DESHIELO 

Renunció cardenal cubano clave en el deshielo con EE.UU.

Ortega también fue importante para liberar a disidentes.

El papa Francisco nombró ayer un nuevo arzobispo de La Habana al aceptar la renuncia presentada por el cardenal Jaime Ortega, quien desempeñó un importante rol como mediador en el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

"La Secretaría de Estado de la Santa Sede ha anunciado en el día de hoy, 26 de abril de 2016, que Su Santidad el Papa Francisco ha nombrado Arzobispo de La Habana a Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez, hasta ahora Arzobispo de Camagüey", indicó un comunicado en el sitio www.iglesiacubana.net.

El Papa aceptó la dimisión que Ortega había presentado hace más de cuatro años. Según la ley fundamental de la Iglesia Católica, el Código de Derecho Canónico, los obispos obligatoriamente deben renunciar al cumplir 75 años de edad.

El pontífice había mantenido a Ortega en su puesto hasta poco antes de los 80 años, que cumplirá el 18 de octubre.

Ortega permaneció 35 años al frente de la Arquidiócesis de La Habana y se convirtió en un mediador clave en el acercamiento entre Washington y La Habana, con el apoyo del Vaticano.

En medio de la negociación entre ambos exrivales de la Guerra Fría, Ortega entregó personalmente y por separado un mensaje de Francisco a los presidentes de Cuba y Estados Unidos, Raúl Castro y Barack Obama.

Tras 18 meses de negociaciones secretas, Cuba y Estados Unidos restablecieron sus relaciones en julio de 2015 después de más de medio siglo de hostilidad.

El cardenal Ortega se convirtió también en una importante figura tras negociar la excarcelación de varios disidentes cubanos.
REUTERS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)