que se encuentra el actual mandato de Maduro.

Gobierno se defiende.

El Poder Ejecutivo venezolano sostiene que los opositores intentan con estas marchas promover la violencia en el país y generar un clima de caos.

El canal estatal VTV ha difundido tras la jornada opositora imágenes en las que se muestran a supuestos opositores golpeando y lanzando piedras a varios de los funcionarios encargados de la seguridad de la marcha.

El vicepresidente venezolano, Aristóbulo Istúriz, llamó ayer a la oposición a esperar las elecciones de 2018 si quiere destituir a Maduro, al reiterar el rechazo del gobierno a los intentos por acelerar su salida.

"Esto se decide siempre con una elección, se gana o se pierde. Maduro fue electo por un período determinado (2013-2019), esperen su elección. Si ganan, Maduro entrega, tranquilo, ¿cuál es el problema?, y seguimos luchando", dijo el vicepresidente.

Al intervenir en un foro de derechos humanos, Istúriz aseguró que la campaña opositora a favor de un referendo revocatorio contra Maduro en realidad es una "trampa" para generar violencia, pues no cumple con los requisitos del Consejo Nacional Electoral (CNE).

"Mintieron a su gente, tienen firmas chimbas (adulteradas), planas (repetidas), tienen huellas chimbas", denunció.

El vicepresidente añadió que los opositores "no tenían la intención de hacer el referendo", pues de ser así hubieran iniciado la recolección de firmas en enero, y no esperar hasta fines de abril, para concretar su objetivo.

Un diálogo con mediadores.

La oposición venezolana informó ayer que se reunirá en estas horas con los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), Martín Torrijos (Panamà) y Leonel Fernández (República Dominicana), que se encuentran en Caracas para mediar entre estos y el Gobierno venezolano.

Los opositores agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se reunirán con Zapatero, Torrijos y Fernández, luego de que los exmandatarios se reunieran con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, un encuentro que estaba previsto para ayer de noche, dijo el presidente del Parlamento venezolano, el opositor Henry Ramos Allup.

Los tres exmandatarios forman parte de una comisión creada por el Gobierno venezolano para investigar los hechos violentos de los últimos años en el país petrolero.

ASÍ LO VEN EL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN.

"Nicolás Maduro es un dictador".

"Maduro ha perdido la gobernabilidad, la legitimidad y la autoridad. Solo le queda el miedo y la amenaza. Está actuando fuera de la Constitución. Es un dictador", señaló Julio Borges, jefe de la fracción opositora en la Asamblea Nacional de Venezuela.

"Esperen a la elección de 2018".

"Esto se decide siempre con una elección, se gana o se pierde. Maduro fue electo por un período determinado (2013-2019), esperen su elección. Si ganan, Maduro entrega, tranquilo, ¿cuál es el problema?", señaló el vicepresidente Aristóbulo Istúriz.

La Guardia Nacional armó barricadas para prohibir el paso de los manifestantes. <br>Foto: Reuters
La Guardia Nacional armó barricadas para prohibir el paso de los manifestantes.
Foto: Reuters
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)